ISSN 2605-2318

Entrevistas

«Me considero un compositor sinfónico que también es DJ» Mason Bates


06/10/2022


Una entrevista de Gema Pajares para El Compositor Habla.


El Auditorio Nacional de Madrid programa este fin de semana el estreno en España de su Concierto para piano y orquesta, interpretado por Daniil Trifonov, junto a obras de Lili Boulanger (D’un matin de printemps) y Stravinski (La consagración de la primavera), dirigidas por Pablo Heras-Casado dentro del Ciclo Sinfónico.
 



Mason Bates tiene aspecto de eterno adolescente, con ese flequillo bailón que gasta, sus cazadoras bien ajustadas y vaqueros impolutos. Nació en Filadelfia (Pensilvania), ha cumplido 45 y es uno de los compositores norteamericanos más interpretados en salas y auditorios de EE. UU. Ganó su primer Grammy en 2019 con su primera ópera, un pleno, The Re (evolution) the Steve Jobs. Antes había sido el primer compositor de música electrónica residente en el Centro Kennedy para las Artes Escénicas, al que insufló un aire nuevo. El estreno en 2011 de su obra Mothership contó con una audiencia en directo de dos millones de espectadores. John Adams, además de vecino y amigo, es uno de sus referentes; otro es el veterano director de orquesta Riccardo Muti, a quien profesa gran admiración. Sus horas las dedica hoy al “estudio concienzudo de la cultura judía” para su nuevo proyecto, un encargo operístico del Met basado en una novela que obtuvo el Premio Pulitzer en 2000 sobre un inmigrande judío que escribe cómics con el fin de conseguir el dinero suficiente para salvar a su familia del Holocausto. Lo hace, cuenta, con toda la pasión que sabe, aunque tenga que comer frugalmente un bagel con pastrami para almorzar mientras piensa que ya se resarcirá cuando vuelva a casa.



1. Gema Pajares. Mañana se estrena en España el Concierto para piano y orquesta con Daniil Trifonov, que ya lo interpretó en su estreno mundial. ¿Cómo definiría este trabajo?

Mason Bates: Este concierto evoluciona a través de un conjunto de mundos sonoros, renacentistas, románticos y contemporáneos y posee una estructura clásica. Quería darle a Daniil, el pianista que lo estrenó y lo va a interpretar en Madrid, el mayor número de texturas orquestales transparentes para permitir que su hermoso toque brille.
 



2. G. P.: Su formación es clásica y a ella ha incorporado sonidos electrónicos en un afán de búsqueda y experimentación. ¿No son los dos mundos tan diferentes como pueda parecer?

M. B.: En términos de cultura, la música orquestal y la electrónica son muy distintas: una se toca en salas de conciertos y no precisa de electricidad, de estar enchufada a una red; la otra habita en clubes y usa “speakers” (altavoces).
 
"Sin embargo, en muchos sentidos, la electrónica puede encajar de manera natural en texturas sinfónicas. Es una cuestión de derribar fronteras".








No es tan diferente de los sonidos de percusión "teatrales" como la máquina de viento.

3. G. P.: ¿Ha sido y es John Adams un referente en su carrera? Por cierto, también tendremos presente una obra de este compositor, en Madrid, en 2023. En el Teatro Real. Será Nixon in China.

M.B.: John es un gran amigo y un mentor para mí, que, además, vive cerca de mí casa. Es fantástico.

4. G. P.: Su música ha sido dirigida por grandes batutas como las de Muti, Tilson Thomas, Dudamel y Pablo Heras-Casado, que lo hará en el Auditorio Nacional… ¿Qué director cree que se sentiría más cómodo con sus partituras?

M.B.: Los admiro a todos, muy distintos entre sí, con técnica y orígenes que no se parecen y que es precisamente lo que hace de ellos artistas singulares. De hecho, Pablo estrenó una pieza mía con la Sinfónica de San Francisco llamada Auditorio, por lo que no es un neófito, sino que tiene bastante conocimiento sobre mi música. Que sea él quien dirija este estreno en España de mi Concierto para piano me ilusiona especialmente y al tiempo me tranquiliza porque sabe por dónde ha de moverse.

5. G. P.: De usted precisamente Muti dijo lo siguiente: “Mason Bates sabe escribir muy bien para la orquesta”. Es toda una declaración de principios, ¿no le parece?

M. B.: Lo es, claro que sí. Me siento muy afortunado de haber podido mantener una relación tan dilatada en el tiempo con el maestro, quien continúa inspirándome hasta el día de hoy y es una referencia para mí.

6. G. P.: ¿Cree que más pronto que tarde nos sentaremos en un teatro de ópera y asistiremos a la representación con unos cascos de realidad virtual o es aún ciencia ficción?

M. B.: Me parece una idea tan interesante… Ten en cuenta que la ópera puede incorporar a la hora de representarse casi cualquier tecnología, ya que ha evolucionado a lo largo de los años y es un arte que está vivo. Sin embargo, hablar de conectarse unos cascos de realidad virtual en el patio de butacas me parece que aislaría demasiado al individuo, al espectador y al público. No sé si sería conveniente…

7. G. P.: ¿Considera que se programa suficiente música electrónica?

M. B.: La realidad, aunque me pese, es la que es, y no parece haber demasiados compositores que integren la electrónica de manera natural en su trabajo. Imagino que aún falta un poco de tiempo; sin embargo, cuando eso suceda será fantástico escuchar cada vez más música electrónica en las programaciones de los auditorios, ¿por qué no? A mí me parece fantástico.

8. G. P.: En un mundo sobreinformado como el nuestro, ¿es importante saber buscar y encontrar el silencio?

M. B.: Cualquier experiencia que no sea digital cobra muchísimo más valor en un mundo sobreinformado como el mundo actual, desde luego, bastante más que hace una década.
 

"El silencio es muy valioso; también lo es la música clásica"





9. G. P.: Usted es un compositor atípico que también se mueve como Dj (Dj Masonic) entre platos. ¿En cuál de las dos facetas se siente más cómodo?

M. B.: Me encanta que, en mi caso, pinchar y componer se complementen entre sí, aunque si he de elegir y decantarme, le diré que principalmente soy un compositor sinfónico.

10. G. P.: ¿Le parece que puede existir cierto paralelismo entre una persona como Steve Jobs, a quien le ha dedicado una ópera, y usted, quizá en ese afán de búsqueda?

M. B.: Hay un montón de artistas que sienten una fuerte conexión con Jobs en esa búsqueda obsesiva que tenía por la perfección. A mí, es verdad, también me pasa y ahí puede haber entre los dos un punto en común que nos acerca, aunque de vez en cuando tengo que decirme a mí mismo que no puedo ser un tipo tan mandón.

11. G. P.: ¿Es la vida de Jobs es una ópera en sí misma?

M. B.: Desde luego que es carne de ópera porque posee todos los elementos que la conforman, como la pasión, la traición, el amor, la obsesión, la muerte. Ahí estaban, a la mano, para escribir una obra. Y es lo que yo hice.
 



12. G. P.: Usted es profesor en San Francisco, está casado, tiene dos hijos y un endiablado horario que le lleva de un lugar a otro. ¿Es en casa donde mejor compone?

M. B.: Me encanta componer en mi estudio con una gran tetera de té francés para desayunar muy cerca.

13. G. P.: ¿Qué proyectos tiene?

M. B.: Estoy trabajando en una ópera, The Amazing Adventures of Kavalier & Clay, basada en la novela de Michael Chabon, para el Metropolitan.
 
 
 
Mañana en el Auditorio de Música de Madrid ....

Concierto para piano y orquesta
Obra en 3 movimientos sin bases electrónicas
Compuesta por Mason Bates
Piano: Daniil Trifonov
Director: Pablo Heras-Casado
Orquesta Nacional de España
Estreno absoluto en España.
7, 8 y 9 de octubre de 2022
 
La fotografía de Mason Bates es de Todd Rosenberg

Más información en ONE 



 

Biblioteca

Destacamos ...

 
Nueva Sección Sub35
dedicada a la promoción de jóvenes compositores y compositoras 

 
Nueva Sección Directorio
dedicada a la promoción de compositores, intérpretes, instituciones y editoriales.