Entrevistas

Jesús Torres | «Mi ópera «Tránsito» plantea que nuestro pasado no está resuelto» Jesús Torres


21/04/2021



Entrevista. Una entrevista de Ismael G. Cabral para El Compositor Habla. Con Jordi Francés como director musical y Eduardo Vasco en la escena, el estreno absoluto, al que seguirán 6 funciones, tendrá lugar el 29 de mayo de 2021 en la Naves del Matadero.


 
En la recta final de esta atribulada temporada operística -esto en España, en el exterior prácticamente íntegramente cercenada- el Teatro Real plantea el debut operístico del compositor Jesús Torres (Zaragoza, 1965). Estreno absoluto en coproducción con el madrileño Teatro Español, Tránsito, ópera de cámara, constituye también la primera vez que una creación del hoy extraviado literariamente Max Aub salta a la escena lírica. Basada en su obra homónima de 1944, el texto -secuenciado aquí en doce instantes líricos por Torres- rememora un momento muy concreto de nuestra historia en el que excombatientes y exiliados republicanos españoles todavía mantenían la esperanza de que Europa -parte al menos de ella- pusieran fin a la entonces incipiente dictadura de Franco.
 
1. Ismael G. Cabral: Tránsito es su primera ópera en el catálogo, ¿llevaba tiempo tiempo pensando en abordar el género o fue el encargo el detonante de su escritura?
 
Jesús Torres: Llevo muchos años buscando un texto que me interesara lo suficiente como para abordar una ópera. Antes de Tránsito compuse dos fragmentos operísticos con sendos textos teatrales de Fermín Cabal y Juan Mayorga. El primero se estrenó el año pasado como una obra para voces solistas, coro femenino y orquesta, Cinco momentos de Medea. El texto de Max Aub lo descubrí en 2018 y, como me ocurre en tantas ocasiones cuando me atrapa un proyecto, me puse inmediatamente a trabajar en él, con una instrumentación camerística. Compuse unos 10 minutos de música, pero lo abandoné porque tenía diversos encargos que realizar. Cuando Joan Matabosch, director artístico del Teatro Real, me encargó una ópera de cámara le hablé de esta obra de teatro y enseguida le interesó la idea. Descarté todo lo compuesto y volví a empezar con una plantilla más amplia: cinco voces y 18 instrumentos.
 
2. I.G.C: La obra de Max Aub en la que se ha basado no es sencilla de simplificar operísticamente y pertenece a un contexto sociopolítico muy concreto de nuestra historia (la reivindicación de la II República). ¿Qué le interesó de ella?
 
Jesús Torres: El teatro breve de Aub es abundante y con algunas joyas. Esta pieza pertenece a su etapa del exilio en México tras la Guerra Civil. Toda su obra escrita en esos años gira alrededor de este tema. Francisco Ayala afirmó que era “el más exiliado de todos los españoles”, extraña esta percepción de un autor que nació en París, de padre alemán y madre francesa de origen judío, pero que se sentía única y exclusivamente español y nunca escribió en otra lengua. La elección de este texto no es inocente, por supuesto; soy plenamente consciente de lo polémico del tema, pero si se mira en el interior de este texto, él nos habla del desarraigo por la patria perdida. No iba buscando un texto con carga política, que la tiene, si no que tuviera nervio dramático y que cumpliera mis expectativas en su desarrollo; en cuanto lo leí me di cuenta de sus posibilidades para una ópera, parece que su autor pensara realmente en un libreto más que en una obra de teatro.
 
3. I.G.C: La mayor dificultad del género lírico es la escritura vocal, ¿cómo la ha abordado en Tránsito?, ¿podemos hablar abiertamente de ópera antes que de  teatro musical u otros formatos híbridos?
 
Jesús Torres: Salvo en algunos momentos de ira donde pido sprechgesang, todo el texto es cantado, así es que se trata de una ópera en sentido tradicional. En cuanto a la interválica, desde hace mucho tiempo el tratamiento melódico que hago del castellano es fundamentalmente diatónico, lo que facilita mucho la memorización, aunque también hay grandes saltos en algunos pasajes. La obra es muy exigente vocalmente para los dos roles principales, Emilio (barítono) y Cruz (soprano).
 
4. I.G.C: ¿Cuáles son sus referentes en la composición (contemporánea) operística?
 
Jesús Torres: Hay dos óperas escritas en la década de los 70 del siglo pasado que me seducen: Le Grand Macabre de Ligeti (en su versión definitiva) y Saint François d'Assise de Messiaen. Ambas significan un resumen de la música de sus autores y, desde mi punto de vista, son ejemplos de la mejor música contemporánea. Junto a estas, las óperas de Schönberg me siguen cautivando y las escucho y estudio con regularidad, en especial Die glückliche Hand y Moses und Aron

 


5. I.G.C: El uso de la literatura española es una constante en su trayectoria (Juan Ramón, Aleixandre, Hernández...), ¿qué tiene que tener un texto para que le despierte el deseo de ponerlo en música?
 
Jesús Torres: Cada elección poética tiene su particularidad. Por ejemplo: siempre me sentí incapaz de poner música a versos de Juan Ramón Jiménez, al que admiro inmensamente, pero al releer en 2018 el poemario Eternidades musiqué 16 de sus poemas en apenas unos días. La poesía me apasiona y eso se refleja en mi catálogo. Las razones de por qué escojo un poema u otro son múltiples, desde una ideación estructural precisa o por un estado de ánimo producido por la conmoción de su lectura.
 
6. I.G.C: Aunque pertenece a una generación posterior, su obra, como la de Luis de Pablo por citar un referente, ha venido tanteando una mayor esencialidad. De parecida forma, su lenguaje se ha tornado más convencional o, cuanto menos, más diáfano en texturas y consonancias. ¿Qué puede decir al respecto de todo ello?
 
Jesús Torres: Es un proceso que en mí ha sido natural. La densidad y gestualidad sigue siendo el motor principal de mi última música, pero es el contenido el que está siguiendo ese proceso de esencialidad. El material de desarrollo es muy reducido, pero siempre en constante transformación.
«Más que hablar de tonalidad en mi música yo hablaría de “color tonal”, sin ningún tipo de funcionalidad armónica»
 






7. I.G.C: Tránsito, vía Aub, vuelve la mirada a la II República, una época muy lejana en el imaginario de muchos de los espectadores que presumiblemente acudirán a estas funciones. ¿Qué conexión guarda la obra con el presente?
 
Jesús Torres: Su mirada se dirige a la etapa posterior, el exilio y el franquismo, más que a la República perdida. Nuestro pasado reciente no está resuelto, Miguel Hernández, al que se refería antes, escribió al final de su vida unos lapidarios versos: “España, piedra estoica que se abrió en dos pedazos de dolor”. Tránsito, por desgracia, tiene plena actualidad; la escena central, el eje de la obra, es un dúo de barítonos, Emilio y Alfredo, donde el primero le espeta al segundo: “Pero no te olvides de los otros. De los otros que eres tú, que son más tú que tú mismo”.
«Ese ponerse en el lugar del otro es, en resumen, lo que exigen tanto Hernández como Aub para cerrar este capítulo de nuestra historia»







8. I.G.C: A nivel instrumental ¿qué puede avanzar de la partitura?
 
Jesús Torres: La instrumentación sufrió diversos cambios hasta la elección final: flauta, oboe y clarinete, el fagot es sustituido por un saxofón barítono, tres metales -trompa, trompeta, trombón-, quinteto de cuerda y un grupo heterogéneo de seis instrumentos: tres percusionistas, arpa, piano y acordeón, este último, como bien saben los acordeonistas, cada vez más presente en mi música. En cuanto a la percusión, utilizo un amplísimo número de instrumentos.
 
9. I.G.C: ¿Cómo está siendo el trabajo con el director de escena Eduardo Vasco?, ¿visualizó de alguna forma concreta la obra o ha confiado enteramente ese apartado en el escenógrafo?
 
Jesús Torres: Está siendo magnífica mi relación con el director de escena, Eduardo Vasco, algo imprescindible para llevar a cabo un proyecto de este tipo. Para mi sorpresa, él había montado en varias ocasiones con sus alumnos de la RESAD esta obra. Max Aub describe con detalle la escena y no es especialmente compleja. La acción dramática de Tránsito transcurre entre México, donde vive con su nueva pareja, Tránsito, y España, donde deja a su esposa, Cruz, y sus hijos. En este conflicto dramático entre lo real, en su nueva tierra, y lo onírico, los diálogos imaginarios con Cruz, la iluminación tiene una importancia capital.
 
10. I.G.C: ¿Qué pensaría su maestro, Francisco Guerrero, si escuchara la música que hoy compone? 
 
Jesús Torres: Francisco Guerrero era un extraordinario músico y sabía perfectamente, desde mis primeras clases con él, que yo no iba a ser un mero imitador de su música. Como gran maestro que fue obtenía del alumno lo mejor de este. Si muy joven me fui a estudiar con él fue por el rigor de su escritura y su postura ética como artista; ambas cosas siempre las he tenido presente.
 
11. I.G.C: En una entrevista relativamente reciente afirmaba que su música es "comunicativa" y que hay compositores que parecen buscar "violentar a la gente". ¿Vista / escuchada con la perspectiva del tiempo, alguna obra de su catálogo la situaría en esa órbita que ahora parece juzgar equivocada?
 
Jesús Torres: La violencia es parte del arte, musical o no, de cualquier época. Cuando me preguntan sobre esto siempre pienso en la obra gráfica de Goya. En mi música podemos encontrar numerosos pasajes donde está presente: Concierto para piano, Faust (música orquestal para la proyección de la película de Murnau), Aquelarre, ¡sobre una Pintura Negra de Goya! o Apocalipsis, para coro gregoriano, doble coro mixto y ensemble. En esa entrevista rechazaba la violencia como el discurso exclusivo de una obra; es una cuestión de equilibrio.




Ismael G. Cabral
Abril 2021
 

La primera foto de Jesús es de la Editorial Tritó

La segunda foto de Jesús es de Carlos Díaz de la Fuente

Más información en la web de Jesús Torres

Más información en la web del Teatro Real

Más información en el perfil del compositor en nuestra web de ECH-Jesús Torres



 

Biblioteca

Destacamos ...

 
Nueva Sección Sub35
dedicada a la promoción de jóvenes compositores y compositoras 

 
Nueva Sección Directorio
dedicada a la promoción de compositores, intérpretes, instituciones y editoriales.