ISSN 2605-2318

Artistas

Marlos Nobre (Compositor) 

Marlos Nobre | La música sigue siendo la única actividad que me interesa profunda y diariamente

28/01/2013

Dicen de él que es una pieza clave de la música brasileña de la segunda mitad del siglo XX, pero habría que añadir que su música repleta de imaginación es una música universal. Numerosos premios y distinciones jalonan la vida de este compositor, entre ellos, el Premio Tomás Luís de Victoria (2005), considerado el Cervantes de la música culta hispanoamericana, entre muchos otros. 

Tal vez es su formación como compositor, pianista y director de orquesta, lo que otorga a Marlos Nobre ese conocimiento tan exhaustivo de la música, o su origen y raíces brasileñas lo que llena de color y matices su música.

Marlos es un hombre sencillo, que disfruta sobre todo con cada nueva obra terminada. Nos comenta que la crisis actual significa sobre todo una crisis no tanto económica sino de valores. Nos habla de sus experiencias y de sus proyectos pioneros en educación, del sonido de los pájaros y del verdadero silencio de la naturaleza que ha sido muchas veces en sus obras fuente de inspiración. 

Y nos dice tajante que no consigue imaginar otra actividad para él que la de ser compositor: “Desde niño así fue y cuando adolescente mis padres buscaban una profesión para mi yo e desesperaba sin tener coraje de decirles que tenía de ser la música…..curioso eso, ¿cierto? Pero la música fue e sigue siendo la única actividad que me interesa profundamente e diariamente.”

Ruth Prieto, para El Compositor Habla, entrevista al compositor Marlos Nobre

Rio de Janeiro, Enero del 2013 

La música sigue siendo la única actividad que me interesa profundamente y diariamente



1. Ruth Prieto: Para empezar: ¿De qué hablan los compositores?

Marlos Nobre: Hablan de sus sueños y pesadillas, de sus experiencias sonoras, sobre todo de su infancia, como en mi caso. Lo que escuché en las calles del Carnaval de Recife, los rítmos afrobrasileños, por ejemplo, me han fascinado desde siempre.

2. Ruth Prieto: ¿Cuál es el principal rasgo de su carácter?

Marlos Nobre: La determinación. Cuando tengo que hacer algo (y en general siempre es urgente) pongo toda mi voluntad en acción y no abandono jamás un proyecto empezado. Voy hasta sus últimas consecuencias.

3. Ruth Prieto: ¿Qué tiene de oficio componer?

Marlos Nobre: El oficio es el fundamento, pero es una herramienta. No hay composición sin ofício profesional pero no hay ofício realmente creador sin lo que llamo el "impulso irresistible de crear". Para mí, ese impulso es lo esencial y determina todo. Pero he trabajado duramente para llegar al control total de los medios necesários para crear una obra.

4. Ruth Prieto: ¿Qué cualidades tiene que tener un compositor?

Marlos Nobre: Creo que cada compositor es un caso diferente. Para mí, la cualidad esencial es la capacidad de oír internamente la música própia y no buscarla en los otros o en los modismos ocasionales. Cada compositor debe tener su jardín personal de reminiscencias que acumula a través de los años, un material bruto que la voluntad del creador transforma después en obras. Y esas obras no son más que el deseo profundo de comunicación con el otro.

5. Ruth Prieto:  ¿Y…defectos?

Marlos Nobre: El mayor defecto es la vanidad, la presunción de ser un ser excepcional, un “genio”.

6. Ruth Prieto: ¿Cuál ha sido la última alegría que le ha dado la música?

Marlos Nobre: Mi más profunda alegría se renueva en cada nueva obra que consigo terminar y que yo reconozco como profundamente mía. La alegría de crear está en el hecho mismo de poder hacerlo. La muerte del compositor no está en la enfermedad física sino en la ausencia del impulso fundamental de sencillamente crear.

7. Ruth Prieto: ¿Y el último disgusto?

Marlos Nobre: Justamente, el último disgusto será cuando ya no pueda componer más. Recuerdo que leía una biografía de Brahms y me quedé profundamente "chocado" cuando al final de su vida, ya no tenía ganas de crear. Eso me parece el momento del disgusto supremo para un creador. Siempre que esté presente el impulso creador, el hombre sobrevive a toda enfermedad física. La enfermedad mental, esa sí, es el supremo disgusto del creador.

8. Ruth Prieto: Con todo esto de la crisis, ¿qué es componer hoy en día?

Marlos Nobre: Creo firmemente, que es justamente en los momentos históricos y personales de crisis que el compositor encuentra una salida personal para desafiar al infortunio. La crisis del mundo actual significa que las gentes se han puesto a buscar lo efímero, como el dinero y las cosas que ese instrumento falso busca como felicidad para el hombre. Acumular fortunas, casas de veraneo, hoteles de lujo, viajes de turismo hueco, todo eso no llena el vacío fundamental del hombre. Solamente la vida del espíritu puede llenar el vacío de una existencia. Justamente es en los momentos de mayor crisis cuando el hombre necesita del alimento del espíritu. Y en la música, más que en ningún otro arte, encontrará la respuesta del destino del hombre.

9. Ruth Prieto: ¿Si no fuera compositor qué le hubiera gustado ser?

Marlos Nobre: Es imposible pensar en esa hipótesis. No consigo imaginar otra actividad para mí. Desde niño así fue, y cuando era adolescente y mis padres buscaban una profesión para mí, yo me desesperaba sin tener coraje para decirles que tenía de ser la música. Afortunadamente gané unos primeros premios de composición a los 19, 20 y 21 años, y logré convencerlos de que no había otra opción para mi vida. No hay opción, sin la música no me gustaría ser nada. Curioso eso, ¿cierto? Pero la música fue y sigue siendo la única actividad que me interesa profunda y diariamente.

10. Ruth Prieto: ¿Cuál ha sido su mayor extravagancia?

Marlos Nobre: Fue cuando me compré un piano de cola Yamaha y otro más de media cola, sin tener la plata suficiente. Tuve entonces que trabajar duro pero la compensación de tener en casa esos instrumentos fue más que recompensadora.

11. Ruth Prieto: ¿Qué aporta la música a la educación?

Marlos Nobre: Yo he creado en Brasil, en los años 1976 el Proyecto Espiral, un proyecto social de enseñanza de instrumentos de cuerdas a los hijos de operarios (trabajadores de la fábricas) en Brasil. Eso ha sido durante la dictadura militar en Brasil, y el proyecto que empezó con hijos de operarios de fábricas en Ceará y Pernambuco (Nordeste de Brasil) con 800 niños se extendió en 3 años a 10 otras regiones llegando a más de 12.000 jóvenes. Curiosamente al mismo tiempo mi querido amigo José Antonio Abreu hacía algo parecido en Venezuela. Luego nos conocimos y yo traje en 1980 la Orquesta Juvenil de Venezuela por primera vez en tournée fuera de su país. Acá en Brasil no he conseguido proseguir, a pesar del éxito de mi proyecto. Pues mi proyecto fue gestionado (un gran error mio!) por el Ministério de Educación y Cultura. Y eso significaba tener que contar con el apoyo político. A pesar del éxito del Proyecto Espiral, con sus orquestas jóvenes de gente muy humilde, el Gobierno militar no quizo apoyarme y tuve que responder a una junta militar para “explicar” mis intenciones. Estuve preso y fuí interrogado por militares que no me dejaban dormir y siempre repetían: “¿Que quiere con ese proyecto? ¿Una revolución social?...".  Y cosas así con algunas variaciones. Felizmente el Ministro de Cultura Ney Braga, que era militar pero un hombre excepcional, supo de mi situación en prisión e intervino. Después me cansé de proseguir, y traté de seguir con mi obra de compositor. Pero esos 3 años de mi proyecto Espiral fue algo maravilloso y llego a fructificar hasta hoy en día que Brasil tiene más de 500 orquestas infantiles, lo que es poco todavía, dado el tamaño del país. Pero puse la semilla: la educación musical y la general es lo único que saca el niño de la calle y le da la esperanza de ser un ciudadano.

12. Ruth Prieto: ¿Qué le da miedo?

Marlos Nobre: Nunca pienso en miedo. Pero como pregunta, yo diría que sería no componer más.

13. Ruth Prieto: ¿Perdió algo por el camino?

Marlos Nobre: Todos perdemos algo siempre en el camino. Pero ahora con la distancia veo que las pérdidas han sido el camino del descubrimiento y la recuperación.

14. Ruth Prieto: ¿Qué es el silencio?

Marlos Nobre: Es uno de los fundamentos más importantes de la música y del hombre. En realidad no existe el silencio absoluto, que nos sería insoportable. Pero hay demasiado ruído en nuestra sociedad actual. Y el silencio se torna ahora más importante para el hombre como jamás lo ha sido. Yo tengo la suerte de vivir en una montaña con 3000 metros de verde, árboles, pájaros, monos, hormigas, ratones, etc. Cuando se hace el silencio de los ruídos del hombre (coches, aviones, televisiones, etc.) empiezo a escuchar entonces del verdadero silencio de la naturaleza, a veces me parece oír el ruído bello y extraño del crecimiento de los árboles. Pero nada puede compararse a los pájaros, una multitud fascinante. En algunas obras mías como en "MOSAICO" para orquesta, he visto después que esos sonidos de los pájaros han sido mi gran inspiración.

15. Ruth Prieto: Liberté, egalité, fraternité ... ¿Añadiría algo?

Marlos Nobre: Y respecto por el prójimo, el respecto por la diversidad. Es muy bonito esas cosas de "liberté, egalité, fraternité" en una Europa donde un hombre o una mujer negra son vistos con desprecio, un hombre o una mujer de origen claramente indígena (sobre todo si es latinoamericana) es vista con asco, no solo físico pero sobre todo intelectual. 
En un Congreso internacional en el que he participado en Stuttgart, yo me puse furioso, una fiera, pues uno de los europeos presente dijo que toda la música que venía de América Latina era de “entretenimento” (música de cabareth, música ligera). Y en eso incluían a Villa-Lobos, Chávez, Revueltas y Ginastera. Mi reacción fue tan brutal como ellos la merecían. Al final se pusieron a pedir disculpas. 
Pero el hecho es concreto: en general las grandes organizaciones musicales, tipo las grandes Orquestas Europeas, tienes un desprecio fundamental por la creación latinoamericana. Para ellos no somos capaces de crear la “gran música” que piensan que es exclusividad suya. Eso es real, no una ficción. Y tontos, idiotas, imbéciles como somos nosotros latinoamericanos en general, sobre todo nuestras Orquestas, siguen haciendo el papel de colonizados eternos, de macaquitos, de subserviente. Todo lo que hacen en América Latina en nuestras orquestas son los Festivales Beethoven, Mahler ,hasta el insoportable Bruckner, pero siempre y siempre, siglo tras siglo, año tras año, las obras europeas “consagradas” y las no necesariamente consagradas. Es europeo (¿y ahora norteamericano?): entonces es bueno para “nosotros”. Las orquestas latinoamericanas tienen un repertorio que excluye los grandes compositores latinoamerianos. Ni Chavez, Villa-Lobos, Revueltas, Ginastera son parte del repertorio, a veces excepciones en función de alguna fecha especial de aniversario de nacimiento o de muerte. Las nuevas generaciones continúan a componer y a luchar o diría tal vez, a sufrir para tener primero el reconocimiento europeo o norteamericano, y después si tiene un poco de suerte ser tocado en su país. Vivimos entonces en el más claro colonialismo cultural. Nuestros críticos y musicólogos no tienen coraje de admitir el éxito de una obra si primero esa obra no conquista la aprobación europea. Es una verguenza para todos.

16. Ruth Prieto: Tiene una idea de lo que puede ser la felicidad «musical»

Marlos Nobre: Si, la tengo muy clara: la felicidad musical es cuando creamos como compositores la obra idealizada en nuestra mente y la escuchamos realizada por un intérprete que la entienda técnica y estructuralmente.

17. Ruth Prieto: ¿A quién rescataría del pasado?

Marlos Nobre: Monteverdi, sin duda alguna.

18. Ruth Prieto: ¿Qué tiene el presente de interesante?

Marlos Nobre: La diversidad.

19. Ruth Prieto: ¿Qué espera del futuro?

Marlos Nobre: Yo espero del presente. Eso ya es muy complicado y dejo el futuro para los futuros compositores, esperando que la creación musical expresión del indivíduo permanezca en el mundo próximo.

20. Ruth Prieto: Podría definir ¿contemporáneo?

Marlos Nobre: Siempre he pensado que “contemporáneo” no es un estilo, sino una mezcla de todo. Yo soy contemporáneo porque vivo en esos tiempos y para mí no existe una música “contemporánea”, pues ya hemos visto y sufrido con ese pequeño jueguito de “ismos”. Lo serial ya fue contemporáneo, el aleatório idem, la música espectral (al final ¿qué es eso de “espectral”?).  Todos sabemos que tipo de “música” es llamada sí, pero “espectro” me recuerda difuntos, muertos salidos del cementerio… más y más ismos. Para mí, contemporáneo es todo el sonido de nuestra época, incluyendo con fuerza las músicas populares sobre todo de América Latina. Todos tenemos “miedo” de afirmar eso, con recelo que nos llamen de “nacionalistas”. Eso es más un jueguito de la pseudo intelectualidad europea: cualquier rítmo fuerte es mirado con desprecio, pues es poco recomendable según ellos, encontrar placer en la música. Lo contemporáneo para mí está en la masa de sonidos que disponemos hoy en la escucha de todo, de todas las masas sonoras que viven en nuestro pobre Planeta.

21. Ruth Prieto: ¿Podría decirme cómo es su música?

Marlos Nobre: Mi música no la puedo ni deseo definir. Pero sí hay algo que ella es, seguramente es el resultado de las sonoridades que he acumulado desde niño hasta hoy. Pero sobre todo como niño. Yo danzaba el Maracatú (una fuerte danza de los negros esclavos en Pernambuco que subsiste hasta hoy); el Frevo (una danza de la calle con percusiones y metales), los Caboclinhos (danzas misteriosas de los niños indígenas), los murmullos de los árboles, pájaros, los cantares de mi madre, después todo lo que he escuchado de música, con gran predilección por Stravinsky, Villa-Lobos, Ernesto Nazareth, Prokofiev, Bartok, Dutilleux, Lutoslawsky, la música del jazz, la música popular de Cuba, y mucho más. 
Si mi música es algo, es una especie de reflejo de todo eso, trabajado de manera misteriosa en mi cabeza, sin necesariamente una intención directa e intervención de mi volutad. Yo soy músico instintivamente y hago música instintivamente y al mismo tiempo concientemente.

22. Ruth Prieto: ¿Qué consejo le daría a un joven que quiere ser compositor?

Marlos Nobre: Que oiga todo, que no tenga prejuicio estético, que no escuche a nadie que critique su estilo, que crea en sí mismo. Después de todo eso que trate de adquirir con trabajo duro, la técnica necesaria para poner en el papel sus ideas y que crea en sí mismo, por encima de todo.

23. Ruth Prieto: ¿Qué le hace reír?

Marlos Nobre: La felicidad de los niños, sobre todo de mi hija cuando nació y cuando tenía entre 2 a 5 años. Jamás he reído con más gusto que cuando escuchaba sus cositas de niña feliz.

24. Ruth Prieto: ¿Qué le hace llorar

Marlos Nobre: La estupidez humana, la violencia y la intolerancia racial, política y económica.

25. Ruth Prieto: ¿A qué compositor invitaría a comer a casa?

Marlos Nobre: A Tomás Marco, un querido amigo.

26. Ruth Prieto: ¿Con cuál se sentaría a charlar horas y horas?

Marlos Nobre: Alberto Ginastera.

27. Ruth Prieto: ¿Tiene usted “compositor de cabecera” ? 

Marlos Nobre: No lo tengo ahora, pero lo he tenido en fases anteriores: Ernesto Nazareth, el verdadero creador de la música Brasileña, de quien he comprado toda la obra (casi toda para piano), sus tangos, valsas y maxixes.

28. Ruth Prieto: Alguna manía a la hora de componer….

Marlos Nobre: Si. Yo compongo siempre a mano, y mi manía son mis lápices que tienen que ser siempre los mismos: hacen un ruído especial cuando escribo, un “rasgueo” en el papel que no consigo explicar, me estimula a escribir. Otra manía son los papeles especiales que utilizo, siempre los mismos: nunca me faltan pues hago centenas de cópias para tenerlos siempre. ¿Otra cosa? Detesto la computadora para la música.

29. Ruth Prieto: Un libro indispensable…

Marlos Nobre: "Jean Cristophe" de Romain Rolland, un bello libro que leí muy joven y me puso los pelos de punta.

30. Ruth Prieto: Una película…

Marlos Nobre: "Le bleu en herbe", una película francesa que he visto cuando era adolescente y que jamás he olvidado, y fue importante para ese difícil período de mi transformación. Pero también “Kuarup” de Antonio Callado un libro fundamental para mí.

31. Ruth Prieto: Una canción que le arregle un mal día…

Marlos Nobre: Imposible. Un mal día lo arreglo con una "botelha de cachaça” un aguardente puro de Brasil.

32. Ruth Prieto: Un personaje del teatro imprescindible…

Marlos Nobre: Hamlet.

33. Ruth Prieto: ¿Qué piensa de la política? 

Marlos Nobre: Tengo la peor opinión posible, dicen que es un “mal necesario” pero prefiero no emitir aquí la palabra exacta que me viene a la mente.

34. Ruth Prieto: ¿Tiene algún sueño recurrente?

Marlos Nobre: Volar. Es un sueño maravilloso y realmente recurrente.

35. Ruth Prieto: Tres obras maestras de la historia de la música

Marlos Nobre: La Misa en si menor de Bach; Don Giovani de Mozart; Variaciones Concertantes de Alberto Ginastera.

36. Ruth Prieto: ¿Qué le queda de hacer en música, que no hay hecho todavía?

Marlos Nobre: Mira, cada vez que me pongo a componer una nueva obra descubro con placer que todavía encuentro algo que decir, siempre. Y hoy en día eso viene junto con un indescriptible placer de terminar la obra exactamente como la había imaginado. ¿Eso no es de maravilla?

37. Ruth Prieto: ¿Cuál es su pasatiempo favorito?

Marlos Nobre: Pescar en el océano, en el mar.

38. Ruth Prieto: ¿Cuál considera que es su estado actual de ánimo?

Marlos Nobre: Mira, recién tuve un accidente en el palco de un Teatro, me rompí la muñeca. Una operación inmediata con un médico maravilloso me dejó 2 meses con escayola. Luego después fisioterapia 3 veces por semana, 2 horas de duración cada vez. Eso durante 8 meses. Hubo momentos en que me parecía imposible la recuperación. Ahora gracias a mi médico y mi fisioterapeuta estoy practicamente curado. ¿Sabe la mayor alegría que me dió un nuevo ánimo? Cuanto me senté al piano y pude tocar, sin problemas con las dos manos. Yo tocaba los acordes desde arriba con una alegría infantil. Mi mujer preocupada me pedía que parara, temía otro accidente. Pero yo recuperé la confianza. Después de eso mi estado de ánimo es siempre de lo más elevado pues tengo mi mano de vuelta. Aprendí cosas esenciales, lo mejor de todo es que uno sabe definitivamente que “podría ser peor”. Actualmente tengo un inmenso placer en poder volver a tocar.

39. Ruth Prieto: ¿Tiene usted algún lema?

Marlos Nobre: Tengo, sí, pero no lo voy a revelar…. 

40. Ruth Prieto: ¿Cuáles son sus raíces musicales reales o imaginarias?

Marlos Nobre: Mis raíces musicales son fundamentalmente las que he oído en mi infancia, fascinado con lo que escuché y he danzado en las calles de Recife durante los días del Carnaval. Yo nací y viví mis diez primeros años en la Calle São João en Recife, donde obligatoriamente pasaban las manifestaciones del Carnaval de Recife: los Maracatus, los Frevos, los Caboclinhos, las Cirandas. Era todo aquello un mundo absolutamente mágico, fascinante, impresionante. Yo no escuchaba solamente, sino que salía a la calle y bailaba todos los 3 días del Carnaval. 
Esos ritmos de los grandes tambores del Maracatu que son continuamente sincopados, con acentos alucinantes; los metales del Frevo (la palabra viene de "hervir", con aquella música la sangre "hierve" literalmente...); los piccolos agudísimos y las percusiones agudas; los cantos nostálgicos de las "Cirandas". Eso fue el mundo mágico-sonoro que he acumulado en mi jardín particular de reminiscencias e impresiones. Un mundo sonoro real poblado de la rítmica afro-brasileña más pura que todavía continúa existiendo en Recife. 
Entonces, lo real y lo imaginario se funden, se mezclan de forma impresionante en mis memorias.
Por esa razón jamás he comprendido y jamás pude seguir los dictámenes de cosas como el dodecafonismo, el serialismo de los años 60 cuando estaba en mi adolescencia. Y ni siquiera después en los años 1964/65 cuando estuve estudiando con Ginastera en Buenos Aires. He absorbido las técnicas y las he trabajado, como después todas las demás técnicas. 
Pero creo que le creación no es cosa del intelecto puro, sino de la imaginación, del imaginario puro sometido al control de la técnica. Hoy en día me intereso por todo lo que pasa con los jóvenes, veo con interés por ejemplo la del "espectral" pero siempre les advierto a esos jóvenes que el cerebro humano es todavía una máquina mucho más poderosa y capaz de las más complejas operaciones mentales que la más desarrollada computadora. 
Me da un poco de preocupación ver a los jóvenes por acá completamente seducidos por lo que pueden hacer con sus computadoras. Me preocupa porque con eso reducen la capacidad de sus cerebros de crear por sí mismos las más complejas asociaciones sonoras y estructuras. Pero...  eso es la moda, es "fashion" y por allí van los muchachos, encantados con sus maquinas.

41. Ruth Prieto: ¿Qué diría Marlos Nobre de Marlos Nobre?

Marlos Nobre: Complicado… jamás he pensado en eso, pues no tengo el costumbre de mirar hacia mí. Pero diría que es um compositor de música, sencillamente eso, y no podría ser otra cosa en ese mundo de Diós. 

                                                     Marlos Nobre, Rio de Janeiro, Brasil, Enero del 2013


Destacamos ...

 
Nueva Sección Sub35
dedicada a la promoción de jóvenes compositores y compositoras 

 
Nueva Sección Directorio
dedicada a la promoción de compositores, intérpretes, instituciones y editoriales.