Noticias

Hablamos con el compositor Federico Jusid.


06/01/2016

Entrevista. Después de muchos intentos conseguimos hablar con el compositor Federico Jusid, que en medio de una vorágine de trabajo encontró un rato estos días para sentarse y charlar con El Compositor Habla. Habla pausadamente y se toma su tiempo, a pesar de que no tiene mucho, para contestarme. Tiene las ideas claras, talento a raudales, una carrera muy consolidada, un pie en Los ángeles y otro en Madrid, proyectos que se acumulan sin parar, una enorme serenidad y muchas ganas de abordar su primera ópera. (fotos de Julio Rodriguez)



"Estoy aprendiendo, y espero que esta fase me dure siempre. Cada vez que empiezo un proyecto me siento como un chico, todo lo que aprendo, lo que descubro. Por supuesto uno con los años va desarrollando una experiencia, un oficio, eso es indudable, pero musicalmente hablando es un descubrimiento diario."
























1. Ruth Prieto: ¿Cuál es el principal rasgo de su carácter? 

Federico Jusid: Yo creo que la insistencia, o la tozudez, según se quieran leer de manera positiva o negativa. Persistencia.
 
2. R.P.: ¿En qué proyecto está trabajando ahora? 

Federico Jusid: Ahora mismo estoy cerrando unas últimas mezclas para una película que se va a estrenar en febrero que se llama Misconduct que es un peli que empecé en Los Ángeles y que tiene un casting soñado entre los que está Al Pacino, Anthony Hopkins y Josh Duhamel. Estamos cerrando algunos últimos detalles y también el cd y las mezclas del cd. Esta es una de las cosas que espero con más ilusión. Pero empieza el año con una película de Sebastián Borensztein que se llama Koblic y Bajo Sospecha 2° temporada que es una serie de Antena 3. Esos son los próximos proyectos.
 
3. R.P.: ¿Cuáles son sus raíces musicales (reales o imaginarias)? 

Federico Jusid: Mis raíces musicales vienen de mi madre. Mi madre que es actriz argentina, bastante exitosa, yo creo que es muy talentosa, además de ser actriz era pianista cuando era muy jovencita y cuando su carrera de actriz despegó, dejó un poco al lado su carrera de pianista, pero siempre lo mantuvo como un hobby, y tocaba en casa. Era algo que estaba ahí y yo desde que era bien pequeño  y apenas alcanzaba el teclado quería tocar con ella y acompañarla y aporreaba ‘las teclas’. Luego como mis padres vieron que me gustaba tocar pues buscaron un maestro que me introdujo al mundo de la música de una manera lúdica, entretenida y muy estimulante, no fue de estos maestros duros y frustrantes, y continué tocando el piano. También recuerdo los discos de música clásica de mi padre que me encantaban con las sinfonías de Beethoven y Tchaikovski.
 
4. R.P.: En ese “inventario” personal que todos tenemos de ruidos, sonidos, músicas y canciones: ¿qué puede decirnos de su paisaje sonoro?  

Federico Jusid: Pues creo que mi paisaje sonoro es este de los comienzos donde uno empieza a entender que es esto de la música, el paisaje de las sinfonías de Beethoven, mucho Piazzola. Yo nací en Buenos Aires y se escuchaba Piazzola a todas horas….y Wagner, los preludios de Chopin y estas cosas. En casa se escuchaba mucho esta música. También se escuchaba Jazz. Esto era un poco lo que había en mi ámbito, en mi niñez. Esa es mi niñez musical.
 
5. R.P.: ¿En qué momento como compositor se encuentra? 

Federico Jusid: Estoy aprendiendo, y espero que esta fase me dure siempre. Cada vez que empiezo un proyecto me siento como un chico, todo lo que aprendo, lo que descubro. Por supuesto uno con los años va desarrollando una experiencia, un oficio, eso es indudable, pero musicalmente hablando es un descubrimiento diario.
 
6. R.P.: ¿Cómo es su proceso creativo? 

Federico Jusid: Es muy distinto el arranque de una obra de concierto que la de una obra para audiovisual. Una obra de concierto para mí es mucho más complicada porque no hay una estructura, no hay más que el papel en blanco. Hay a veces un color o un estilo definido, pero uno tiene que construir el fondo, la forma, todo. Puedo tardar muchísimo hasta saber exactamente que va a contar la música, de qué va a hablar y cómo va a hacerlo y son procesos muy largos y en mi caso bastantes tortuosos. Yo no tengo ninguna fluidez para escribir este tipo de música, tardo mucho, pienso mucho, escribo y borro todo al día siguiente. En el caso de la música de concierto las inspiraciones pueden venir realmente de otras fuentes. Uno pude ver exposiciones de artistas plásticos, conceptuales, de video o de autores de teatro y hay una idea detrás de eso y la abstracción de esa idea puede inspirar o estimularte para la construcción de la música.

Mientras que en el mundo audiovisual a mí personalmente me sirve mucho trabajar con los guiones por ejemplo. Yo sé que hay colegas míos que hasta que la peli no está terminada prefieren no tener nada que ver con el material, y me parece fantástico, cada uno encuentra su camino. A mí me gusta leer los guiones, me gusta hablar mucho con el director, para ver en qué lugar va a contar la película, me gusta 'idealmente' hacer propuestas musicales incluso antes de que se ruede la película…en el caso de que me llamen antes de que se ruede la película, porque esto es otra cosa también.
"A los músicos nos pueden llamar antes de rodar, durante el rodaje o muchísimo después cuando el estreno está próximo y tiene uno que salir corriendo.Y en general este último caso cada vez lamentablemente se da más a menudo."

Entonces bueno, en este último caso cuando te llaman con poco tiempo, uno puede hacer en mi opinión menos que si trabaja antes de que la película se ruede. Porque si uno trabaja antes de que se ruede la película, si bien es mucho más trabajo es la situación ideal. Trabajar para mí quiere decir componer pero también quieres decir hablar, pensar e intercambiar ideas con el director, a lo mejor hacer una maqueta o encontrar música ya escrita o algo que tenga elementos de lo que quieres hacer y entonces ese material puede influir al director al rodar o editar. Por lo que de alguna manera el trabajo musical ya no es como la nata que se tira arriba de un pastel que ya está terminado sino que afecta a la construcción de la propia película. Esto para mí es el proceso ideal de trabajo y de proceso en el cine.
 
7. R.P.: Con respeto a los compositores que como usted entre otras cosas trabajan componiendo bandas sonoras: ¿lo ve usted como una especialización o puede representar a veces una etiqueta? 

Federico Jusid: Yo encuentro que es claramente una especialización, de hecho hay músicos maravillosos que se ponen a escribir para un trabajo de audiovisual y la cosa no termina de funcionar y esto no es porque no sean magníficos músicos, pero las facultades son otras. Y al contrario también hay músicos que tal vez no tienen tanta experiencia o un gran virtuosismo compositivo, pero que entienden la narrativa de una manera tan profunda que a lo mejor con recursos a veces más humildes cuentan algo mucho más interesante. Es otra disciplina.
Yo creo que un compositor de concierto puede hacer música para cine fantástica y viceversa, pero en el momento en que un compositor de música de concierto se pone frente a una imagen, está en una disciplina distinta, donde tiene tiempos asignados por el material, tiene una estructura, tiene una cantidad de cosas que nos son las de su lenguaje cotidiano.
 
8. R.P.: ¿Qué tiene de oficio componer? 

Federico Jusid: Bueno yo creo que aunque suene un poco raro nuestro trabajo es como arreglar zapatos. Yo hablo mucho con los colaboradores sobre que nosotros tenemos que venir aquí todos los días y tenemos un material con el que podemos convivir poco tiempo. Tenemos un espacio de convivencia con ese material, en el caso de la composición, bastante limitado. Tenemos que hacer lo mejor posible en ese espacio de tiempo, hacernos todas las preguntas, intentar todos los caminos, re-empezar todas las veces que sea posible en ese marco temporal. Y cuando uno tiene más oficio, ya hay cosas que sabes por experiencia que no funcionan, tienes una relación con la narrativa visual un poquito más fluida y una mejor comprensión de la imagen.
De todas maneras el oficio mal utilizado puede también producir una repetición en lo que hacemos, quiero decir, si uno tira de oficio y se deja de preguntar empieza a producir siempre lo mismo, a repetirse y es muy fácil que ocurra. En el caso de la música de cine creo que estamos todos expuestos a repetirnos.


"Es importante que un trabajo no suene como otro anterior, o que una escena no suene como otra anterior, hay que estar como muy atento."
 
9. R.P.: Podría definir ¿contemporáneo? 

Federico Jusid: Yo creo que no. Tendría que hablar con un maestro de historia del arte. Además justo ahora en estos tiempos, definir contemporáneo es mucho más difícil que en los últimos 100 años porque en este momento la libertad estética es enorme. Contemporáneo es Sánchez-Verdú-que me encanta-, algunas cosas de Hans Zimmer, que son exactamente lo contrario, Radiohead, eso contemporáneo. Y además en cada uno de estos mundos que son bien distintos hay algo que es muy contemporáneo. Evidentemente en el mundo de Zimmer no va a ser ni su mundo armónico ni su fraseo pero tal vez hay algo de su sonoridad o de las capas de sonido que es profundamente contemporáneo. Creo que es un momento muy complejo, como un gran puchero.
 
10. R.P.: ¿De qué manera Federico Jusid es contemporáneo?

Federico Jusid: La verdad es que yo creo no soy muy contemporáneo. Yo creo que tiendo a revisitar cierto mundo lírico, no creo que sea muy contemporáneo aunque hoy en día pueda resultar una rareza. No creo que 'merezca’ ser considerado contemporáneo, no sé… sí que en algunos proyectos particularmente este año en una película que se llama Kidnap con Halle Berry y otro proyecto que se llama Refugees que es un proyecto que se hizo entre España y la BBC hicimos experimentos muy libres por decirlo de una manera, muy simples también, dentro del piano, con efectos, grabar batidoras, muchos procesadores y grabar golpes sobre los muebles. Pero entre nosotros esto se hacía hace 50 años también, todo esto que los compositores de cine nos sentimos muy atrevidos por grabar una batidora, ponerle un tornillo a un piano, o usar moduladores de sonido hay colegas que hace 50 años ya lo estaban haciendo.
 
11. R.P.:
Alguna manía a la hora de componer…. 

Federico Jusid: Mmmmm creo que no.
 
12. R.P.: ¿Tiene usted “compositor de cabecera” o algún compositor que le haya influido especialmente? 

Federico Jusid: Si. Para mí Arnold Schönberg es un compositor al que cada rato vuelvo. Siempre. La verdad es que vuelvo más a los músicos de concierto que a los músicos de cine. No sé si debería decir esto, pero a la hora de escuchar música y nada más, de poner todos los sentidos tiendo a volver más a la música de concierto.
 
13. R.P.: ¿Qué aporta su música a una película? 

Federico Jusid: La mía espero que siempre aporte una mirada más, una dimensión más. Ya sea una dimensión emocional, de entendimiento, conceptual. Aspiro a que la música no sea más de lo que ya vemos, más de lo mismo,  sino que haya algo más, igual un poquito más.
 
14. R.P.: ¿En qué género o estilo se encuentra usted más a gusto como compositor? 

Federico Jusid: Escribiendo música de concierto siento que sufro más. Cuando escribo música de cine la cosa fluye más.
 
15. R.P.: ¿Ayuda tener una historia, una imagen, o el papel en blanco sigue siendo lo peor? 

Federico Jusid: Sin duda ayuda. Una imagen, un guion, un timing es un punto de partida, el ritmo de un guion: ayuda. De ahí el sufrimiento de escribir música de concierto donde no están estos parámetros ya definidos.



16. R.P.: ¿Cuál ha sido su mayor extravagancia en la vida? 

Federico Jusid: Que se pueda contar… mmm....bueno que se pueda contar y como estamos hablando del trabajo creo que haber tenido la osadía de no querer quedarse fuera de nada. Veo mi curriculum y más allá de si me fue bien o mal, de si mi música es buena o mala, de las muchas cosas que uno no pone en el currículum, hablo de una cosa cualitativa: no quise dejar de hacer casi nada. Empecé a estudiar el piano y de repente a los 14 años tenía un cuarteto de jazz, a los 17 años estaba dando conciertos de Prokofiev, Grieg y Brahms, a los veintitantos estaba estudiando en Estados Unidos, haciendo concursos de piano allí y en Europa y dando conciertos y recitales. A la vez estaba escribiendo música de cine y música de concierto. Después estudié dirección de orquesta. He vivido en 6 ciudades diferentes, ahora en Los Ángeles me vine para ser compositor aquí en Hollywood. En su día estuve estudiando en Nueva York en una de las escuelas más estimulantes que uno pueda imaginar piano, composición y dirección, así que la extravagancia es no haberme querido quedar fuera de nada, con una cierta actitud entre hambrienta, glotona y de constante avidez
 
17. R.P.: ¿Perdió algo por el camino? 

Federico Jusid: Bueno tengo 42 años, no tengo todavía hijos…podemos seguir… mis parejas tuvieron que aguantar estas cosas de mi ensimismamiento…si, si… seguro que perdí cosas… seguro…
 
18. R.P.: Una canción que le arregle un mal día… 

Federico Jusid: Something de The Beatles, por ejemplo…
 
19. R.P.: Una película a la que le hubiera gustado poner la música 

Federico Jusid: Vértigo, porque es una película maravillosa, aunque no creo que fuera capaz de hacer la banda sonora mejor que Bernard Herrmann
 
20. R.P.: ¿Qué quisiera hacer en música que no haya hecho todavía? 

Federico Jusid: Una ópera. Estuve 3 veces a punto de tener el encargo y demás y por distintas circunstancias de distintas instituciones se fueron  diluyendo. Es algo que desde hace 5 años está ahí y me hace mucha ilusión. Varias veces como que empecé a trabajar pero no llegó a materializarse. Me encantaría.

Destacamos ...



Síguenos en:
Con la colaboración de:
   
youtube
Sistema RSS
© 2017 ElCompositorHabla.com
Todos los derechos reservados
Aviso legal y política de privacidad
Créditos