Entrevistas

«La soprano que compone»


31/10/2021

Una entrevista de Miriam Mendiola para El Compositor Habla


El pasado 8 de octubre de 2021, la soprano Sarah Defrise presentaba en la conocida sala de conciertos Flagey de Bruselas su disco For Cathy, un CD compuesto por piezas contemporáneas para voz a capella de maestros como Berio, Pousseur, Cage, Bussotti y, por supuesto, Berberian. Sarah Defrise rinde así tributo a Cathy Berberian, mezzosoprano y compositora que revolucionó la música vocal del siglo XX. Para ello, Defrise se lanza a componer, como en su día lo hiciera la propia Cathy, estrenando así una nueva faceta como artista.
 
«...como intérprete hay que ser creativo, y eso siempre me ha interesado: encontrar la creatividad en la interpretación»






 
1. Miriam Mendiola: ¿Cómo surge la idea de componer Entretien, piece for Cathy’s voice and electronics?
 
Sarah Defrise: La idea surge simplemente porque Cathy lo hizo. Ella era cantante y se puso a componer de una manera ligera, sin tomárselo muy en serio. Así que se me ocurrió que, si realmente quería hacer un homenaje completo, tenía que intentarlo. Ella ha sido un modelo en múltiples aspectos de mi profesión. Así que me dije a mí misma “inténtalo, diviértete”. Ella lo hizo como una broma, así compuso su Stripsody. Aparte de esta obra, compuso muy poco más.
 
La verdad es que me considero alguien extremadamente creativo, necesito producir obras: escribo libros, obras de teatro, dibujo… Necesito producir mucho y eso me hace feliz. Sin embargo, la composición, crear música, curiosamente, jamás me había interesado. Es cierto que compuse la música para una obra de teatro hace mucho tiempo y, aunque disfruté, jamás me atrajo realmente. No era esa la disciplina que me atraía para ser creativa. Por supuesto, como intérprete hay que ser creativo, y eso siempre me ha interesado: encontrar la creatividad en la interpretación. Pero no el hecho de producir una obra. Así que esta pieza la abordé como un intento de algo divertido y lo ha sido absolutamente. Ahora me planteo continuar, ahora tengo ideas y ganas, pero ya veremos… También soy consciente de que no he estudiado composición, aunque mi oído armónico está bien desarrollado gracias a mis estudios de piano. Lo más difícil es encontrar el tiempo que ello requiere.
 
2. M.M.: ¿Cuánto tiempo tardaste en componer esta pieza?
 
Sarah Defrise: Entretien ha necesitado horas y horas de trabajo, aunque he tenido que hacerla bastante rápido ya que For Cathy ha sido un disco que decidí hacer en el último momento. En realidad tenía que grabar el segundo volumen de las melodías de Joseph Jongen, pero el pianista, Craig White, que vive en Gran Bretaña, no pudo venir. Así que me vi allí, con la sala de Flagey reservada durante cuatro días y un ingeniero de sonido tres semanas antes de la fecha. Con tan poco tiempo, tuve la idea de tomar como punto de partida la entrevista que Cathy Berberian concedió a la radio francesa, pero no sabía exactamente lo que iba a hacer durante esos días de grabación en estudio. Diez días antes empecé a transcribir el texto, a seleccionar los fragmentos que iba a utilizar. Pensaba llegar a las sesiones de grabación con una partitura escrita, pero no tenía tiempo suficiente. Así descubrí que lo que me interesaba era cómo trabajar con algo que era una mezcla entre algo previsto y algo no previsto. Lo que no es nada nuevo, porque mucha gente lo ha hecho antes que yo, pero me gusta esa idea, me gusta lo que aporta, Así se me ocurrió doblar toda la entrevista. Mientras la escuchaba en mis cascos, yo repetía lo que ella decía. También pedí a otras personas de mi entorno que me prestaran su voz y hacer diversos sonidos para tener material abundante y después de eso, la mayor parte del trabajo la realicé sentada frente a mi ordenador. 
 
3. M.M.: Háblanos un poco de la música que compusiste para esa obra de teatro...
 
Sarah Defrise: Fue hace mucho tiempo, unos 10 años. Era una obra para teatro de marionetas llamada Tintagiles, de Maurice Maeterlinck, para la que compuse la música de escena. Y la verdad es que me gustó. Fue algo completamente diferente, tonal, en el estilo de las bandas sonoras. Eran varias piezas: para tres voces a capella, otra pieza para batería, otra para piano y otra para pequeño ensemble. El resultado fue muy satisfactorio y lo recuerdo como una experiencia estupenda.
 
También, durante mi espectáculo One-woman show, compongo una pieza interactuando con el público asistente, lo cual está basado evidentemente en la improvisación. Esto es algo en lo que me gustaría trabajar mucho más. Cómo trabajar con grupos de gente, que no tienen por qué ser músicos, para crear materia sonora y luego jugar con esa materia. Tengo algunas ideas también para componer piezas vocales, para mi voz, y para estas melodías si me gustaría sentarme y escribir de una manera más clásica.
 
Pero mi composición para el disco de Cathy me ha hecho descubrir algo al trabajar con los medios electrónicos, la improvisación y la materia sonora. Ha sido como hacer una escultura, una escultura sonora. Pero, insisto, siempre sin pretensiones. Ayer mismo lo escuché de nuevo y se percibe que lo hago de una manera ligera, sin darle muchas vueltas. Es humorístico, un momento más relajado en comparación con el resto del disco, que podríamos catalogar de más serio. Excepto Stripsody de Cathy, evidentemente.

 
4. M.M.: Además has estado muy presente en el proceso de composición de tu rol, The Girl,  en la ópera Sleepless de Peter Eötvös y, aunque menos, también en Is this the end? de Jean-Luc Fafchamps.
 
Sarah Defrise: Sí, pero de maneras muy diferentes. Con Jean-Luc Fafchamps ha sido más un proceso en el que él me enviaba fragmentos y yo hablaba de los límites de la voz, qué cosas eran posibles y qué cosas no, pero él tenía una idea clara de lo que quería hacer y lo tenía todo escrito cuando yo llegué a los ensayos. Pero sí que me sentí parte de ese proceso de creación con su música, que es muy emotiva y me conmueve enormemente.  
 
Con Peter Eötvös ha sido una relación más estrecha en la escritura. Incluso hablamos mucho sobre el texto. La primera sesión de trabajo me grabó sólo diciendo el texto, recitando. Me envió el libreto y yo le hablaba de cómo veía mi personaje. Tuvimos unos tres o cuatro intercambios en los que reflexionamos juntos sobre cómo hacer llegar musicalmente ciertas ideas de dramaturgia, cómo utilizar la voz para ello. Y fue realmente muy enriquecedor.
 
5. M.M.: ¿Y esto ha tenido alguna influencia en tu pieza Entretien?
 
Sarah Defrise: Todos los proyectos que he hecho en estos últimos años me dan libertad y me empujan a intentar constantemente cosas nuevas. Tengo ganas de sentirme libre, de divertirme, lo cual me ayuda a algo esencial en este oficio: mantener el interés. Además, necesito constantemente cosas nuevas, nuevos estímulos. Me gusta la idea de explorar territorios que no conozco.
«Así que diría que lo que tienen en común las óperas contemporáneas que hago y mi composición Entretien es que me siento cada vez mejor con la artista que soy y que quiero explorar todo lo que hay artístico en mí»






 
6. M.M.: Entonces, ¿la interpretación y la composición están, al menos en este momento, interconectados para tí?
 
Sarah Defrise: Sí, porque, por el momento, solo tengo ideas de composición para mí misma. Quizás sea eso lo que diferencia a un verdadero compositor y un “falso compositor”. Los verdaderos compositores escriben para los demás. Hay varios intérpretes-compositores, como Fabian Fiorini, que es autor compositor, y sin embargo no conozco cantantes que lo hagan. A mí me parece estupendo componer para uno mismo.
 
También hay otra dificultad: la crítica. Me parece que hay que ser muy audaz para decirle a alguien “escribo música y me gustaría que tú la interpretases”. Aunque debo decir que ahora mismo existe un proyecto de encargo de un dúo para piano, aunque aún no hay nada cerrado. Pero lo que me gustaría hacer no es directamente escribir sino, como lo que Cage hacía, tener unas instrucciones de base y que sean los intérpretes los que construyan la pieza en el momento.
 
7. M.M.: ¿Y qué nos puedes contar de ese dúo para piano?
 
Sarah Defrise: Puedo decir que es un dúo para dos pianistas y un piano, pero no es una pieza a cuatro manos. Y si finalmente se puede realizar el concierto para el que está destinada, me la encargarán y daré más detalles, pero de momento, no puedo decir nada más,
      
8. M.M.: Si tuvieras toda la libertad, medios y posibilidades, ¿qué te gustaría componer?
 
Sarah Defrise: El gran proyecto que tengo en la cabeza es un ciclo de melodías para mí, es decir, voz solista, piano, orquesta de cámara, instrumentos electrónicos y probablemente coro, pero coro amateur, en el sentido de gente que no son coristas ni cantantes, solo gente que presta su voz. El ensamble vocal lo utilizaría para crear la pista electrónica. Lo que me inspira para esta composición es un tema literario y filosófico. Y es que creo que vivimos en una época muy mística, que tiene muy en cuenta lo sagrado, la religión, la fe, y se habla mucho de la naturaleza desde una óptica religiosa. En cuanto a esto, tengo un proyecto de CD, aunque no sé si se podrá llevar a cabo. Consiste en grabar los Brentano Lieder de Strauss, que se escribieron basándose en los poemas de Brentano, un gran místico que hablaban enormemente de la naturaleza en sus poemas, y a mí me gustaría llevarle un poco la contraría y expresar que podemos hablar de la naturaleza de manera humana y terrestre, que podemos estar conectados a las estrellas, pero esa conexión puede seguir siendo científica, por ejemplo. Es algo como que no necesitamos a Dios para sentir la verticalidad. Por eso hablo por primera vez de composición, porque me gustaría que todo se originase a partir del texto. Para mí, la verdadera composición para canto parte del texto.
 
En cuanto a este proyecto, lo que nació primero fue esa gran idea temática de naturaleza, de cielo y tierra. Después vienen ideas sonoras, pero muy vagas, como elegir los colores básicos para un cuadro. Pero ya tengo ideas de sonoridades y de cómo quiero trabajar, incluso ciertos aspectos precisos, pero la parte que va a permitirme hacer realmente la pieza con todos los materiales será el texto y con él escribir, quizás, solo la línea musical de canto. Pero como soy pianista, también me gusta enseguida trabajar con los colores armónicos, pero eso lo descubriré más adelante, lo que sí sé es que tomaré como punto de partida el texto. Es un proyecto megalómano. Yo soy alguien que vive con mil ideas al día. Algunas viven y otras se quedan en el camino, y no hay nada malo en ello. La primera vez que tuve la idea de mi espectáculo One-woman show fue hace 15 años, incluso empecé a tomar notas, y después empecé a hacer otras cosas y ese proyecto quedó un poco olvidado. Diez años después lo retomé y la segunda vez se hizo mucho más concreta, pero creo que es todo un proceso y que todas las ideas que tengo, aunque no todas se lleven a cabo, aportan. Pero también creo que hay que dejar que la vida nos aporte ocasiones y no sería inteligente lanzarme en un proyecto así sin tener antes un acuerdo con una discográfica o una orquesta, así que sé que no me embarcaré en esa composición sin tener una meta, un objetivo. Cuando tengo la motivación de la meta, puedo trabajar como una loca y todo avanza rápidamente, pero si ese objetivo no existe, el proyecto morirá. Y no pasa nada. Todo forma parte de nuestro crecimiento como artistas.



Las fotos de Sarah son de Marie-Clémence David

Más información sobre Sarah en su web Sarah Defrise






Miriam Mendiola, es soprano codirectora de La Soirée Musicale, comunicadora y artista. Aunque su amor incondicional es para el canto lírico. Gracias a él llegó a Bruselas, donde finalizó sus estudios en el Conservatoire Royal de Bruxelles.
 

Biblioteca

Destacamos ...

 
Nueva Sección Sub35
dedicada a la promoción de jóvenes compositores y compositoras 

 
Nueva Sección Directorio
dedicada a la promoción de compositores, intérpretes, instituciones y editoriales.