Artistas

Gustavo Ott (Creador) 



Gustavo
Es autor y periodista, pero dedica mucho más tiempo a la música que al teatro, argumento que usan igualmente sus amigos y sus enemigos.

Cuando habla de teatro habla de arte social, alternativo, denuncia desesperada, esperanza y poesía. Cuando habla de gestión, nos comenta los principios básicos aprendidos de su madre. Pero sobre todo habla de responsabilidad, y dice que sin ella no vale la pena escribir. Cuando habla de crisis habla de la crisis positiva: la del espectador que ya no pide entretenimiento, ni evasión, y que donde antes pidió Efecto, hoy demanda Sentido. Y en ese sentido, para Gustavo Ott, la crisis más grave está en esos creadores que se desviven por complacer, de manera humillante, al espectador.

Ha hecho varios musicales, particularmente en los EEUU como “Momia en el Closet”, que se estrenó el año pasado en Washington, y de su primera novela dice que fue compuesta como un bolero. Se ve como un gato que ladra y gruñe y no es de extrañar porque sus obras están traducidas ya a más de 14 idiomas. Le hace la misma ilusión escribir una ópera, un musical, o una serie de televisión y tiene claro que para la Música y el Teatro en el siglo XXI, la supervivencia de una dependerá de la otra. Ahora bien, si se le pregunta por un buen tema para una obra de Teatro musical, lo tiene claro, como buen venezolano: Bolívar.

Para conectar con la gente joven, hay que impactarlos sin educarlos. Seducirlos, sin sermones. En su obra aparece Helena Rubinstein, los chats, internet y youtube, con la misma frescura con la que rotundamente dice: “la Belleza hoy es comprometida. El joven busca vivir una experiencia que le dé sentido a sus vidas. El teatro puede hacerlo..”

Y por fin alguien que se atreve a decirlo en alto: “La educación, tal y como la conocemos, es tan obsoleta como las instituciones e individuos que la sostienen. La educación tiene tiempo que no entusiasma, y no le dice otra cosa al joven, que no sea prepararse para ganar dinero o tener poder y ser un digno miserable.” Cambia de tercio con tanta rapidez y naturalidad que es difícil seguir su ritmo. Y cuando uno está sonriendo pensando en el mogollón de candidatos que van a responder a su: “Busco músico!“ ...

[Para una ópera, ya tiene el libretto; interesados ponerse a la cola que ya es larga];

…te encuentras intentando digerir que: “en este inicio del siglo XXI, coincidieron todos los momentos y lugares del imaginario paranoico colectivo global”, y que “ el teatro no solventa problemas, ES el problema!!!” [y yo que pensaba que ésta era una sección amable!]

Ante mis preguntas el responde con más preguntas ¿es fácil esto de hacer teatro?, ¿para qué vivir?: ¿Por qué estamos muriendo? ¿Es el futuro posible? ¿Qué coño han hecho con mi utopía?

Y encima tiene la desfachatez de decirnos que es el tipo más aburrido sobre la tierra Se las ha ingeniado, con productores, gestores, políticos y hasta con la “policía de Dios” (un grupo de gente que custodia los mensajes).

Como dice que siempre está en contra no estará de acuerdo conmigo pero es de esas personas que quieren añadir inteligencia e imaginación a la vida, que añora a su amigo Harold Pinter, tiene todavía sueños sin cumplir y atención a los viajeros de tren:
“Una idea de Gustavo Ott, quedó perdida en una carpeta en una estación de tren. Si la ven, cuidado, anda armada y es peligrosa”.

El Compositor Habla

Sistema RSS
© 2019 ElCompositorHabla.com
Todos los derechos reservados
Aviso legal y política de privacidad
Créditos