ISSN 2605-2318

Entrevistas

Buscador de entrevistas

Carlos Cruz de Castro | El oficio es el cauce de la creatividad

24/06/2012

Llevábamos “persiguiéndole meses”, pero Carlos Cruz de Castro, uno de los compositores más veteranos del panorama español está siempre muy liado. Con un pie en España y otro en México, nos ha hablado de cultura, de su concepción de vida y de muchas otras cosas en una extensísima entrevista de 23 páginas nada más y nada menos. Nos comenta que: “no estoy muy seguro de saber exactamente cómo soy. Siempre es difícil una introspección cuya definición del carácter no sea subjetiva por muy objetivo que se quiera ser frente al exterior y hasta para uno mismo”
Lo tiene claro en música: “El oficio es el cauce de la creatividad…... Sin oficio la creatividad no se puede plasmar debidamente y sólo con oficio se cae en la copia”. Para Cruz de Castro la cualidad de un creador reside en su “capacidad de encontrar”. Nos dice que: “Las alegrías musicales me vienen casi siempre que finalizo una obra”, pero de los disgusto no se acuerda. Con respecto a crisis nos cuenta que a pesar de la reducción de actividades: “una cosa es esta disminución de actividad musical y otra el ejercicio del compositor con su obra que se tiene que imponer a las circunstancias de la política para no ser víctima de ella”. Nos lo imaginamos de astrónomo en su México lindo y querido, jugando al ajedrez y también en alguna extravagancia callejera en los 70. Matiza cada una de nuestras preguntas y las contesta todas con mucha dedicación sin escatimar explicaciones, anécdotas y detalles. Dice que le da miedo la propia existencia y que por salud mental lo fundamental es “no salir dañado por los recuerdos sino fortalecido por la asimilación de la historia personal”
Rescataría del pasado a Karl Marx y del futuro nos comenta que “Lo que el futuro me depare”. Le cuesta darnos una definición de silencio o de contemporáneo por lo que al final nos da varias tantas como matices tiene su imaginación al servicio de la música.
Y no se resiste a contarnos una pequeña (bueno no tan pequeña) historia de Rossini cuando le preguntamos: ¿A qué compositor invitaría a comer a casa? A la que nos contesta: “Esta pregunta contiene un alto ingrediente escénico. Fantaseando bastante para idealizar unos deseos irrealizables tengo que decir que …….” (¡esto hay que leerlo!!!)
Nos comenta que es poco maniático y nos explica todas y cada una de las preguntas….Dice que le queda por hacer: “Muchísimo!!!”  Y no nos cabe duda.

Jacobo Durán-Loriga | La percepción del tiempo a través de la sensibilidad

30/05/2012

Jacobo Durán-Loriga, nos comenta que: ”se habla más fácilmente de música con los no músicos que con los de la profesión”. Se ve a sí mismo tímido, radical y bonachón, a partes iguales. Nos cuenta también que componer es tan artesanal como intelectual, que requiere tiempo, estudio, conocimiento de técnicas generales y creación de procedimientos personales: oficio y dedicación. Comenta que como compositor hay que ser persistente, autocrítico y con algo de fe en uno mismo. Se alegra cada vez que: “descubro una obra que me interesa y que no conocía”. Y no le gusta nada Piazzola. Es tajante cuando nos dice que: “Componer no cambia con o sin crisis. Otra cosa es sobrevivir con la composición, o hacer el marketing de uno mismo. Eso se ha podido poner más difícil, pero componer es o debiera ser igual”. 

Si no hubiera sido compositor, le encontraríamos en el teatro. Y también nos dice que la música aporta todo a la educación: “es difícil encontrar algo tan transversal, tan adecuado para desarrollar facultades cognitivas, sociales, de aprendizaje intelectual, coordinación corporal, de respiración y voz. Otros aprendizajes escolares caen en el olvido, el lenguaje y la música nos acompañan toda la vida”.
Miedo le dan los barcos y el silencio para Durán-Loriga es un ideal. Rescataría del pasado a Purcell “a quien le quedó mucho por decir”.
Nos habla de su música, en cuyo centro están la percepción, el tiempo y la memoria; de los que le hace reír: “El humor británico, los hermanos Marx…”; de los que le hace llorar: “El cabrón de Puccini cuando mata a alguna de sus heroínas…..”. Le gusta la gente con sentido del humor, charlar horas y horas con Luis de Pablo, Machaut, Bach, Haydn, Schubert, Debussy, Stravinsky, Ives, Messiaen, Ligeti, Carter…tener mucho tiempo por delante para componer, Camus, Fellini…y le encantaría escribir un ballet o hacer la banda sonora de una película épica. Todos los excesos, pero con moderación.

Benet Casablancas | Lo único que cuenta al final es la obra bien hecha

30/04/2012

“Un poco de todo. Pero pocas veces de música y –demasiadas- de todo aquello que la rodea y que muchas veces la desvirtúa. Hay mucho ruido en los medios musicales”.
Así comienza la entrevista del compositor Benet Casablancas, un hombre a quien le gusta conversar con personas de otros ámbitos. Apasionado, tenaz, entusiasta y un curioso nato, es además un hombre muy culto. Sus respuestas están jalonadas de citas de todo tipo: le encanta leer, pero también le encanta escuchar, y eso se nota cuando cruzas dos frases con él, ...por como escucha, ...por como atiende.
Nos habla del oficio de componer, y aunque dice que el oficio es todo, también dice que con ello no basta…lo que Casablancas quiere es “es intentar apresar, o por lo menos rozar, el misterio”.
“Profesionalidad, ilusión, capacidad de trabajo, honestidad para con uno mismo y con los demás, cierto grado de convicción respecto a lo que uno hace y una actitud abierta y receptiva que nos impulse hacia la búsqueda constante”, todo esto es lo que tiene que tener un compositor según él, porque Benet siempre se pone el listón muy alto.
También es impaciente y muy perfeccionista, y considera que componer hoy en día es: “Quizás el último reducto de libertad personal”.

Jesús Torres | Laberinto de silencios

06/04/2012

Jesús Torres Premio Nacional de Música Composición 2012

Jesús Torres es un hombre tenaz, honesto y alejado de modas, donde talento y oficio se funden en una manera de componer muy personal. Nos comenta que: “No hay mayor satisfacción que el encuentro entre intérprete y compositor”.
No se imagina sin ser compositor, pero nos dice que:”…si hubiera podido compaginarlo con otra actividad, ésta sería la de historiador. Me apasionan ciertas etapas: la Antigua, el Medievo, la Ilustración…”.
Cuando le preguntamos que puede ser la felicidad «musical», nos contesta: “escuchar a Haydn. Los movimientos extremos de sus sinfonías, cualquiera de ellas, son para mí lo más cercano a la felicidad musical plena”.
Para Torres contemporáneo es un diálogo fructífero entre el presente y el pasado. Matices que podemos reconocer en su obra de forma magistral.
Torres es un compositor que a un joven que quiere ser compositor le recomendaría las Cartas a un joven poeta de R. M. Rilke. A nosotros nos recomienda: Los Evangelios, Bergman y Antígona.
Apasionado de Tomás Luis de Victoria, de quien dice: “hay una mística del sonido en Victoria de una profunda emotividad. E ilusionado con su “iniciación” en la ópera, con una Medea que esperamos poder escuchar pronto! Su mayor deseo es:” Seguir componiendo hasta “mi último suspiro”.”

John Corigliano | Crear algo de la nada

21/03/2012

Esta vez el compositor habla desde New York. Hijo de músicos y neoyorkino hasta la médula, ha compartido con nosotros unas conversaciones inolvidables, pero.....no les voy a engañar, para alguien que tenía 40 preguntas preparadas, tan solo 14 contestadas me han sabido a poco.
John Corigliano es un hombre sencillo, simpático y muy entrañable, pero no le gusta hablar de sí mismo, le incomoda. Y además está en un momento en el que no está para nada ni para nadie. Nos comenta que: “Ahora mismo no acepto ningún encargo. Estoy en un momento de intentar averiguar qué es lo que quiero hacer”.
Sigue enfrentándose a la página en blanco con el mismo miedo, con la misma responsabilidad. Y cuando le preguntamos cuál es su mayor obsesión a la hora de trabajar nos dice que: “La obra en la que estoy. Me consume”
Es bastante parco en sus respuestas, pero cuando hablas con él, te das cuenta que a este compositor de New York lo que le preocupa, lo que le gusta y disgusta es simplemente la música, que es toda su vida, aunque con mucho humor nos comente que como compositor lo que más le gusta es: “preparar la cena”. 

Alberto Posadas | Introversión, tenacidad y pasión disimulada.

08/03/2012

Alberto Posadas, Premio Nacional de Música 2011, menciona con serenidad, gratitud y recuerdo el Premio, como reconocimiento a su labor como compositor. Pero a este vallisoletano, no le preocupan mucho los premios sino la trayectoria de su trabajo. Con una mezcla de introversión, tenacidad y pasión disimulada, nos confiesa que esto de ser compositor tiene mucho de oficio aunque el oficio no es suficiente. 

Para él ser compositor tiene más que ver con: “la capacidad de escucha interna, del control del tiempo, de apasionarse por el sonido, de ser inconformista. Y ante todo el coraje para tratar de ser uno mismo”. Como tantos otros compositores nos comenta que muchas alegrías le vienen de: “El trabajo con intérpretes comprometidos…” . Y  entre la felicidad musical de “escuchar a Bach” y el reto de crear, Posada pasa revista a sus opiniones y reflexiona sobre música y composición.

Roque Baños | La metáfora de las emociones

24/02/2012

Nos sorprendió que no fue muy difícil contactar con Roque Baños, le escribimos y contestó. Por supuesto ningún problema, aunque cuenta con la inestimable ayuda de su representante, Tessy, para todo lo que no es escribir y respirar música, que es lo que el maestro Baños quiere hacer. Nada de esperas interminables, ni de escusas, sencillez y diligencia (un lujo). 
Aunque no me parece que le guste mucho hablar de sí mismo, nos comenta que le gusta hablar: “de todo aquello que me hace escuchar música donde no la hay”. Que es perseverante y disciplinado se nota. Y que es muy trabajador también, cualidades a las que añadimos: intuición, paciencia, versatilidad, capacidad de improvisación, y una buena dosis de tozudez. 

José María Sánchez-Verdú | Crear significa ofrecer una nueva experiencia, abrir interrogantes

12/02/2012

Intentamos contactar con él y eso de entrada ya es complicado. Está viajando tanto que no sabe uno muy bien si llamar a Basilea, Barcelona, Madrid o Ginebra. Pero cuando conseguimos dar con él, nos encontramos con un hombre encantador, que te dedica el tiempo que haga falta: en mi caso mucho porque soy muy pesada. Nos comenta: “valoro especialmente poder hablar de muchas otras cosas. Algo muy enriquecedor es hacerlo en varios idiomas y con colegas de lugares muy distintos. El diálogo es una forma espléndida de intercambio y de acercarse al otro.”

Nos dice también que le encanta y necesita la calma (no me extraña- con tanto viaje-). Pero en lo que a componer se refiere nos habla de exigencia, curiosidad, cultura, técnica, rigor, trabajo; de que no caben medias tintas: “No me valdría componer sin intentar cambiar el mundo, musicalmente...”. Y que de los defectos “pueden surgir chispas musicales muy valiosas”.

Aprecia profundamente a sus maestros de quienes dice: “De los más grandes he aprendido que la humildad les suele ser consustancial (Messiaen, Mehta, Zender y otros maestros míos). Siempre he querido aprender de ellos.”

En su triple faceta de docente, director y compositor, cuando habla de sus últimas alegrías valora tanto las que vienen en forma de estreno, de orquestas a las que dirigir, o de experiencias didácticas. Nos comenta que, “Como profesor estoy encantado de pertenecer desde hace poco al Conservatorio Superior de Música de Aragón, que es la mejor experiencia que podría desearle a un joven estudiante de Composición en España, y además compartirlo con la enseñanza desde hace muchos años en universidades alemanas (Dresde y Düsseldorf)”

Nos habla de su encuentro con Zubin Mehta, de la presentación de algunas de sus obras en escenarios como Venecia, Hamburgo, Viena, Buenos Aires o El Cairo, de su trabajo con orquestas como la WDR de Colonia o la Rundfunk-Sinfonieorchester Berlin. Todo esto mientras le esperan festivales, orquestas y espacios, que continuamente programan su música, como el Festival Ultraschall de Berlín, el encargo del festival de la Gare du Nord de Basilea, y la residencia en otro festival suizo. 

Y nos dice tajantemente que: “De la música no me llegan disgustos: tal vez sorpresas que me cuestan previamente imaginar... Y que olvido a los dos segundos. No tengo ni rencor, ni tiempo ni ganas para perder energías en cosas que no sean positivas.” 

Alberto García Demestres | Entre la timidez imperceptible y el exceso

29/01/2012

Entre la timidez imperceptible y el exceso encontramos al compositor Alberto García Demestres. Está claro que vive en su mundo y que su mundo habita sus sueños. Sueños que él alimenta con una combinación de imaginación, fantasía y creatividad únicas. Empeñado en sorprendernos, para García Demestres: “Componer sigue siendo la misma maravilla de siempre". Apasionado de su profesión es un compositor que se hace a todo, muy capaz de adaptarse a las circunstancias más difíciles  y que se apaña con cualquier reto que le lances.
 
Es muy consciente de que vivimos un momento de creatividad estupendo y nos comenta: “componer hoy en día es tener la dicha de vivir un período de riqueza y libertad creativas extraordinarias impensables para la mayoría de compositores hasta hace pocos años”. 

Demestres, haciendo gala de un gran sentido del humor, dice que de no haber sido compositor  no lo hubiera importado ser “mesita de noche o garza”. Pero yo me lo imagino de locutor radiofónico (que lo ha hecho), cantando con Pavarotti (que también) o participando en el último happening/locura del gran Jan Favre. Así es Demestres, capaz de enmendarle la plana al mismísimo Harry Halbreicht (al que casi nadie diría ni mu) o corriendo de un lado al otro del mundo con su música. 

Dice que le gusta hablar de todo, yo digo que se puede hablar con Alberto de todo, y es un gran conversador, inteligente y divertido: “me gusta que se hable sobre todo lo que concierne al conocerse mejor, al huerto, al cocinar, de ballenas, del viajar, de la teoría M, del descubrir, de arte, de literatura, de las cosas diminutas, de las palabras, de las imágenes que se ven antes de entrar en el sueño, de internet, de software, del infinito, del amar, de la liposucción, del ponerle intención al vivir, de la cera caliente... y de música y de músicos...”

Es un compositor honesto y curioso, con una imaginación sonora exquisita y mucho carisma. Está claro que no es nada gris, ni como persona ni como compositor. Pienso que García tiene muchos matices pero él con su agudeza ironiza:
Medio ocre, añil y carmesí 





Mostrando los resultados del 491 al 500 ( de un total de 524 )

Primero  << Anterior ... 44  45  46  47  48  49  50  51  52  53  Siguiente >>  Último

Biblioteca

Destacamos ...

 
Nueva Sección Sub35
dedicada a la promoción de jóvenes compositores y compositoras 

 
Nueva Sección Directorio
dedicada a la promoción de compositores, intérpretes, instituciones y editoriales.