Artistas

Mercedes Zavala (Compositora) 



Mercedes
Es una compositora, profesora comprometida y una feminista atípica que ve las cuotas como “arma de doble filo”. Nos comenta que: “…Necesito la reflexión diaria como el respirar; necesito tiempo para estar conmigo misma y tener la sensación de que controlo mínimamente mis actos y mis decisiones. Para mí la libertad es sobre todo consciencia y después, si se puede, elección. Si no puedo practicar esto me siento apresada por la corriente de la vida.”
Zavala entiende el oficio como “parte inseparable del proceso creador”. Disfruta escuchando sus obras y nos dice que: “Cuando los intérpretes creen de verdad en la obra, tengo una sorprendente, al menos para mí, experiencia en el concierto en vivo: es como si la escuchase por primera vez, y me conmueve como si la hubiese escrito otra persona, a la vez que me emociona reconocerme en ella”.
No se siente extravagante pero si un poco osada y comenta con contundencia que: “La música enseña a escuchar, a comunicarse, armoniza cuerpo, mente y afectos, desarrolla la capacidad de trabajo en solitario y en grupo, la abstracción, la coordinación motora, la sensibilidad y la percepción... y además salva vidas y cura dolencias. ¿Cómo se puede concebir la educación sin música?..”
Detesta a la gente que se alimenta del odio y nos habla de la docencia con una mezcla agridulce de pasión y desencanto. Se ríe con la fina ironía y se confiesa un poco llorona…y una apasionada de Kurosawa.
El silencio: un ideal; rescataría del pasado a su madre, no espera nada del futuro y el presente lo encuentra acuciante….una mujer de su tiempo a la que le importa “más la calidad y honestidad de su obra que si obtiene éxito o no. El éxito pasa y la obra queda”.
Reivindica la política, ahora que está tan denostada. Lo que más le gusta es “percibir el transcurrir del tiempo segundo a segundo, escuchar mi propio silencio sobre el entorno y mirar el cambio de las nubes por la ventana. Después prolongar esta situación de alguna manera: pensando, leyendo meditando lo leído, haciendo planes, tomando un té, una copa de vino o haciendo alguna tontería manual, cocinando, paseando... Prolongar ese momento hasta donde se pueda, y después, ya está uno preparado para hacer –bien, cabalmente, con gusto y con sentido- todo lo demás.”
Es una romántica desconcertante y sorprendente. 

El Compositor Habla


Síguenos en:
Con la colaboración de:
   
youtube
Sistema RSS
© 2017 ElCompositorHabla.com
Todos los derechos reservados
Aviso legal y política de privacidad
Créditos