Artistas

Guillermo Heras (Director de escena) 

Guillermo Heras | Diplodocus, poliestético, multicultural y melómano.

01/02/2008

Bruselas, Noviembre del 2008

Ruth Prieto, para El Compositor Habla, entrevista al autor y director Guillermo Heras, Madrid, Noviembre 2008.



Diplodocus, poliestético, multicultural y melómano.
 
Ruth Prieto:
Me dirá usted que por qué el compositor y no el director de escena, pero, hay alguna esperanza entre el idilio música y teatro?
Guillermo Heras: Creo que la música debió ser anterior al teatro, por tanto desconfío mucho de los directores de escena que no aman la música. De hecho creo que una puesta en escena debería tener unos ritmos internos similares a una partitura musical.

Ruth: Me han dicho que es usted el perro más viejo del teatro español. ¿Es verdad?
Guillermo: Por edad los hay más viejos que yo. Por años en esta profesión debo ser ya una especie de diplodocus.

Ruth: ¿Hablan los compositores con los directores de escena?
Guillermo: Yo he tenido la suerte de montar varias óperas contemporáneas. En esos casos, y sobre todo con el maestro Tomás Marco, mis relaciones han sido siempre muy fluidas y creativas, hasta tal punto que no concibo una puesta en escena operística sino es desde la música. Debo decir que cuando he trabajado también con compositores como Marisa Manchado o García Román, siempre he tenido una excelente relación y he escuchado todas sus indicaciones a la hora de poder encarar mi puesta en escena.

Ruth: Zarzuela, musical, ópera, danza…. ¿con qué se queda?
Guillermo: Pues creo que solo me falta hacer una zarzuela tradicional- (cosa que me encantaría)-, lo demás lo hecho todo y todo me apasiona por igual. Creo que de lo que hay que ser consciente es que cada lenguaje es específico.

Ruth: Gestión cultural, Iberescena, teatro contemporáneo…. ¿Es necesario conectar con el mercado latinoamericano o con la gente joven?
Guillermo: Es necesario conectar con TODO tipo de público, pero al nuevo público, al más joven hay que dedicarle mucha energía y unas políticas de gestión y creación propias y específicas.

Ruth: Mis alumnos me preguntan qué es eso de interdisciplinar, así que se lo pregunto yo a usted ¿Qué es teatro interdisciplinar?
Guillermo: Es aquel que utiliza todo tipo de lenguaje artístico en su articulado interno. Es decir aquel que mezcla, o realiza mestizaje con artes tan dispares como la danza o los audiovisuales, las Artes Plásticas y la música, etc.

Ruth: ¿Qué característica le define mejor como director de escena?
Guillermo: Mi concepción artesanal del oficio, la paciencia y la perseverancia.

Ruth: ¿Qué tiene de musical ser director de escena?
Guillermo: Debería tener la concepción armónica de una puesta en escena.

Ruth: ¿Qué queda en usted del grupo Tábano o de El astillero?
Guillermo: La idea de que el teatro debería hacerse democráticamente, en equipo y en cooperativa, alejado de los dictados del mercado y de las modas.

Ruth: ¿Perdió algo por el camino?
Guillermo: El pelo…..y bastantes cicatrices interiores.

Ruth: ¿Qué hace un hombre del teatro trabajando con tanto músico?
Guillermo: Predicar con el ejemplo. Hay que estar abierto a todos los lenguajes artísticos.

Ruth: ¿Qué tiene la gestión que no tenga el teatro?
Guillermo: Son dos trabajos complementarios, tal y como yo los concibo. Creo que no puede haber un buen proyecto de proyección artístico sin un buen discurso de gestión detrás de él. Y eso no es cuestión de dinero, se pueden crear maravillosos proyectos de gestión de Artes Escénicas con presupuestos muy alejados de los megalómanos que se manejan en algunas Instituciones, tanto públicas como privadas.

Ruth: ¿Qué es un gestor cultural?
Guillermo: Aquella persona que hace posible que se cumplan los sueños de los artistas, comunicándoselo además a los ciudadanos. Es el intermediario necesario entre la práctica artística y la posibilidad de llevarla a cabo a través de estrategias de producción, financiación y promoción.

Ruth: ¿Cuál ha sido la última alegría que le ha dado el teatro?
Guillermo: Fundamentalmente la realización de talleres de creación que desarrollo por toda Latinoamérica. Los montajes de las óperas contemporáneas que he realizado en los últimos años.

Ruth: ¿Cuál ha sido la última alegría que le ha dado la música?
Guillermo: El trabajo en las óperas y las experiencias con públicos muy jóvenes que me ha permitido Perkustra.

Ruth: ¿Qué es hacer teatro hoy en día?
Guillermo: Una mezcla entre compromiso, pasión y ascetismo. El teatro, como tal, está fuera de los parámetros de la consecución de fama y dinero fáciles y mayoritarios.

Ruth: ¿Qué le da fuerza para superar las dificultades de una profesión tan exigente?
Guillermo: El poner en la balanza lo que representa una experiencia de comunicación en vivo. La cualidad de artesanado que tiene la práctica teatral. El pensar que somos unos privilegiados los que nos dedicamos a esto en relación a otras muchas profesiones de gran riesgo y dureza.

Ruth: ¿Qué le irrita especialmente cuando oye hablar de teatro?
Guillermo: La frivolidad dominante. La banalidad de tanto discurso vacío. La soberbia de ciertos miembros de su tribu. La falta de profesionalidad.

Ruth: ¿Qué le irrita especialmente cuando oye hablar de política?
Guillermo: El que se la confunda con “teatralidad”. Su histrionismo innecesario. Su falta de rigor a la hora de analizar la realidad, siempre más preocupados por “sus necesidades de partido” que por la necesidades de los ciudadanos. Su retórica hueca. Su manipulación de datos en función de sus intereses de casta.

Ruth: ¿Qué aporta la música al teatro?
Guillermo: Poesía.

Ruth: ¿Y las artes escénicas a la educación?
Guillermo: Imaginación, divertimento y comunicación.

Ruth: ¿Qué es el silencio en teatro?
Guillermo: Otra música necesaria y, a veces, imprescindible.

Ruth: Conceptos como interpretación, ritmo, armonía, ¿tienen significados diferentes en teatro y en la música?
Guillermo: Aunque sean similares si creo que tienen aplicaciones específicas…pero eso sería cuestión de desarrollar un tratado.

Ruth: Una virtud de Guillermo
Guillermo: Que la digan mis amigos.

Ruth: Un defecto del Señor Heras Toledo?
Guillermo: Que la digan mis enemigos.

Ruth: De sus contemporáneos: ¿aguantarán todos el paso del tiempo?
Guillermo: Sin duda, no. Ya tengo una edad suficiente para haber visto a muchos quedarse por el camino.

Ruth: Liberté, egalité, fraternité ... ¿Añadiría usted algo?
Guillermo: Laicidad.

Ruth: Podría definir ¿contemporáneo?
Guillermo: Alguien que se compromete con la realidad de su tiempo.

Ruth: ¿A quien rescataría del pasado?
Guillermo: A un gran número de pensadores, artistas y personas de bien.

Ruth: ¿Qué tiene el presente de interesante?
Guillermo: Que no es una realidad virtual, sino auténtica y hay que vivirla a tope.

Ruth: ¿Qué espera del futuro?
Guillermo: Salud, trabajo y amistad.

Ruth: Mi hijo de 10 años me dice que quiere ser actor, ¿qué hago con él?
Guillermo: Dejarle que crezca en libertad y que pruebe por sí mismo, orientándole y ayudandole, pero nunca condicionandole.

Ruth: ¿Cómo interesar a los niños de la tele, la Play y la Nintendo por la literatura, la música y el teatro?
Guillermo: Con paciencia, imaginación y planes educativos de nuestros Gobiernos.

Ruth: ¿Qué habría que decirles a los políticos sobre las artes escénicas y la educación?
Guillermo: Que son imprescindibles para subir la calidad de vida de una nación e imprescindible para la economía interna de ese país. Crean puestos de trabajo y sirven para la integración de las personas en un sistema más libre.

Ruth: Le parece útil Internet
Guillermo: Muy útil, aunque hay que saber utilizarlo con inteligencia y no como elemento de saturación.

Ruth: A quién invitaría a comer a casa
Guillermo: A mucha gente que admiro o que son amigos de toda la vida.

Ruth: Con quién se sentaría a charlar horas y horas
Guillermo: Con cualquier persona que le guste, tanto como a mí, la conversación y la tertulia.

Ruth: ¿A quién le daría una patada en el trasero? metafóricamente hablando
Guillermo: Obviamente a tanto político siniestro que nos ha ensombrecido la vida en los últimos tiempos.

Ruth: Una obra que no haya montado todavía y le gustaría hacerlo
Guillermo: “Cara de Plata” de Don Ramón del Valle Inclán y “La rebelión de los ángeles” de Enzo Cormann.

Ruth: ¿Quedan empresarios teatrales?
Guillermo: Sí, quedan, algunos muy interesantes e imprescindibles. Otros parecen de la época del estraperlo.

Ruth: ¿Nunca pensó dedicarse al cine?…
Guillermo: Por supuesto, es mi vocación truncada. Incluso estudié en la facultad de Ciencias de la Información para ser director…pero me di cuenta que había que esparar mucho tiempo para poder hacer una película y siempre he necesitado ACCIÓN.

Ruth: Después de tanta ópera contemporánea, no tiene ganas de hacer una zarzuela?
Guillermo: Ya lo dije…me encanatría hacer zarzuela y entre mis debilidades “La verbena de la Paloma” o “El Barberillo de Lavapiés”, dos obras maestras.

Ruth: Un libro indispensable…
Guillermo: Tantos…..que no puedo escoger sólo uno. Además soy muy heterodoxo en lecturas.

Ruth: Una canción que le arregle un mal día…
Guillermo: Mi pasión por el tango es infinita…algunos fados…Mozart, boleros destripados y el jazz de los grandes de los años sesenta y setenta.

Ruth: Un personaje del teatro imprescindible…
Guillermo: Don Juan, por su hiperteatralidad.

Ruth: Tiene algún sueño recurrente?
Guillermo: Tener un teatro mío. Un edificio muy austero, polivalente donde hacer el teatro, la ópera y la danza de mis sueños reales, es decir, los cotidianos.

Ruth: Con tanto cruzarse el atlántico por culpa de Iberescena, ¿descansa alguna vez?
Guillermo: El descanso me produce sarpullido…tengo que estar siempre moviéndome…aunque durmiendo lo necesario.

Ruth: Tres obras maestras de la historia del teatro
Guillermo: Me pasa lo mismo que con las lecturas, no suelo coincidir con las obras maestras, prefiero las obras malditas, a veces olvidadas y ahí tengo un largo listado.

Ruth: ¿Qué le queda por hacer en teatro, que no haya hecho ya?
Guillermo: Montar un montón de obras que me gustan…en cuestión de oficios creo que he pasado por todos, no olvidemos que mi escuela es el teatro independiente, así que desde taquillero a actor, pasando por iluminador, escenográfo, acomodador, dramaturgo, descargador de furgonetas, gestor, programador, director, bailarín, cantante, cuentacuentos, figurante en cine y televisión….somos un oficio polisémico.

Ruth: Qué diría Guillermo Heras de Guillermo Heras
Guillermo: Quiso hacer demasiadas cosas.

Destacamos ...

 
Nueva Sección Sub35
dedicada a la promoción de jóvenes compositores y compositoras 

 
Nueva Sección Directorio
dedicada a la promoción de compositores, intérpretes, instituciones y editoriales.