Entrevistas

Entrevista con Fabio Álvarez


25/02/2019

El año pasado se publicó en Orpheus Classical su primer CD: «Musical Zodiac», dedicado al compositor americano George Crumb (1929) que incluye los ciclos Makrokosmos Volúmenes I & II. Hemos hablado con él y esto es lo que nos ha contado.


1. Ruth Prieto: Acaba de publicarse el año pasado en Orpheus Classical su primer CD: «Musical Zodiac». ¿Qué puede comentarnos de este trabajo? 

Fabio Álvarez: Musical Zodiac es un CD dedicado al compositor americano George Crumb (1929) que incluye uno de los ciclos más completos e influyentes de los nuevos recursos técnicos del piano de finales del siglo XX: Makrokosmos Vol. I & II.
Ambos volúmenes subtitulados “Doce piezas de fantasía después del zodiaco para piano amplificado”. Veinticuatro piezas que constituyen una exploración masiva y detallada de las posibilidades sonoras del piano, creando una virtuosa síntesis entre el pianismo convencional (teclado) y el no convencional (dentro del piano), incluyendo al pianista mediante susurros, silbidos, cantos o gritos.
Cada volumen está divido en tres partes, divididas a su vez en cuatro piezas que deben ser interpretadas sin interrupción. Crumb diseñó la cuarta pieza de cada parte con la forma de un símbolo en relación a la composición. En el primer Volumen: Crucifixus en cruz, The Magic Circle of Infinity en círculo y Spiral Galaxy en espiral.
 
"Cada pieza tiene asignado un signo de zodiaco como reflejo de su preocupación por el tiempo y el espacio"
 






































































2. R.P.:
Este CD es su primer trabajo discográfico. ¿Por qué escogió estas obras de George Crumb como su primer trabajo discográfico? 

Fabio Álvarez: Quería que mi primer trabajo discográfico fuera diferente, atrevido, arriesgado y con piezas con las que me sintiera identificado y que mostraran mi personalidad como artista.
Conocí estas piezas de la mano del pianista Ricardo Descalzo cuando comencé mi especialización en piano contemporáneo durante mis estudios en Musikene, Conservatorio Superior del País Vasco. Según el maestro, encajaban con mi personalidad.
Durante mis estudios de Master en Manhattan School of Music continué trabajando las piezas y continué mi especialización con Anthony De Mare.
Desde entonces, siempre como broche final de mis recitales tocaba algunas piezas de Makrokosmos. Al hablar con el público tras los conciertos, siempre recalcaban la interpretación de las piezas y me sorprendía que para la gran mayoría era un gran descubrimiento. No nos olvidemos que son piezas compuestas hace casi 47 años (1972/73).
Cuando tuve que tomar una decisión sobre qué repertorio grabar, la decisión se había tomado sola.
 
3. R.P.: ¿Cómo fue el trabajo de preparación y grabación?, porque sé que viajo usted dos veces  a los Estados Unidos para visitar y trabajar con Crumb. 
Fabio Álvarez: Actualmente resido en Nueva York desde hace casi cuatro años. Tuve la inmensa suerte de poder contactar con el compositor y de que además este se interesa por este proyecto y poder trabajar personalmente con él el repertorio. El propio G. Crumb me invitó a su casa así que me desplacé desde Nueva York hasta Media, Pennsylvania. Realicé un video documental de mis encuentros con él que puede verse en el siguiente video:

 

 
El trabajo de preparación podría dividirse en dos. El trabajo personal y el trabajo con el compositor.
Por una parte, el trabajo personal de montaje de todas las obras. Las piezas de Makrokosmos son piezas llenas de detalles. Crumb especifica exactamente lo que quiere. Un trabajo basado en encontrar el sonido adecuado de todos los esos pequeños detalles tanto a nivel de notas como en todo lo referente a técnicas extendidas, voz y silbidos.
Por otra parte, el trabajo con el compositor que fue muy gratificante. Tener al compositor contigo para que puedas preguntarle todo aquello que quieras es absolutamente genial, especialmente cuando te encuentras con una personalidad tan generosa como la de G. Crumb. Basé el trabajo en resolver dudas pero sobre todo en definir que tipo de sonidos buscaba: articulación de las palabras, utilización de objetos, silbidos y también de tempos.
 
4. R.P.: El cd reúne dos obras emblemáticas del siglo XX del compositor norteamericano Makrokosmos I & II. ¿Qué opina usted de la música de George Crumb en general y de estas dos obras en particular? 

Fabio Álvarez: Siempre me gustó la definición de Crumb sobre la música: “un sistema de proporciones al servicio de un impulso espiritual”.
Digamos que las piezas de Crumb tienen un punto teatral. No se trata de hacer sólo lo que está escrito en la partitura y esperar que el piano haga todo. El pianista se convierte en un elemento tan importante como el propio piano, y las piezas deben ser interpretadas con mucha convicción, fuerza y pasión.
Hablo de piezas como el The Phantom Gondolier en la que intento ponerme en la piel de un ser malvado y demoníaco. El propio compositor indica en la partitura “Eerily, with a sense of malignant evil” (Misteriosamente, con un sentido de mal maligno); o como el caso de Tora! Tora! Tora! (Cadenza Apocalittica) una pieza que representa la violencia, y el caos con una explosión en forma de cascada de notas que acaba en gritos de “Tora! Tora! Tora!” (código japonés - "¡Tigre! ¡Tigre! ¡Tigre!" - para el ataque a Pearl Harbor.)
 
5. R.P.: ¿Cuáles son las señas de identidad de la música de George Crumb? 
 
Fabio Álvarez: La música de Crumb es una música llena misticismo, simbolismo, oscuridad, nostalgia, el problema del origen de lo malvado, y como él mismo dice: de las “propiedades mágicas” de la música.
Crumb es un gran admirador de la cultura española, especialmente de la poesía de Federico García Lorca (la cual incluye en algunas de sus piezas vocales como Ancient Voices of Children). Durante la entrevista le pregunté que al igual que Lorca ensalza aquellos aspectos oscuros de la vida como la muerte o la guerra, si ocurría lo mismo con sus piezas del Makrokomos, a lo que me respondió que sí.
 
6. R.P.: A parte de estas obras, ¿qué presencia tiene la música de los siglos XX y XXI en sus conciertos? 

Fabio Álvarez: Casi nunca interpreto un recital en el que no se incluya música de los siglos XX ó XXI.
Lo que me parece más fascinante es estrenar piezas de compositores. En una entrevista, el fundador del Kronos Quartet, David Harrington dijo algo con lo que me sentí muy identificado:

“Tuve la suerte de estar involucrado con un compositor que estaba escribiendo una nueva pieza… ensayamos con el compositor mientras la pieza se creaba… realmente influenciamos la pieza… cuando entré al escenario sentí que tenía un hermoso secreto y que ahora podría compartirlo con el público… así me volví adicto a esa experiencia de estar involucrado en algo que nunca nadie había escuchado antes”.
 
7. R.P.: ¿Incluyen las orquestas y programadores a la música contemporánea en sus conciertos y programaciones suficientemente? ¿por qué sigue habiendo a veces ese miedo a “la contemporánea? 

Fabio Álvarez: La respuesta es un rotundo no. Opino que las orquestas y programadores no incluyen suficientemente música contemporánea.
Por una parte, opino que el público, los programadores e incluso a veces los músicos tienen la idea errónea de que toda la música contemporánea es “igual” y “rara” (entendiendo por rara una sonoridad de dodecafonismo shoengberiana). El repertorio contemporáneo es tan vasto y tan variado: espectralismo, neotonalismo, música electrónica, minimalista… Y a su vez, como en el resto de estilos, cada compositor es un universo. Es una visión de la música contemporánea tan famosa como errónea.
Además, otro error muy común por parte de los programadores es el pensar “el público de nuestra sala no está habituado a este repertorio”, como dejando en manos de otras personas el hecho de que eso vaya a cambiar y dando por hecho (sin conocer el repertorio a interpretar) de que no va a gustar.
Durante mi gira de presentación de Musical Zodiac, me invitaron a un instituto de alumnos de entre 12 y 18 años para dar una charla sobre motivación y además interpretar algunas piezas. En lugar de tocar repertorio convencional, decidí interpretar piezas del CD aún sabiendo que quizá podría obtener una respuesta difícil. Qué grata sorpresa me llevé al ver su fascinación tras ver las posibilidades que un piano ofrece más allá del teclado.
Por otra parte, opino que hay un error en la formación que los músicos recibimos. En caso del piano ¿por qué dividimos nuestros estudios en repertorio “convencional” y repertorio contemporáneo? ¿Acaso tenemos un profesor para música barroca y otro para música española? No, entonces, ¿por qué dejamos la música contemporánea como una optativa o una especialización? La música contemporánea debería incluirse dentro del repertorio ya desde que somos jóvenes, y además fomentar la relación entre intérpretes y compositores vivos.
 
8. R.P.: En su opinión, ¿qué aporta la música of Crumb a la escena musical contemporánea? 

Fabio Álvarez: Henry Cowell ya usó técnicas extendidas y John Cage ya introdujo objetos entre las cuerdas.
Opino que Crumb hace una síntesis del empleo de técnicas extendidas y el uso de objetos llevando estos dos aspectos hasta el límite explotando todos los tonos de color pianísticos imaginables. A diferencia del piano preparado de John Cage, Crumb no prepara el piano, todos los objetos se introducen y se sacan durante la interpretación de cada pieza.
Pero si en un aspecto Crumb aportó y aporta a la escena musical contemporánea es por su fusión de entre instrumento e instrumentista, en ver al instrumentista como un elemento más dentro de la música y usarlo para cantar, silbar, percutir, susurrar o gritar.
 
9. R.P.: ¿En qué momento personal como artista y como pianista se encuentra? 

Fabio Álvarez: Los años después de terminar los estudios son cruciales para todos los artistas ya que uno debe empezar a asentarse y mostrarse al mundo.
Hace apenas dos años que me gradué de mis estudios de Master y fueron dos años de decisiones importantes.
La primera fue este debut discográfico, y la segunda el escoger una ciudad donde asentarme y donde pueda seguir creciendo como músico. Por ello decidí seguir en Nueva York y conseguir una Visa de Artista. Además, tuve la suerte de poder debutar en Carnegie Hall el pasado julio.
Ahora mismo me encuentro en un momento en el que busco unir mis dos principales pasiones: el trabajo personal con compositores y estrenar sus obras y además seguir aumentando mi repertorio convencional y contemporáneo. Para ello intento programar piezas de ambos estilos bajo una misma temática.
 
10. R.P.: ¿Por qué nos recomendaría este CD? 

Fabio Álvarez: Pienso que pocos debuts discográficos son con un repertorio tan arriesgado. He intentado realizar una grabación llena de fuerza, pasión y misterio.
El libreto del CD además incluye una entrevista en exclusiva para este proyecto.
Si alguien no conoce la obra de Crumb, este CD le resultará nuevo y excitante, un auténtico descubrimiento y si ya conoce la obra, espero que disfruten de este proyecto.



Más información en la web del pianista Fabio Álvarez

Más información en la web de Orpheus Classical


 

Fabio Álvarez, piano
 
Descrito por George Crumb como un pianista con excelente técnica y visión artística, el pianista español Fabio Álvarez combina musicalidad, gran temperamento y talento para la comunicación en sus interpretaciones mostrando su pasión por la música a través de sus conciertos comentados, su participación en conciertos benéficos y su contribución a entidades sociales que usan el arte para ayudar a la gente.
Tras su debut en Carnegie Hall el pasado julio, Fabio Álvarez presenta su CD Musical Zodiac con el sello discográfico Orpheus Classical con piezas del galardonado compositor americano George Crumb con el que trabajó personalmente para este proyecto.
Tras haber recibido el mecenazgo de tres fundaciones (Cum Laude, Gondra Barandiarán y FIDAH) y más de 60 patrones privados el pianista obtuvo su Master of Music bajo la tutela del reconocido pianista y pedagogo Phillip Kawin en la prestigiosa Manhattan School of Music de Nueva York.
Desde haber estudiado con el pianista francés Emmanuel Ferrer-Lalöe en Musikene, Conservatorio Superior de Música del País Vasco, recientes compromisos le han llevado por Francia, Portugal, España y Estados Unidos  actuando en varias salas como solista y solista con orquesta, incluyendo: Carnegie Hall (Nueva York, EE.UU), Greenfield Hall (Nueva York, EE.UU), Teatro Campos Elíseos de Bilbao (Bilbao, España), Orfeón Donostiarra (Donostia, España) o Le Prieuré du Mesnil Saint Martin (Aquitania, Francia).
Fabio se ha especializado en diferentes campos como la música contemporánea con Ricardo Descalzo y Anthony De Mare, acompañamiento vocal con Maciej Pikulski y Raymond Beegle, música de cámara Irini Gaitani y Gabriel Loidi y órgano con Dr.
Katherine Meloan, promoviendo y estrenando piezas para piano sólo y música de cámara de compositores actuales.
Ha recibido consejos de maestros de la talla de Ivo Pogorelich, Imre Rohmann, Josep Colom, Eldar Nebolsin, Ricardo Requejo, Jose Ramón Mendez, Julian Martin, Robert McDonald, James Giles, Nino Kereselidze, Gustavo Díaz Jerez, Mariana Gurkova, Jean-Philippe Guillo, Aurélie Forre, María Jesús Crespo, Maria Teresa Perez y Alexander Kandelaki.
Fabio reside en Nueva York donde combina su actividad como docente, Director Musical con giras conciertos y master class.

Entrevista patrocinada
 
Sistema RSS
© 2019 ElCompositorHabla.com
Todos los derechos reservados
Aviso legal y política de privacidad
Créditos