Entrevistas

Carme Fernández Vidal | Entrevista con Carme Fernández Vidal


24/02/2020


Compositora, pianista, pedagoga y doctora por la Universitat de les Illes Balears con Premio Extraordinario de Doctorado, Carme Fernández Vidal (Palma de Mallorca 1970) es una de las compositoras más relevantes del panorama actual. Hemos hablado con ella y esto es lo que nos ha contado.



 

1. Ruth Prieto:
¿Quién es Carme Fernández Vidal y qué característica la define mejor?

Carme Fernández Vidal: Responder a la pregunta de quién soy, preguntarse a uno mismo quién es, implica preguntarse por la propia existencia, y de ahí a enfrentarnos al trasfondo filosófico que la trasciende y que ha atenazado al hombre a lo largo de todos los tiempos. En ese sentido nada nuevo podré aportar. Suficientemente aterrador es pensar que somos arrojados a este mundo en el que transitamos -durante el tiempo que nos toque- como mejor podemos, o como mejor aprendemos a hacerlo en el transcurso de nuestra existencia: intentando aprovecharla para procurar algún servicio o utilidad de algún modo hacia ese mundo del que formamos parte. Encontrar la manera de “ocupar” esta existencia que se nos otorga es labor de cada uno. En mi caso tengo claro lo que ocupa y da sentido a la mía: la música.

Por otra parte –interpretando la pregunta en otro sentido-, no creo en una manera de ser estanca sino en evolución. Miro a las obras escritas en diferentes etapas de mi vida y me doy cuenta de que mi percepción sobre ellas va variando a medida que trascurre el tiempo, de que estoy viendo a mi yo de ese momento, de cada momento en que escribí cada música. Más que probablemente no es la música lo que cambia sino nuestra percepción de ella, y por tanto, puede que nosotros mismos. Nuestro yo esencial no cambia por supuesto, pero ese proceso evolutivo, entendido como crecimiento personal, sin duda marca una diferencia sustancial.

La segunda parte de la pregunta no es más fácil que la primera. Uno mismo es el menos indicado para señalar qué características le definen porque corre el riesgo de decir las que quisiera que le definieran más que las que realmente lo hacen. Diré que pienso que participo –o eso me gustaría- de características como la perseverancia y la paciencia –dos rasgos que todo compositor debe cultivar. También la tenacidad, el inconformismo y la curiosidad como forma de ambición intelectual. Una característica que desde niña me han adjudicado es el perfeccionismo, que –como ocurre con otras- tiene tanto de virtud como de defecto.
 
2. R.P.: ¿Cuál es su ADN como compositora?

Carme Fernández Vidal: En un sentido metafórico diría que aquí ADN hace referencia a la primera parte de la pregunta anterior: quién soy. Porque es muy difícil disociar al compositor de la persona. De hecho, de mi respuesta a la pregunta anterior se deduce que lo veo imposible. Y si definir a una persona –a Carme Fernández Vidal- era más un intento que una meta, lo mismo ocurre al intentar definir a la compositora. En estos casos se impone con fuerza aplastante aquello de que definir es limitar. Pero aquí aún más que allá si cabe, mi opinión es que soy la peor opción para definir/describir a la compositora: otros serán quienes lo harán –si creen que merece la pena- desde un punto de vista objetivo, especializado y, sobre todo, muchísimo mejor que yo.
 
3. R.P.: ¿Qué le inspira como compositora y por qué?

Carme Fernández Vidal: No utilizaría el término “inspiración”, por sus fuertes connotaciones decimonónicas, pero entiendo la pregunta, que básicamente hace referencia a qué motores externos pueden intervenir a la hora de escribir música. Aunque la música resultante pueda no tener nada que ver con ello, esos motores externos son todo aquello que me rodea y me impacta. La belleza y el horror del mundo, de mi experiencia del mundo.
"En determinados momentos necesito aferrarme a lo bello como quien se agarra a una tabla de salvación. En otros, es necesario sumirse en los horrores"







Pronto te das cuenta de que la composición es una forma de vida, nos permite crecer como seres humanos, y en ese camino que se va recorriendo es necesario mirar tanto a lo sublime como a lo infame. También en ese camino, el encuentro con seres sensibles, pensantes, me nutre muchísimo y todo aquello que irradian estimula mi creatividad.
 
4. R.P.: ¿Cuáles son sus raíces musicales (reales o imaginarias)?

Carme Fernández Vidal: Diría que en mis raíces musicales están las músicas del repertorio de lo que denominamos la música culta de Occidente, pero también están las músicas y los sonidos con los que he crecido, de mi entorno físico, los sonidos del tiempo-espacio en el que me ha tocado vivir: una isla del Mediterráneo en las últimas décadas del siglo XX y las primeras del XXI.
 
5. R.P.: En este “inventario” personal que todos tenemos de ruidos, sonidos, música y canciones, ¿Qué nos puede contar sobre su paisaje sonoro?-.

Carme Fernández Vidal: Hablábamos de raíces, de músicas y sonidos que conforman nuestro ser, porque están ahí desde antes de tener consciencia de ello. Esto es lo que conforma nuestro, mi paisaje sonoro. Ese “inventario” tiene que ver con mi tierra y especialmente, con mi mar. Mi paisaje sonoro es inconcebible sin el mar, sin todo lo mediterráneo.
 
6. R.P.: ¿Cómo suena el silencio?

Carme Fernández Vidal: A expectación, a emoción, a calma, a mundo, a infinito...
 
7. R.P.: ¿Tiene algún compositor/compositora de referencia o alguien que le causó una impresión especial como artista?

Carme Fernández Vidal: Hay tantos compositores de todas las épocas que son un referente para mí que detallarlo sería largo pero sobre todo arriesgado, pues ¿cómo hago para no dejar atrás ninguno? Una concreción en mi respuesta sería tanto engañosa como injusta, por incompleta.
 
8. R.P.: ¿Y tiene algún compositor/compositora clave en la escena musical contemporánea? ¿Algún consejo, sugerencia, descubrimiento?

Carme Fernández Vidal: No sé si clave es la palabra pero las referencias son imprescindibles e ineludibles en el trazado de cualquier vida creativa. Y también es cierto que resultan influencias porque resuenan por simpatía con mi propia manera de entender y hacer. Por tanto, lo son para mí, desde una perspectiva subjetiva, íntima. En ocasiones ocurre lo contrario: algunas músicas pueden llamar mi atención no por proximidad sino por contraste. La interacción con colegas músicos –compositores o intérpretes- resulta de lo más enriquecedor. He aprendido mucho de alguna buena charla –entiéndase sobre el mundo y la vida, no sólo sobre música- y desde luego siempre es un estímulo impagable.
"El único consejo o sugerencia es mantener la mente abierta, ser muy curioso y a partir de ahí, cada día habrá descubrimientos"







 
9. R.P.: ¿Puede definir contemporáneo? ¿Y de qué manera es contemporánea Carme Fernández Vidal?

Carme Fernández Vidal: Contemporáneo significa del momento presente, o sea, de hoy en día. En este sentido soy contemporánea mientras siga viva. Más allá de esta primera acepción (cronológica), se trata de un término que, en un contexto histórico determinado, se vinculó a la idea de vanguardia. Al hacer esta vinculación se está entremezclando el concepto de contemporáneo con el de estética. Por complejo que resulte el tema, lo esencial consiste en tener presente que ninguna etiqueta o postura estética determina o garantiza la validez de una obra artística.
 
10. R.P.: ¿Cuál es su principal obsesión cuando trabaja sobre una nueva obra?

Carme Fernández Vidal: Manejar los tiempos, los acontecimientos en el tiempo, buscar el equilibrio de esos eventos en el marco de una estructura arquitectónica temporal. Evadir lo superfluo, ir a lo esencial. Y por supuesto imaginar, y escuchar hasta la obsesión. Por ejemplo, puedo dedicar una cantidad bochornosa de tiempo a decidir cuánto quiero que dure ese sonido, esa resonancia, o ese silencio
 
11. R.P.: ¿Cómo es armar un nuevo trabajo, podría describir su proceso creativo?

Carme Fernández Vidal: Puedo intentar describir mi proceso creativo, aunque no veo posible ofrecer una visión completa. Por un lado por la dificultad que entraña describir verbalmente algunos aspectos, y por otro por el hecho de que siempre está esa “semiconsciencia” que opera noche y día en el transcurso de la gestación de una obra. En ese espacio de tiempo en el que convives con ella, dialogas, negocias, debates; un proceso en el que progresivamente va tomando forma. Siempre se parte de una idea -digamos que un tanto difuminada-, poco a poco hay que ir esculpiéndola, y en este proceso diría que actúo yo pero también Ella.

Intelecto e intuición no actúan como dos motores distintos, bien en paralelo, simultánea o correlativamente, sino como una misma cosa en alguna forma de perfecta simbiosis.
Al mismo tiempo quiero poner el acento en que se trata de un trabajo fundamentalmente artesanal, y diciendo esto pretendo desproveerlo de ese halo pseudo-divino que se otorga indiscriminadamente a todo lo desconocido.
Trazo lo que podría llamarse una hoja de ruta, con mapas, esquemas, tanto de la macro como de la microestructura, dibujados en una línea temporal en la que voy apuntando ideas. Ideas de todos los factores en juego: texturas, ritmos, tempos, timbres,... Frecuentemente utilizo colores, y trabajo simultáneamente sobre hojas de papel distintas -tanto pautado como no- que procuro numerar para después poder reconstruir el orden de mi proceso mental. Luego viene la elaboración de la partitura.
 
12. R.P.: ¿Cómo ve la escena musical contemporánea de hoy?

Carme Fernández Vidal: Plural, llena de expectativas e incierta, como todo momento presente. En un mundo diverso, complejo, completo, todo está por explorar, por investigar. Todo momento actual es emocionante e incierto al mismo tiempo, porque contempla todas las opciones, está todo a la vez. El tiempo hará la criba. Como suele ocurrir, los participantes de esta escena musical probablemente no tengamos suficiente perspectiva histórica para describirla o analizarla.
 
13. R.P.: ¿Cuál ha sido su mayor extravagancia?

Carme Fernández Vidal: Pues realmente no sé cuál habrá sido mi mayor extravagancia, si acaso ser compositor en este mundo. No me considero afín a la extravagancia. Dudo mucho que se me pueda vincular de algún modo a ese concepto porque no me interesa lo extravagante sino lo sencillo, lo esencial.
 
14. R.P.: ¿Qué le gustaría hacer como compositora que aún no le han pedido?

Carme Fernández Vidal: Muchas cosas me gustaría hacer! Vivo con muchísima ilusión cada nuevo proyecto que emprendo. La idea de trabajar no sólo con músicos sino también con artistas en otras disciplinas me resulta muy estimulante. Así que diré que una obra escénica (en el más amplio sentido del término). Es un reto que me gustaría tener la ocasión de plantearme y, si mi momento vital lo permitiera, afrontarlo.
 
15. R.P.: ¿En qué está trabajando ahora? ¿Cuáles son sus próximos proyectos?

Carme Fernández Vidal: Acabo de terminar una obra para tres percusionistas y tengo sobre la mesa una para clarinete y piano y la revisión de uno de mis preludios, también hay un par de proyectos que aún no son en firme. A estos y a los que vendrán los aguardo con la mayor de las ilusiones. Me encanta tener en mente a los intérpretes que estrenarán la música. Estas colaboraciones -tratándose de intérpretes que comparten mi pasión y entrega por la música que están haciendo, en su caso, recreando- son una parte indispensable en mi vida creativa. No concibo un día sin pensar en música, en la que ya va siendo o en la que va a ser. Coexiste conmigo. Es mi compañera de vida.
 
Carme Fernández Vidal, Palma de Mallorca, enero de 2020


La fotografía de Carme es de Luis Aguiló de Cáceres 

Más información en la web de la compositora Carme Fernandez Vidal

Más información en el perfil de la compositora en nuestra web ECH-Carme Fernandez Vidal

 
Sistema RSS
© 2020 ElCompositorHabla.com
Todos los derechos reservados
Aviso legal y política de privacidad
Créditos