Entrevistas

Peter Ablinger | «Siempre he intentado huir de toda etiqueta o clasificación» Peter Ablinger


15/11/2021


Una entrevista de Ismael G. Cabral para El Compositor Habla




Peter Ablinger (Austria, 1959) es uno de esos creadores que desbordan incluso las etiquetas más generosas, por amplias. Es compositor, desde luego, pero en su caudaloso catálogo conviven obras sinfónicas y camerísticas, también instalaciones sonoras, piezas puramente conceptuales y textuales. Su obra es tan difícil de categorizar como las improntas que esta consigue generar en su escucha. En el año 2000 el sello Kairos publicó el que iba a ser uno de los discos más importantes de su catálogo, una de esas grabaciones a las que el auditor de música de hoy vuelve cada cierto tiempo con el mismo efecto sorpresivo: Der Regen das Glas, das Lachen. Con el paso de los años su obra ha ido suscitando un interés mayor en nuevas generaciones de músicos; es el caso del grupo liderado por el también compositor, Alberto Arroyo, Continuum XXI, que ha estrenado muy recientemente una poco ortodoxa composición de amplia duración. En el mes de diciembre el ciclo Vang, en el madrileño CentroCentro recibirá al Ensemble Phace, que dedicará un programa completo al absorbente corpus creativo de Ablinger.
 



1. Ismael G. Cabral: Si hay una música excepcionalmente compleja de clasificar en el panorama de la creación contemporánea probablemente sea la suya…

Peter Ablinger: ¡Gracias, estoy muy feliz de escucharle decir esto! Siempre he intentado huir de toda etiqueta o clasificación. Estoy seguro de haberlo logrado en ocasiones pero también creo que no me saldrá bien siempre; en algún momento quedaré atrapado en mi propia prisión.

2. I.G.C.: Permítame continuar con el asunto, ¿la idea de compositor conceptual o de artista sonoro se aproxima de alguna forma a su quehacer?

Peter Ablinger: No usaría ninguno de esos dos términos para describir lo que estoy haciendo. Sí, naturalmente puedo entender que ciertas estrategias empleadas por mí pueden parecer conceptuales pero seguro que, para muchos otros, esta idea no se ajusta a mi trabajo. También tengo en el catálogo obras casi “clásicas”, piezas compuestas de forma tradicional, incluso artesanas. La idea de lo conceptual, tan cercana a la plástica, sin embargo me es algo lejana. Porque cuando me he inspirado en artistas visuales ninguno de ellos proviene de ese campo concreto. Citaría a algunos referentes como Mondrian, Giacometti, Tàpies, Griffa, Twombly, Newman, Richter… de todos ellos quizá solo Giorgio Griffa podría considerarse ligeramente cercano a lo conceptual.

Sobre ser o no ser artista sonoro permítame que le remita a un texto muy reciente mío:

“Quizás lo que hacemos y pretendemos debería llamarse ‘arte musical’, pero nunca ‘arte sonoro’. Es cierto que el arte sonoro fue concebido por algunos como algo que debería ampliar el alcance de la música: la música como un caso especial dentro del arte sonoro. Pero el caso es todo lo contrario. Utilizar el término ‘sonido’ como una categoría en sí misma, como una demarcación, puede resultar una sofocante limitación. El sonido ni siquiera abarca completamente la audición, y mucho menos la amplia gama de categorías no sonoras de la práctica musical, o de la reflexión en torno a ella. La música entonces, a la inversa, va más allá del sonido, lo asume en sí misma, como subcategoría, como fenómeno histórico, como idea especulativa como, en fin, un error bienintencionado”.

3. I.G.C.: Una vez leí que usted era la respuesta musical a Marcel Duchamp y Joseph Kosuth…

Peter Ablinger: Me provocaría sonrojo dar la razón a una aseveración como esa. Déjeme ser por ahora Peter Ablinger, ya tengo suficiente con soportar esa realidad.

4. I.G.C.: Hace unos meses el sello GOD Records editaba un LP monográfico con su obra en el que se incluye 4 Weiss, para gran orquesta de cuerdas y ruido blanco. Pieza que suscitó una enorme controversia y polémica cuando se estrenó en el Festival Wien Modern en 2019. Su carácter provocador es muy notable, ¿cuánto le interesa, digámoslo así, inquietar al público?
 



Peter Ablinger: Una vez que creo tener algo desafiante para el público, algo que va a alguna parte o que provoca una reacción, quiero compartirlo. Incluso sabiendo que algunas personas podrán sentirse inquietas con lo que les ofrezco. Agitar a la audiencia vienesa, como fue el caso, es una buena acción en sí mismo, pero créame que no fue la primera razón para hacerlo.

5. I.G.C.: Durante el confinamiento por la pandemia de Covid19, en un breve artículo publicado en El Compositor Habla, usted recomendó varios músicos para hacer más llevadero el encierro: James Whitehead, Marina Rosenfeld, Christina Kubisch y Gabriel Paiuk, entre otros. Ninguno pertenece al “canon” de la música contemporánea; ¿se siente usted mismo al margen de la academia?

Peter Ablinger: Sí, un poco, mitad dentro mitad fuera. Primero, nunca intenté posicionarme como un académico. Claro que muchas veces he participado de ella. Dijo Lao-Tse que si se le pide a Buda que se convierta en el anciano de una pequeña aldea, lo hará, y como yo soy mucho menos que Buda, ¿cómo podría no hacerlo? Segundo, mi membresía en la Academia de las Artes de Berlín es solo un título honorífico, no hay ninguna relación contractual ligada a ello. Tercero, lo que me gusta realmente de esto es el tener alumnos privados fuera del ámbito de los conservatorios y las escuelas de arte.

6. I.G.C.: Su catálogo es inmenso. Observándolo da la sensación de que, a la vez, es su propia agenda vital, su forma de interpretar la realidad en forma de cientos de piezas. ¿Hay obras que juzgue más importantes que otras o todas tienen su función relevante para entender quién es (creativamente) Ablinger?

Peter Ablinger: Tiene razón con lo que dice sobre la extensión del catálogo; es una imposición personal. Este representa mi manera de orientarme en esta jungla… Cada pieza, ya sea una pequeña miniatura o un gran trabajo, solo constituye una vista diferente, una mirada a lo mismo, a la realidad. Simplemente hay veces que me enfoco en un detalle y otras que trato de dar una visión general; a veces observo desde muy cerca, otras desde lejos. Y cada una de estas miradas da como resultado un ángulo diferente, una información distinta sobre la misma cosa por lo que el cambio de perspectiva es para mí crucial.

7. I.G.C.: Hace muy pocos días el grupo español Continuum XXI estrenó una de sus piezas grandes (en extensión): wir alle haben es gesehen (todos lo vimos), para un conjunto de instrumentos barrocos en el que sitúa al público tumbado en unas camas con dispositivos de vibración. ¿Qué propone en esta obra?

Peter Ablinger: La pieza fue un encargo de Alberto Arroyo. Me dieron una instrumentación concreta y tuve que reaccionar a partir de ella. Lo hice partiendo del célebre Viderunt omnes, de Perotin, que también se iba a interpretar en el concierto (¡aunque inicialmente yo no lo supe!) Y como el título del programa era Ritual yo no podía componer una obra de 15 minutos, ¿dónde se ha visto un ritual que dure tan poco? Supe entonces que la audiencia debía formar parte de la obra porque un ritual es algo en lo que participas, no lo observas desde una posición lejana y segura. Por eso decidí recostar al público en unas “camas” con vibradores de graves cuyos sonidos también han formado parte de la pieza.

8. I.G.C.: Otra novedad reciente es su álbum an den mond (Inexhaustible Editions), obra para 1 a 31 violinistas cantores, una nuevamente amplia partitura que ha preparado junto a la violinista Biliana Voutchkova, ¿cómo de importante le resulta la complicidad con los intérpretes que abordan su música?

Peter Ablinger: Una obra como esta por supuesto necesita un trabajo muy concienzudo, de hecho la grabación fue un mano a mano con Voutchkova, ya que yo no compuse an den mond de antemano, fue escrita conforme iba siendo registrada. Por lo tanto tal proceso es extremadamente dependiente de las peculiaridades y el instrumental de la persona que lo va a interpretar. Lo único que se preparó un poco fueron los textos, invenciones de hechizos mágicos, que iban a ser cantados. Un año antes, durante el confinamiento, hice un proceso similar con el flautista Erik Drescher, para una obra titulada Wider die Natura, que pronto aparecerá en disco en el sello Kairos. Esta ha sido la primera vez, desde que era músico de jazz a los 19 años, que he colaborado de una forma tan cercana con los instrumentistas. Podría llamarlo componer “al fresco”.

9. I.G.C.: En el mes de diciembre próximo el Ensemble Phace visitará Madrid con un programa monográfico de su obra (en el ciclo Vang, dentro de la programación de CentroCentro). ¿Podría decirse que es un retrato clarificador (con obras de 1986 a 2021) sobre sus inquietudes creativas?

Peter Ablinger: Diría que el programa que han elegido será una buena oportunidad para examinar muchos de los cambios de perspectivas que antes le he comentado. Porque aunque las obras sean aparentemente muy diferentes creo que de la primera a la última pieza se ofrece una idea muy certera de lo que he venido haciendo en los últimos años.

10. I.G.C.: En Madrid es usted profesor invitado en el Centro Katarina Gurska. ¿Qué cree que buscan los estudiantes cuando se acercan a usted para recibir sus enseñanzas?

Peter Ablinger: ¿Cómo podría resumírselo? Cada acercamiento es diferente. Algunos buscan la oportunidad de conocer más de cerca mi trabajo, pero esto no es lo más frecuente. Normalmente cada uno está en su propia búsqueda personal y me presentan sus obras, que luego discutimos. No persigo desempeñar un papel concreto, sencillamente pongo a disposición de ellos mi experiencia.

11. I.G.C.: Cuando acabe esta entrevista, ¿qué seguirá componiendo?

Peter Ablinger: Una obra, encargo, para una joven agrupación de Suiza; será otra vez una pieza larga para siete ejecutantes con instrumentos clásicos y también objetos. Como el estreno será en una antigua fábrica metalúrgica yo recordé algunos experimentos con grandes láminas de metal y transductores que hice a mediados de los 90 y estoy recuperando todo esto para dar forma a la pieza. No sé todavía qué dirección tomará finalmente.
 
 


© Ismael G. Cabral Noviembre 2021
 
La fotografía de Peter Ablinger es de Midhat Poturovic

Más información en la web de Peter Ablinger

Más información en el perfil del compositor en nuestra web ECH-Peter Ablinger

 
 

Biblioteca

Destacamos ...

 
Nueva Sección Sub35
dedicada a la promoción de jóvenes compositores y compositoras 

 
Nueva Sección Directorio
dedicada a la promoción de compositores, intérpretes, instituciones y editoriales.