Noticias

Entrevista con Enric Riu


17/03/2018

Entrevista. El martes 20 de marzo del 2018 el pianista Josep Lluís Viladot interpretará la primera de sus “6 Peces per a piano, op. 1” (1993) en Barcelona. También a finales de marzo, Joan Martí-Frasquier, presenta su 2º CD en el que aparecen sendas grabaciones de “Sound Portrait IV” y “Sound Portrait IVb”, donde podremos acercarnos a la música del compositor Enric Riu. Hemos hablado con él y esto es lo que nos ha contado:

 
"Yo soy compositor, eso no lo puedo dejar, es mi manera más eficaz de expresarme y es, indiscutiblemente, mi esencia."







1. Ruth Prieto: ¿Quién es Enric Riu?

Enric Riu: Artista, compositor, convencido de que el mundo puede ser de otra manera. La educación es la clave para un cambio cada día más urgente e inevitable: si dejamos de crear seres “productivos” y fomentamos más la educación a través de valores, se conseguirán personas conscientes, preparadas para vivir en libertad y responsablemente. Sobra miedo y falta (mucho) sentido crítico.

2. R.P.: ¿Cómo recuerda sus comienzos en la música? ¿Cómo fueron sus primeros pasos?

Enric Riu: Mi madre siempre ha sido muy aficionada a la música. En mi casa se escuchaba a menudo a Pérez Prado, Glenn Miller, los arreglos de Waldo de los Ríos, y también llegaron las sinfonías de Beethoven, las últimas de Mozart, la Flauta Mágica… A mis padres les pareció que yo “tenía sensibilidad” y a eso de mis 8 ó 9 años me llevaron a una profesora particular de música: así empecé con el piano. Tenía muy buen oído y en un par de años ya me mandaron al conservatorio, donde poco a poco me fui dando cuenta de que lo que me gustaba era hacer la música, más que tocar las partituras; en esos tiempos me sentía como un bicho raro, no era fácil darte cuenta de que eras compositor, el sistema no dejaba clara esa opción, y aún hoy, cuando dices que eres músico, la primera pregunta que le viene a cualquiera es: “¿y qué instrumento tocas?” Ese cliché, a un joven en período de formación no le ayuda mucho, la verdad.

3. R.P.: ¿Cuáles son sus raíces musicales (reales o imaginarias)?

Enric Riu: Con lo dicho anteriormente creo que debo contestar: el swing, el mambo, y el clasicismo vienés. Bonita mezcla, ¿no?

4. R.P.: ¿Qué característica le define mejor?

Enric Riu: Inconformista

5. R.P.: En ese “inventario” personal que todos tenemos de ruidos, sonidos, músicas y canciones: ¿qué puede decirnos de su paisaje sonoro?

Enric Riu: Por un lado, la naturaleza; sin sus sonidos no podría vivir. Por otro lado, y durante muchos años, los instrumentos de la orquesta occidental, a los que amo y me ha gustado mucho conocer. También en su día, cuando estudiaba en Viena, Bruno Liberda me enseñó que, con los sonidos artificiales, se podía generar arte exquisito, aunque no he empezado a sacar partido efectivo de ello hasta mucho más tarde, cuando he decidido dar entrada a la electrónica en mis propuestas sonoras. Más tarde han ido entrando sonidos de procedencias no occidentales, muchos de raigambre popular, pero aún no les he encontrado un hueco en mi producción. Ahora mismo no sé si eso llegará, por supuesto que no estoy cerrado a ello.

6. R.P.: Podría definir ¿contemporáneo? ¿Y qué tiene Enric Riu de contemporáneo?

Enric Riu: Contemporáneo significa que (algo) transcurre al mismo tiempo que otra persona o cosa. Yo vivo mi tiempo: no trato de avanzarme, ni tiendo a mirar al pasado (a estas alturas sólo para consultas imprescindibles, mera cuestión de memoria). Supongo que, en el sentido más riguroso, yo soy contemporáneo de los que viven conmigo, simplemente.
"Por lo demás, para mí se trata de una etiqueta muy vaga, de una especie de cajón de sastre que sólo supone una generalización posiblemente tan errónea como cualquier otra."








7. R.P.: Cuando hablamos de música contemporánea se mete en el mismo saco estéticas muy diferentes que van desde el siglo XX al XXI, ¿cómo definiría su estilo, sus señas de identidad?

Enric Riu: Mis influencias más fuertes, en este momento, provienen mucho más del mundo de la lingüística, la filosofía, la antropología y, sobre todo, de la sociología, que del de la propia música, que considero bloqueado. Es por esto que no me adhiero a ninguna escuela ni estilo, lo considero un mundo enfermo. Mi música la genero por pulsiones, como tantos otros compositores y busco, sobre todo, comunicarme.  Quizás el tiempo dará perspectiva sobre todo esto y, un día, alguien me encasillará sin problemas. Yo no tengo consciencia de que eso, actualmente, sea posible.

8. R.P.: ¿Cómo es su proceso creativo, el proceso de trabajo?

Enric Riu: Pensar mucho y escribir poco y claro teniendo en cuenta a los intérpretes, al público y en qué lugares pueden ser interpretados mis mensajes.
 
9. R.P.: ¿Que inspira su música y por qué?

Enric Riu: Las personas y todo lo que les atañe: el miedo y sus nefastos efectos, las conductas de grupo, la manipulación a nivel social que ejercen los sistemas, el consumismo, la educación, la diferencia, las desigualdades, el poder, el lenguaje, la política, la estupidez… El hombre (en genérico, por supuesto) y, sobre todo, sus aspectos sociales, me fascinan y me dan la mayoría de ideas que me fuerzan a expresarme. También la naturaleza, pero en menor medida.

10. R.P.: ¿Recuerda la primera vez que escuchó una obra contemporánea? ¿Cuál fue esa primera obra?, ¿qué impresión le causó?

Enric Riu: No lo recuerdo, pero debió ser durante mi post-adolescencia, cuando estaba descubriendo que me podía expresar con música.

11. R.P.: ¿En qué momento, como compositor, se encuentra?

Enric Riu: Las investigaciones que empecé en 2013-2014 fueron decisivas y están dando frutos muy satisfactorios. A raíz de ello estoy conformando una segunda tesis doctoral en la que me siento realmente inmerso y con la que estoy disfrutando muy especialmente. Por el camino voy conociendo y generando mucha música nueva, música que me lleva por caminos de extraordinario interés y que me está proporcionando un punto de vista fresco y nuevo sobre las relaciones humanas. Es, quizás, uno de los momentos más intensos y fascinantes de mi vida, ya no como compositor, sino como ser humano y social.

12. R. P.: En estos años de compositor ¿ha cambiado mucho su música?

Enric Riu: Sí. Tengo dos períodos compositivos muy definidos. El primero se extiende hasta 2013 y termina con mi ópera de cámara “El Túnel de Balka”. Ya en esta obra, como en las que estuve trabajando más o menos en ese período, se empieza a vislumbrar una voluntad de cambio en favor de ceder soberanía creativa a los intérpretes con el objetivo de ganar comunicatividad con el público, de hacer de la música un hecho más holístico, más inclusivo, más empático, pero sin hacer concesiones que dañen el contenido del mensaje o la calidad del producto final. Empiezo a mirar -sobre todo técnica y filosóficamente- hacia el flamenco y la música gitana, hacia el jazz (que abandono pronto), hacia la improvisación libre (a la que accedo con profusión durante mis años en Chicago) y a la música subsahariana. Y con todo ello empecé a generar producto propio a través, en primera instancia, de mi serie “Sound Portrait”, el primero de los cuales (para contrabajo) surge ya en 2014 con esos rasgos intencionales completamente distintos, y ya bien marcados. He seguido en esa línea, mucho más conceptual, y hoy ya hay 8 Sound Portrait para distintos instrumentos a solo, con importantes diferencias entre ellos que, seguramente, dibujan muy bien la correspondiente evolución. Con el tiempo y una necesaria maduración del proyecto, han ido viniendo también dúos, obras multidisciplinares, grupos mayores, la inclusión de la electrónica, y algunos elementos más que siguen en constante evolución. En esta exploración en la que me acompañan los intérpretes y el público voy descartando fallos y constatando aciertos, manualmente, experiencia tras experiencia, e inevitablemente esa dirección se va conformando con paso firme. En estos momentos, y a la vista de unos excitantes resultados, ya está muy claro que no hay vuelta atrás

13. R.P.: ¿Qué tiene su música de tradición y qué tiene de vanguardia?

Enric Riu: Supongo que la tradición sigue teniendo una presencia importante en mi música, aunque en esta segunda etapa se ve enriquecida por otras miradas no occidentales o no consideradas de raigambre “seria” (“ernste”, según el término alemán aceptado). En cualquier caso, no se trata de un aspecto que me preocupe.

14. R.P.: ¿Cuál ha sido la última alegría que le ha dado la música?

Enric Riu: Las miradas fascinadas de mis alumnos.

15. R.P.: Es usted compositor, gestor musical y también profesor, ¿dónde se encuentra más cómodo?

Enric Riu: Yo soy compositor, eso no lo puedo dejar, es mi manera más eficaz de expresarme y es, indiscutiblemente, mi esencia.
Tengo, a la vez, un compromiso muy firme como educador, pues pienso que, a través de la música, se hacen personas más críticas, más libres y más respetuosas (yo deseo fervientemente ese mundo).
Ser gestor cultural me ha permitido conocer a mucha gente, contactar con una cierta realidad que no voy a entrar a discutir si es más o menos agradable o positiva, y también me ha permitido pagar algunas facturas.

16. R.P.: En un momento tan difícil para la cultura, donde generar y mantener iniciativas es tan complicado y donde lo que domina es el entretenimiento ¿cómo ve el panorama actual de la música contemporánea en España y en el mundo?

Enric Riu: Es la cuestión clave que conduce mis actuales investigaciones. Hubo un divorcio, hace ya muchos años, entre el público y los compositores, que se consolidó después de la 2ª Guerra Mundial. A partir de allí dos ramas siguieron caminos que cada vez se distanciaban más: la de la música culta, que alcanza hoy día el paroxismo con una sobreintelectualización que la lleva más allá de un elitismo autodestructivo, y la de la música de masas, que también ha llegado a un punto fatal radicalmente desintelectualizado y que sobrevive cómodamente por ingeniosas maniobras propagandísticas del capitalismo.
Si nos ceñimos a los primeros, creo que hace falta replantearse la relación con el mundo, si lo que tenemos es realmente lo que queremos cuando hacemos música.
La solución para el horror de la música de masas y los efectos muy perniciosos que causa sobre las personas -especialmente entre los jóvenes- es, en mi opinión, bastante más compleja, y depende mucho de una educación comprometida desde las edades más tempranas: no es verdad que, porque muchos escuchen algo, ese algo sea “bueno”, esa idea era de Goebbels, ministro de Propaganda de Hitler. Pero muchos lo siguen teniendo por verdad, aunque parezca mentira. Del mismo modo, tampoco es cierto que algo sea “malo” porque lo escuchen pocos… y ahí, afortunadamente, hay una sana brecha que abre el juicio crítico a muchos de nuestros jóvenes. Quizás se pueda seguir por ahí para conseguir parte de ese deseado giro…

17. R.P.: ¿Tiene usted “compositor de cabecera”?

Enric Riu: No. No soy mitómano, en absoluto. Son muchos a los que miro, siempre ha sido así.

18. R.P.: ¿Qué le falta hoy en día a la difusión de la música de los siglos XX y XXI, está suficientemente difundida?

Enric Riu: Es difícil difundir nuestra música porque, en general, le falta intención empática, y la sobreintelectualización sigue de moda… lo cual la sigue manteniendo alejada de cualquier público. En virtud de esto, supongo que se sobreentiende lo que le falta, he hablado ya de ello anteriormente.

19. R.P.: ¿Cuál ha sido su mayor extravagancia en la vida?

Enric Riu: En uno de nuestros viajes a África, a la vuelta mi compañera y yo sacrificamos al completo nuestros equipajes de mano por poder llevarnos más de 10 kilos de mangos que unos amigos locales nos habían regalado. Jamás habíamos comido fruta más deliciosa en nuestras vidas.

20. R.P.: ¿Cuáles son sus próximos proyectos? ¿En qué obra está trabajando ahora?

Enric Riu: Quizás habría que mencionar tres destacables:

En primer lugar, a finales de este mes de marzo, uno de mis intérpretes favoritos y buen amigo, Joan Martí-Frasquier, presenta su 2º CD en el que aparecen sendas grabaciones de “Sound Portrait IV”, para saxo barítono solo, y “Sound Portrait IVb”, que añade electrónica improvisada (Joan Bagés); se trata de un proyecto de altísima calidad, realmente cuidado, en el que ambas versiones de mis obras parecen inmejorables.

En segundo lugar, se ha abierto una nueva colaboración en grupo con otra de mis intérpretes favoritas, la marimbista Adilia Yip, y al que sumaríamos un percusionista más para un proyecto, probablemente, de carácter multidisciplinar, quizás un espectáculo con luminotécnia, está por precisar.

En tercer lugar, muy pendientes del estreno de “Murs” (“Muros”), para dos pianistas y un piano, con imagen (Virginia Rodríguez), dedicada al Alter Face Ensemble, y que parece que se estrenaría en otoño en Berlín.



Más información sobre el compositor en la web academia.edu - Enric Riu

Más información en el perfil del compositor en nuestra la web ECH - Enric Riu


 

Destacamos ...



Sistema RSS
© 2018 ElCompositorHabla.com
Todos los derechos reservados
Aviso legal y política de privacidad
Créditos