Noticias

Crónicas Musicales: El Cuarteto Tana en Ars Musica


21/11/2016

Crónica. El pasado día 13 de Noviembre a las 20,30 horas en el Théatre La Balsamine, en el marco del Festival Ars Musica 2016 pudimos escuchar al magnífico Cuarteto Tana.

El pasado día 13 de Noviembre a las 20,30 horas en el Théatre La Balsamine, en el marco del Festival Ars Musica 2016 pudimos escuchar al magnífico Cuarteto Tana. Ese año el Festival está dedicado a Japón y con el título “Le Pays du Sonore Levant” está teniendo lugar en Bruselas desde el pasado día 12 de noviembre y hasta el 27 de este mismo mes.

La Balsamine es un Teatro pequeño, muy acogedor. Entras y el lobby es un café muy agradable donde puedes tomar algo y charlar en un ambiente muy distendido hasta que llega la hora del concierto, y como todos entramos por la misma puerta y el espacio es reducido te encuentras con todo el mundo, con los organizadores, con los artistas, con el señor de las toses (en España hubiera sido un batallón, aquí hay solo uno, inmune a la mirada asesina que le lanzo Maisonhaute cuando tosió en pleno concierto en la parte más piano y delicada del programa) con los compositores, los que estrenan, los que no, los que vienen a escuchar a sus colegas, te encuentras con los críticos y mucho público de distintas edades, cosa que se agradece.

Asistimos a un concierto del Cuarteto Tana con un sugerente programa formado por las siguientes obras: la primera obra que pudimos escuchar Quatuor n°1 del compositor e improvisador francés Benjamin de la Fuente (1969) era un encargo del Festival Ars Musica, así como también era encargo del festival la siguiente obra Le pavillon des songes del belga Jean-Pierre Deleuze (1954). A continuación pudimos escuchar la obra Landscape y para terminar A Way Alone  ambas del compositor japonés Toru Takemitsu (1930).

Al salir al escenario el Cuarteto Tana no puedo evitar pensar las numerosas veces que les he escuchado desde su formación en 2010 cuando era un cuarteto con mucho futuro. Les escucho hoy en un despliegue técnico y musical muy interesante, impecables, escucho a cuatro artistas sincronizados, afinados y compenetrados para dar lo mejor de sí mismos, y pienso que el futuro ya ha llegado y son sin duda uno de los cuartetos más interesantes del panorama actual, exponentes de la música contemporánea. Formado para promover el repertorio contemporáneo y mejorar la relación entre el compositor y el intérprete es sin duda un cuarteto que arriesga a la hora de programar jóvenes y no tan jóvenes compositores y ofrecer a menudo un repertorio clásico junto con obras contemporáneas, algo que tanto agradecemos muchos de los que deseamos que la escucha de la música contemporánea deje de centrarse en iniciativas especializadas en “lo contemporáneo” para normalizarse en programaciones que mezclen distintas propuestas sin miedo.

El cuarteto Tana regresa una vez más a Bruselas a una de sus citas más importantes: el Festival Ars Música dirigido por Bruno Letort empeñado en abrir el festival a diferentes estéticas, a diferentes públicos y a la amplia pluralidad que la música de los siglos XX y XXI nos ofrece.

Comienza el concierto con el difícil, complejo y virtuosístico Quatuor n°1 del compositor Benjamin de la Fuente, una pieza que usa una serie de técnicas y efectos muy del gusto de algunos compositores contemporáneos, de una enorme dificultad técnica y de concentración, a prueba de “super cuartetos” con un discurso entre los instrumentistas que requiere de una sincronización circense y que usa unas pequeñas pinzas para imitar el sonido de las campanas japonesas, que tal vez algún oído muy avezado pudo intuir, la mayoría creo que no. No quiero ni pensar en las horas de ensayo saltando de efecto en efecto. Pero este sin duda es un cuarteto que se atreve con todo, es un cuarteto que apuesta por los compositores y así van descubriéndonos muchas músicas interesante y otras que no lo son tanto.

A continuación nos encontramos con la obra de Jean-Pierre Deleuze una pieza delicada, poética, meditativa, de una gran introspección, inspirada en un haiku japonés. La obra combina belleza y brevedad en cuatro movimientos enlazados en un trabajo que mezcla el lenguaje contemporáneo con constantes referencias a la música tradicional japonesa en un equilibrio que interesa y que transporta.

El concierto continuó y termino con dos obras del gran Takemitsu. Landscape es una pieza árida, minimalista que parte de la idea de la imitación del instrumento japonés "sho" órgano de boca, donde abunda una técnica compositiva muy específica a la búsqueda de un sonido muy cercano a este instrumento.

Y el concierto terminó con la bellísima A way alone una pieza muy europea “inspirada en la Segunda Escuela de Viena en Berg en particular”, nos comenta Antonio Maisonhaute que durante el concierto fue ayudando al público con numerosas e interesantes pautas de escucha. La obra tiene sin duda un magnifico tratamiento de la atonalidad, de la disonancia, y de la relación entre los instrumentistas. Dos materiales y dos tempi principales tratados como tema con variaciones a lo largo de este movimiento único.

A way alone es un cuarto separado en el catálogo del compositor. Una obra de gran belleza que merece la pena conocer.
 













Y así de menos a más transcurrió el concierto, tal y como le gusta al Cuarteto, mezclando pasado y presente en esta especie de espejo musical temporal donde nos preguntamos ¿cuál será el próximo concierto de los Tana? Lo que si podemos decir es que lo mejor del concierto fue el Cuarteto Tana.

Más información en http://www.arsmusica.be/2016/



 

Destacamos ...



Síguenos en:
Con la colaboración de:
   
youtube
Sistema RSS
© 2017 ElCompositorHabla.com
Todos los derechos reservados
Aviso legal y política de privacidad
Créditos