Artistas

Benet  Casablancas (Compositor) 



Benet
“Un poco de todo, pero pocas veces de música”…nos comenta Benet Casablancas cuando le preguntamos de qué hablan los compositores, con una mezcla de ironía y humor. Casablancas tiene un fino sentido del humor, mucha flema y una tenacidad a prueba de bombas, pero también una gran pasión y entusiasmo por lo que hace.
Cuando le preguntamos que tiene de oficio componer, nos dice que: “Todo, aunque con ello no basta”. Para Benet Casablancas un compositor tiene que tener: “profesionalidad, ilusión, capacidad de trabajo, honestidad para con uno mismo y con los demás, cierto grado de convicción íntima respecto a lo que uno está haciendo y una actitud abierta y receptiva que nos impulse hacia la búsqueda constante de cosas nuevas y hacia el interior de uno mismo”. Y nos sorprende cuando contesta que: “la música no lo es todo, y me faltan horas para leer, perderme en los museos, recuperar películas, conocer países y culturas.”.
Se alegra cuando las obras suscitan el interés de los intérpretes: “trabajar con ellos resulta sumamente enriquecedor- y que se repongan con regularidad, siguiendo así su vida, que va haciéndose autónoma con el paso del tiempo, son dos de los aspectos que más satisfacciones me producen“. Y de los disgustos nos comenta: “Es mejor olvidarlos lo antes posible, sin perder ni un ápice de energía a causa de ellos…”.
No parece preocuparle la crisis pues nos aclara con ese humor suyo tan especial –“¿Hay alguna época en la que no pueda hablarse de crisis?”. Y estamos seguros que de no haber sido compositor hubiera encontrado muchas otras opciones, ya que Benet es un hombre muy curioso e interesado por muchas cosas como la filosofía, la pintura, la astronomía, la historia del arte, o la investigación en cualquier rama de las humanidades o de la ciencia.
Nos lo imaginamos visitando en solitario las pirámides de Gizeh –sin un solo turista a la vista-, en plena revolución egipcia el pasado mes de mayo, bajo el sol del mediodía y con las monedas justas para el taxi de vuelta. O perdido en una librería de Londres o Viena buscando partituras… y por supuesto nos lo imaginamos escuchando un cuarteto de cuerda de Haydn o cualquier cantata o fuga de Bach sólo o en compañía.
Del futuro espera “salud, amor, el bienestar y la plenitud vital de mi círculo familiar más próximo y ojalá la capacidad de descubrir en mi interior y dar forma a música y cada vez mejor!”
Benet nos comenta refiriéndose a “lo contemporáneo” que no siempre la autenticidad reside en lo que nos viene dado de un modo más inmediato.
A cualquier joven compositor le recomendaría al poeta Rilke en sus célebres cartas un joven poeta.

Pero Benet nos confiesa que su “compositor de cabecera” es Johann Sebastian Bach ¡“En Bach está todo”!

No es maniático a la hora de componer, le gusta leer, Chaplin, y los hermanos Marx, Shakespeare, y Joyce. Cuando le proponemos que nos diga tres obras maestras de la historia de la música, se queja: “¿Tres solamente? Qué se le va a hacer!..... Depende del momento y la ocasión, pero ahora mismo mencionaría el Réquiem de Ockeghem, el Cuarteto op. 130 de Beethoven y Petrouskha de Stravinsky. De ser diez, seguiría con la Misa en si menor de Bach, Nozze di Figaro de Mozart, la Segunda Sinfonía de Brahms, Parsifal de Wagner, El Mar de Debussy, Wozzeck de Berg, y el Réquiem de Ligeti”. Y llegado este momento hay que pararle porque seguiría con un entusiasmo contagioso. Se despide de mí diciendo “hay que intentar hacer el trabajo lo mejor posible, sin regatear esfuerzos… y después ya se verá!” 

El Compositor Habla

Sistema RSS
© 2018 ElCompositorHabla.com
Todos los derechos reservados
Aviso legal y política de privacidad
Créditos