Noticias

Entrevista con Guillermo Heras


10/04/2018

Entrevista. Hace 10 años cuando El Compositor Habla arrancaba incluso sin web propia la entrevista al director de escena y gestor Guillermo Heras, fue la primera entrevista que hice para el proyecto ECH. Han pasado ya 10 años y quiero 'celebrar' este aniversario entrevistando de nuevo a Guillermo. Te espero dentro de otros 10 años?

"No sé lo que soy exactamente, alguien inquieto por la creación escénica actual, amigo de la transversalidad y experimentador de la mezclas y sinergias, pero sin pedantería de ningún tipo y considerándome, ante todo, un artesano."











1. Ruth Prieto: Hace 10 años cuando El Compositor Habla arrancaba incluso sin web propia la suya fue la primera entrevista que hice para este proyecto. Han pasado ya 10 años. En un momento tan difícil para la cultura, donde generar y mantener iniciativas es tan complicado y donde lo que domina es el entretenimiento ¿cómo ve el panorama actual de la cultura en España, del teatro, de la música en España?

Guillermo Heras: Para un proceso de auténtico ciclo histórico parecería que 10 años son pocos para que con claridad hayamos asistido, de una manera sistemática tanto en el mundo, como en Europa y en España a un sucesivo desmantelamiento del concepto de cultura como BIEN PÚBLICO, que tanto tiempo, esfuerzo y sacrificio nos costó conquistar en la última parte del siglo XX. El triunfo desde hace años de las tesis merkelianas, abrazadas con ardor por otros mandatarios, han hecho que la cultura europea haya sufrido una berlusconización que ha actuado como los pigmeos, reduciendo la cabezas de los presupuestos dedicados a artistas, creadores y gestores culturales a límites vergonzosos. Y, sin embargo, como la nuestra es una profesión de resistentes y resilientes hemos seguido escribiendo, componiendo, coreografiando, dirigiendo e interpretando para no dejarnos llevar por el desaliento o dejarnos trituras por el neoliberalismo.

"El Estado, en sus diferentes administraciones, Central, Provincial, Autonómica y Local, recortó sus presupuestos para la Cultura, pero no pudo recortar nuestra imaginación ni nuestras ganas de seguir produciendo y creado artes escénicas."


Desde luego también es importante, por parte de nuestro sector, hacer la correspondiente autocrítica para analizar si hemos sabido desarrollar estrategias de gestión acordes con estos tiempos. No nos engañemos. Hemos tenido que aplicar demasiado posibilismo para poder seguir subsistiendo fuera de las leyes de mercado neoliberal….y ahora desbocado por ese nefasto “efecto Trump”.
 

"Sin embargo, en el puro terreno de lo creativo creo que en las ARTES ESCÉNICAS Y MUSICALES estamos en un excelente momento que lo que necesitaría más apoyos públicos y privados para hacer visible su potencialidad."



2. R.P.: Como director de escena, ¿qué papel tiene la música en sus obras o puestas en escena?

Guillermo Heras: A fuerza de repetirme, en mis puestas en escena teatrales, más allá de cuando monto ópera o espectáculos coreográficos, el papel de la música o el espacio musical, es absolutamente fundamental. De hecho no concibo una puesta de un texto clásico o contemporáneo desde una estructura que no tenga en cuenta los ritmos internos, así como las músicas que en cada momento deben dialectizarse con la acción de los actores. Mi ideal sería siempre contar con actores que tanto para el movimiento como para la parte musical tuvieran una gran preparación. Colaborar con los músicos actuales, tales como, Tomás Marco, García Román, Marisa Manchado, Luis Mendo, Manuel Balboa o Jorge Fernández Guerra, ha sido una experiencia enormemente gratificadora en lo artístico y en lo humano.
Si pienso en los últimos montajes que he acometido en teatro “Salvator Rosa” de Francisco Nieva, la estructura musical de la propia pieza estuvo profundamente unida a la partitura creada por Tomás Marco, en “Bodas de sangre”, propuesta realizada con el Centro Dramático de Viana do Castelo, realicé una dramaturgia para llevar la obra de Lorca a las tierras del Miño y su rica musicalidad, por eso surcaba todo el montaje con la interpretación en vivo de un Coro de Mujeres de la región y las músicas de gaita de instrumentistas de Viana. En “Giosefine”, mi dramaturgia del cuento “Cartas desde Casablanca” de Antoni Tabucci, con la gran cantante Misia interpretando el personaje de Giosefine, se fue armando con la idea de introducir un pianista, Fabrizio Romano, que sirve de contrapunto, enlace y sostenimiento de toda la estructura escénica.

3. R.P.: Lleva muchos años dedicado al teatro, a la dirección pero también a la gestión, desde su trabajo en Iberescena o en el Muestra de Teatro Español de Autores Contemporáneos en Alicante ¿cuál es el balance de estos años?

Guillermo Heras: Si, y ya antes dirigiendo el CENTRO NACIONAL DE NUEVAS TENDENCIAS ESCÉNICAS durante 10 años. Tanto es así que no se diferenciar bien la tarea de gestor de la de director. Siempre hago la broma que me considero un personaje como el de Stevenson del Doctor Jekill y Mister Hyde. Cuando imparto clases a futuros gestores siempre les digo que vayan más allá del concepto que a veces se quiere imponer de la gestión como algo meramente técnico. En absoluto, es algo totalmente creativo y que mueve el pensamiento, no las fórmulas o recetas. Mi balance de estos años es que durante un tiempo he disfrutado mucho haciendo gestión pero que desde hace tiempo solo tengo la sensación que hago simple administración de los proyectos que dirijo bajo el posibilismo de los presupuestos cercenados por los eufemísticamente llamados recortes. Por otra parte en estos tres proyectos que he dirigido como gestor me parece que son proyectos un tanto marcados por la utopía y por una cierta reticencia de los entornos sociales y profesionales en los que vivimos. Iberoamérica, las nuevas tendencias o las dramaturgias contemporáneas no parecen entusiasmar demasiado a los mercados dominantes.

4. R.P.: Usted es director de escena. En el mundo de la dirección escénica ¿hay igualdad de género, igual de oportunidades, de reconocimientos?

Guillermo Heras: Cada vez más, teniendo en cuenta de que venimos en teatro y música de un territorio enormemente machista y, por tanto hasta la propia Historia de las Artes Escénicas se ha contado desde ese segmentado punto de vista. Pero lo cierto y lo digo con gran alegría cada vez más las directoras de escena, dramaturgas, coreógrafas, compositoras, directoras de orquesta….se están apoderando de un terreno que siempre les ha correspondido. Su calidad y su talento además, está siendo altamente reconocido.
"Creo que el proceso de igualdad es imparable."




5. R.P.: ¿Cuáles son sus raíces musicales (reales o imaginarias)?

Guillermo Heras: Difícil de contestar. Soy hijo de la cartilla de racionamiento y nací en el seno de una familia fantástica pero bastante humilde económicamente, por lo que hasta muy entrado en la adolescencia no tuve un tocadiscos para vinilos. Ahí hice lo que pude, pero no entré en degustar música clásica hasta mucho después que lo hice con el rock y el pop. The Doors, The Beatles, The Animals, Credance Clearwater Revival o los Rolling Stone, junto a los grandes del jazz fueron mis raíces juveniles…..pero como creo que se pueden crear raíces hasta la vejez me considero un eterno aprendiz para dejarme atrapar por todo tipo de música.

"Una anécdota, junto a mi amigo Vazquez Montalbán, en una época fuimos grandes defensores de la copla, el bolero y las músicas subculturales, lo que en la España de Franco estaba muy mal visto por los intelectuales de izquierda que a la muerte del Dictador se apuntaron a su reivindicación con una pasión, a veces, convulsa….pero con un cierto aíre de patetismo."


6. R.P.: En ese “inventario” personal que todos tenemos de ruidos, sonidos, músicas y canciones: ¿qué puede decirnos de su paisaje sonoro?

Guillermo Heras: Como se puede deducir de mis respuesta anterior mi paisaje sonoro en muy variado, disperso y poco especializado. Si algo puedo añadir es que mi cinefilia de una época me ha llevado a tener un paisaje sonoro muy marcado por películas de toda época y estilo. Nino Rota, Bernard Hermann, Morricone, Michael Nymann, Henri Mancini, Bernstein o Alex North son parte de ese imaginario sonoro que siempre me acompaña. Junto a las músicas caribeñas de las que soy muy apasionado.

7. R.P.: Podría definir ¿contemporáneo? ¿Y qué tiene Guillermo Heras de contemporáneo?

Guillermo Heras: Para mí creación contemporánea es toda la que se realiza en un tiempo presente. Que luego los historiadores y los críticos tengan que poner etiquetas a periodos o tendencias (moderno, postmoderno, vanguardia, postdramático, etc) es otra cuestión que tiene que conceptuarse.
No sé lo que soy exactamente, alguien inquieto por la creación escénica actual, amigo de la transversalidad y experimentador de la mezclas y sinergias, pero sin pedantería de ningún tipo y considerándome, ante todo, un artesano. Quizás otra característica sea también mi inquietud constante de estudiar y conocer todo tipo de lenguaje que pueda ayudarme en la construcción de mi dramaturgia o de mis puestas en escena.

8. R.P.: Ha dirigido varias óperas contemporáneas ¿Cómo aborda usted este tipo de trabajo?

Guillermo Heras: Siempre desde el respeto a la partitura, al director musical y a los cantantes. Me parece un género dificilísimo de ejecutar en vivo, por lo que creo que los auténticos protagonistas son los mencionados. Trabajo desde el principio muy unido a los directores musicales y he tenido la suerte de contar siempre con unos interlocutores abiertos y dispuestos a la colaboración. Lo mismo me ha pasado con los cantantes, sobre todo con los españoles, que forman en la actualidad un núcleo de gran rigor y calidad. Cierto que mis propuestas nunca han sido tan “osadas” como la de ciertos colegas, a los que respeto, pero insisto en colocarme en un término medio entre tradición y postmodernidad.

9. R.P.: ¿Cómo es el proceso creativo cuando uno se enfrenta a una nueva obra, a un estreno absoluto de un compositor que además estará presente en los ensayos, cómo aborda una obra que jamás antes ha sido escuchada antes?

Guillermo Heras: Mi idea de todo proyecto escénico, sea del tipo que sea, es que nos enfrentamos a un lenguaje artístico síntesis de varios y diversos lenguajes. Por tanto creo profundamente en el trabajo de construcción en equipo en el que cada integrante debe tener claro cuál es su rol fundamental, pero que debe saber que está trabajando en una estructura de signo colectivo. Mi primer trabajo ante el estreno absoluto de una nueva ópera es trabajar con el compositor, averiguar cuáles han sido los deseos, cómo ha imbricado su música con el libreto y, en suma, cuál sería la metáfora dominante de su composición. Inmediatamente incluyo al director musical para saber cuáles son las pautas con las que va a dirigir a los intérpretes. Asisto siempre a las primeras lecturas de la partitura y, a partir de ahí, me voy impregnando, casi contaminándome de la materia musical y sonora de la obra. A partir de ahí ya voy componiendo con la especificidad interpretativa de cada cantante lo que podría ser en teatro la construcción del personaje al que hay que dotar no solo de cuestiones psicológicas o internas, sino sobre todo físicas y capaces de proyectar la fuerza de la música a través de su gran instrumento, la voz. Paralelamente está todo el trabajo con el equipo escenotécnico: los creadores de escenografía, vestuario, iluminación, coreografía…..en suma, volver a mi idea principal: un trabajo en equipo, pero que a diferencia del teatro en el que estoy solo en la dirección, aquí asumo que el papel principal de esa dirección la debe llevar el director musical.

10. R.P.: Muchas veces se estrenan obras contemporáneas y no se vuelven nunca más a programar, ¿qué le parece esa “política cultural” de encarga obras y no apoyar la programación de compositores que algunas instituciones tienen? (también pasa también en teatro).

Guillermo Heras: Pues me parece fatal. Lo mismo ocurre con las obras de teatro y las coreografías.
"En España siempre nos ha faltado el concepto de repertorio de la cultura europea."





En concreto en el tiempo que dirigí el CNNTE, junto con el Centro de La Música Contemporánea y el Teatro de la Zarzuela coproducimos siete encargos de óperas nuevas de autores españoles con sus correspondientes libretistas. Apenas dos de ellas han tenido una segunda oportunidad…. y creo que existían propuestas muy estimables. Me parece que a veces el concepto general es el de estrenar obras nuevas se hace desde lo público como una obligación para que no protesten los vivos, pero no se hace con la pasión de una apuesta decidida. Quizás una excepción sea “El caballero de la triste figura” de Tomás Marco que ya hemos tenido que reponer en tres ocasiones.
 
11. R.P.: Cuando hablamos de música contemporánea se mete en el mismo saco estéticas muy diferentes que van desde el siglo XX al XXI, ¿cuáles son dentro de esas músicas que van desde 1900 hasta 2018 las que a usted le interesan más?

Guillermo Heras: Creo que ya dije que habría que separar el criterio de críticos y eruditos de los que nos dedicamos a la práctica artística. No me interesa demasiado el debate de “lo que es o no es”. Ya he dicho, soy un ecléctico y lo mismo me interesan las propuestas más radicales que las absolutamente populares. Me encantan Kurt Weill y Shostakovich, o Philip Glass, así como tantos de nuestros compositores del XX y los actuales. Y vuelvo a referirme a mi pecado nada secreto de lo que llamaron en los 80 músicas subculturales.

"No me gustan las etiquetas ni en la ropa."


12. R.P.: ¿En qué momento como director se encuentra?

Guillermo Heras: En un punto de inflexión. Con muchos proyectos en la cabeza y con el agobio de no poder realizarlos por mis obligaciones en la gestión. Un proceso de puesta en escena de cualquier tipo necesita tiempo, reposo, estudio, contrastes….. y luego un tiempo definido con todo el equipo para poder hacer realidad lo que son hasta ese momento elucubraciones. Soy consciente de que en un plazo definido debo tomar opciones porque la edad ya te va delimitando el futuro. Por otra parte como desde hace años escribo muchos textos teatrales estoy contento porque varios de ellos se acaban de estrenar o van a hacerlo pronto, aunque parece que todos fuera de España.

13. R.P.: ¿Qué es hacer teatro hoy en día?

Guillermo Heras: Por supuesto creo que hacer teatro tiene una doble vía. Por una parte amar el oficio. Algo a veces tremendamente artesanal, que contiene grandes dosis de paciencia, de tacto en el trato con los diferentes artistas y técnicos que confluyen en una puesta en escena. Donde más feliz soy es en el periodo de ensayos, en la búsqueda cotidiana, en comprobar como lo que eran fantasmas en tu cabeza se convierte en una realidad tangible. Pero para mí hacer teatro hoy es una forma de compromiso y resistencia ante tanta barbarie cotidiana, la pequeña y la grande. Desde los delirios de personajes grotescos como Trump, Putin, el coreano, o los nuestros españoles y europeos cuya sensibilidad ante la cultura es nula. Sé que ocupamos un espacio muy pequeñito pero en ese tenemos que tener la dignidad de seguir diciendo no a la negación de la cultura como bien público y espacio de calidad de vida.

14. R.P.: Hace 10 años me dijo que solo le quedaba por hacer una zarzuela tradicional, cosa que le encantaría. Ha tenido ya oportunidad, ¿cuál sería el ‘título/autor’ que le gustaría abordar?

Guillermo Heras: ¡Diez años ya! Y no, no he tenido la suerte y el placer de encarar ese proyecto. Seguramente al final también lo tendré que hacer en otro país. No me importaría encarar cualquiera del repertorio clásico o hacer un espectáculo con textos de la época y la base de “La verbena de la Paloma”. También en un momento estuvimos trabajando en una zarzuela actual con texto de Ana Rosetti y música del tristemente desaparecido Manuel Balboa. No pierdo la esperanza de que desde la tradición o de la creación actual pueda realizar ese sueño.

15. R.P.: Que una sociedad sea moderna, democrática, avanzada depende de la posición de la mujer en ella. ¿Está de acuerdo?, ¿de qué manera?, ¿por qué?

Guillermo Heras: Por supuesto y además me parece una obviedad a estas alturas del siglo que se tenga la menor duda que igualdad es lo que su nombre indica. Además creo que sin necesidad de ser políticamente correctos ni tonterías por el estilo, las oportunidades para entrar en los terrenos del poder puede que tengan que contar con medidas especiales, pero en gestión y creación de las Artes Escénicas y Musicales ni se debería plantear como debate……solo habría que juzgar esa creación en su especificidad artística alejada de cualquier adjetivo.

16. R.P.: Los hombres: ¿no tienen que implicarse un poco más en la igualdad?, porque parece que da miedo que las mujeres tengan igualdad.

Guillermo Heras: Sí, claro, deberíamos implicarnos más y no sólo con palabras o discursos buenistas, sino dando ejemplo en nuestro quehacer cotidiano de esa actitud de practicar la igualdad.

17. R.P.: Hay una cultura machista muy de nuestro país, tan propiciada en la educación y en el ambiente que nos rodea y a veces cuesta que se reconozca y que se neutralice ¿Cómo luchar contra esta lacra?

Guillermo Heras: Pues intentando prácticas que superen esos prejuicios o lacras instaladas. Insisto en que echando la vista atrás y antes de que esté de moda los equipos que he formado o han estado equilibrados o, incluso como pasa en lo que gestiono ahora hay más mujeres que hombres. ¿Lo he hecho por alguna cuestión especial?: NO. Porque he valorado el rigor, la capacidad de trabajo, la profesionalidad de la persona al margen del sexo que tenga (por cierto no olvidemos que existen otras opciones privadas de sexualidad que me parecen magníficas).

18. R.P.: ¿Qué cambiaría en esta sociedad que nos ha tocado vivir?

Guillermo Heras: Esta pregunta me sitúa en una cuestión incomoda. Se suele ser muy pretencioso y dado a quedar muy bien con “los de tu bando”. Prefiero que el lector de tu excelente página web saque las conclusiones a través de mis respuestas anteriores.

19. R.P.: ¿Qué piensa de la brecha salarial?

Guillermo Heras: Absolutamente injusta y, por tanto, hay que luchar para que desaparezca.

20. R.P.: ¿Qué piensa de las cuotas, se debe/puede programar solo atendiendo al género? ¿Cuáles deberían ser los criterios?

Guillermo Heras: Creo que mientras exista objetivamente la discriminación en algunas ámbitos sigue siendo necesaria la “discriminación positiva” y medidas que tiendan a establecer la igualdad en todas las cuestiones sociales, laborales y personales.

21. R.P.: Si fuera Ministro de Cultura, ¿qué medida tomaría inmediatamente?

Guillermo Heras: Como se decía antiguamente ”ya se me ha pasado el arroz para tal cometido”. Lo que si pienso es que para ser MINISTRO DE CULTURA se necesita ser alguien que tenga un verdadero compromiso con la cultura como BIEN PÚBLICO y luchara por un presupuesto verdaderamente digno y que posibilitara la gestión de una ciudadanía libre bajo la diversidad de formas de producción en todas las artes. Estoy firmemente convencido de que vivimos en un momento en que hace falta revisar muchos conceptos sobre gestión de lo público que pertenecen más al siglo pasado que al actual y por ello encontrar nuevas formas de colaboración en la producción artística, teniendo en cuenta los diversos sectores, sería una primera medida que sí tomaría.

22. R.P.: ¿Cuáles son sus próximos proyectos?

Guillermo Heras: Mis próximos proyectos en gestión están ligados a lograr una auténtica sostenibilidad financiera y de servicio útil a artistas y ciudadanos en el PROGRAMA IBERESCENA y en LA MUESTRA DE TEATRO ESPAÑOL DE AUTORES CONTEMPORÁNEROS de Alicante.

En el terreno personal de director de escena, dirigir "La Paz Perpetua" de Juan Mayorga en Buenos Aíres, seguir dirigiendo la Escuela de Verano para Actores en el Centro Dramático de Viana do Castelo, y varios laboratorios en México y la Patagonia Argentina. Como autor el estreno la próxima temporada de “Rottweiler” en Portugal, la salida en diversas plataformas de varias traducciones de mis textos y también en el 2019 el posible estreno en México de la obra “A punto de veneno”, escrita con Silvia Peláez, y que trata sobre el mundo de Malcom Lowry. Y en el terreno musical seguir luchando por la puesta en escena de la ópera compuesta por Tomás Marco sobre el mito de Don Juan.
 
Guillermo Heras

Más información en el perfil del director en nuestra web ECH-Guillermo Heras

 

Destacamos ...



Sistema RSS
© 2018 ElCompositorHabla.com
Todos los derechos reservados
Aviso legal y política de privacidad
Créditos