Eventos

«Busco despertar una sensibilidad sismográfica en los músicos que tocan mis obras»

10/09/2021

Una entrevista de Ismael G. Cabral para El Compositor Habla.




La conquista de una voz propia es una aspiración de máximos para cualquier creador. A las alturas en las que se encuentra Liza Lim (Perth, 1965) puede afirmarse que lo ha logrado. La compositora australiana, sin renunciar a una tradición musical canónica que siente como propia, ha integrado en su imaginario estético influencias asiáticas (fruto de su conexión familiar) y ha dejado permear sus partituras con influencias del arte aborigen australiano y, en fin, de culturas no occidentales. Lejos del incrustado o de la mixtura paisajística, unas y otras resonancias se incardinan en una obra amplia y heterogénea en la que sobresalen. Su presencia como compositora invitada en la edición actual (2021) del Festival Ensems de Valencia motiva esta conversación con ella.



1. Ismael G. Cabral: Soy consciente de que no es una pregunta sencilla pero, ¿cuál cree que es el rasgo distintivo de su música, lo que la hace merecedora de atención, entre todas las múltiples propuestas que configuran el escenario compositivo actual?

Liza Lim: Me gusta trabajar con sonidos de gran viveza y calidad dinámica que permiten crear superficies que, tan pronto pueden resultar diáfanas, como volverse enormemente profundas. También persigo despertar una especie de “sensibilidad sismográfica” en los músicos cuando interpretan mi música.

2. I.G.C.: Muchas de sus obras están conectadas, de una forma u otra, bien a nivel tímbrico o de forma conceptual, con sus orígenes geográficos. ¿Cómo de relevante es este asunto?

Liza Lim: Desde luego que en mi imaginario hay ciertos paisajes sonoros que son particularmente significativos. Por ejemplo el de una pared de ruido rica e intensa, una cacofonía de una selva tropical en la que habitan insectos, ranas, mamíferos, todos ellos lanzando sus llamadas a gran volumen. También adoro el gorjeo de pájaros australianos como las urracas oriundas de allí, los carniceros y los currawongs o verdugos. Nunca me he parado demasiado a reflexionar sobre lo que me plantea, pero sí que es cierto que todos estos sonidos ruidosos, disonantes y complejos evocan mi hogar, mi infancia, y siento que llevo impresa una huella de todos ellos que, de forma natural, reflejo en mis partituras.

3. I.G.C.: Entrando en el vasto asunto de las referencias una de las que más comúnmente se asocia con su música es la influencia de Iannis Xenakis. En su obra Extinction Events and Dawn Chorus oímos pasajes que recuerdan al autor de Tetras por el uso del glissando y, en fin, por un cierto aire primitivista. ¿Qué compositores contemporáneos siente cercanos a su obra?

Liza Lim: Xenakis fue sin duda un músico muy importante en mi formación; Varèse también, ambos me influyeron por la fisicidad de sus obras y por la abstracción “diagramática” de sus pensamientos. Uno y otro, con sus respectivos legados, me ayudaron a repensar la estructura de la música. Pero también aprecio mucho el trabajo de colegas como Chaya Czernowin, Rebecca Saunders y Cassandra Miller, entre otros. Es cierto que el trabajo de todas ellas es muy diferente al mío y entre sí, pero sus piezas despiden una profunda autenticidad que me inspira para seguir mi propio camino.




4. I.G.C.: Tiene en la agenda varios proyectos de gran escala que conocerán su estreno de forma casi inminente. Me refiero al concierto para piano World as Lover, World as Self, que le ha encargado el Donaueschinger Musiktage. Pero también la tercera parte de su ciclo orquestal Annunciation Triptych…

Liza Lim: World as Lover, World as Self está escrito para la pianista Tamara Stefanovich y la Orquesta Filarmónica de Luxemburgo que la estrenarán este próximo mes de octubre. En realidad el Donaueschinger Musiktage me había encargado la tercera parte del Annunciation Triptych, Mary / Trascendence after Trauma. Pero me sugirieron que lo escribiera para una orquesta reducida por la actual situación (covid-safe), algo que para mí no tenía sentido. Así que hice, en ese formato, el concierto para piano. Ambas obras tratan aspectos del dolor, la rabia y la resistencia, temas por desgracia siempre presentes y más actualmente. Pero, a la vez, en las dos páginas quiero creer que hay momentos de transformación, de ternura y comunión.

5. I.G.C.: Hace escasos meses conocimos también su obra Ash – Music for the Eremozoic, escrita para el cuarteto de saxofones Sigma Project. Una partitura, esta, que propone un acercamiento radical y sorprendente a esta formación instrumental…

Liza Lim: Esta obra es un ejemplo de algo que me ocupa bastantes reflexiones, el seguir el “grano” natural de los instrumentos. Es algo así como trazar lo que ya está presente en lugar de imponer. Me conmovió mucho la forma en la que Sigma Project realizó y filmó la obra en el Museo Chillida-Leku, en el que sentí que había un parentesco entre mi música y las esculturas y espacios con sus texturas naturales y elementales. Ash – Music for the Eremozoic ha sido una pieza de difícil gestación. Fue escrita durante el tiempo del confinamiento, no pude viajar ni tampoco estar cerca de los músicos (más allá de lo que Zoom nos permitió). Pero también me inquietó la ruptura que ha supuesto con otras creaciones anteriores. El segundo movimiento está radicalmente despojado –consiste solo en insistentes pulsos de sonido, esqueletos de tiempo- pero pienso que ese extraño y delicado minimalismo ha resultado ser uno de los aspectos más fuertes de la obra.




6. I.G.C.: Va a pasar una larga temporada en Europa. Y, aunque su música se inserta desde siempre en la tradición de la música contemporánea centroeuropea, ¿qué espera llevarse de esta experiencia?

Liza Lim: Es un gran privilegio para mí realizar una residencia en Wissenschaftskolleg zu Berlin, desde septiembre de 2021 hasta junio de 2022. Esta institución reúne a unos 40 investigadores de todas las ciencias y las humanidades, y también invitan a algunos artistas. Será una oportunidad para conocer e intercambiar pareceres con muchas de estas personas, que trabajan en campos tan alejados y tan fascinantes para mí como la moralidad en la inteligencia artificial, la resistencia microbiana, la conservación de los leopardos de las nieves o el idioma de los papiros mágicos del antiguo Egipto. Mi tema de investigación se titula Canciones poshumanas para el antropoceno, para el que estoy componiendo música y escribiendo textos que reflexionan sobre el pensamiento ecológico.

7. I.G.C.: Canciones poshumanas ya refiere que será una colección, antes citábamos su Annunciation Triptych… ¿Qué le atrae de trabajar, tan a menudo, con ciclos?

Liza Lim: Hay bastantes modelos inspiradores para hacer grandes ciclos de piezas (Stockhausen, Ferneyhough –siempre me encantó su Carceri d’Invenzione-, Richard Barrett y otros). Es verdad que los polyworks estuvieron más de moda en los 80. Trabajar con ciclos te permite dar una extensión mucho mayor a los pensamientos musicales, dotarlos de una historia de vida y manejar escalas de tiempo muy diferentes. A la vez, me interesa trabajar con ensamblajes; reunir ideas diversas y hasta, a veces, aparentemente incompatibles. Reconozco que en todo ello hay un cierto afán por la especulación, en el sentido de dar vueltas alrededor del mismo concepto pero haciéndolo de múltiples maneras. En Extinction Events and Dawn Chorus transpongo la realidad de la contaminación plástica de los océanos en formas de tiempo (repeticiones, fallos, cita de fragmentos musicales…) También recurro a citas de animales extintos, como el pájaro Kawai O'o, están las llamadas del amanecer de los peces del arrecife, piezas de plástico (literal) que son arrastradas por el escenario, etc…

8. I.G.C.: Justamente era esta obra de la que habla [cuya grabación en el sello Kairos fue reseñada en El Compositor Habla, y puede leer aquí] la que había sido programa en el Festival Ensems de Valencia y que, tristemente, ha caído del cartel a causa de complicaciones suscitadas por el covid por el viaje de los músicos desde Reino Unido.

Liza Lim: Ha sido una lástima porque me hacía mucha ilusión que esta pieza pudiera interpretarse dos veces en Ensems. El Riot Ensemble, dirigido por Aaron Holloway Nahum, lo iba a presentar en Valencia y en Castellón. Ellos mismos grabaron la obra en Londres en 2020, justo antes de que el mundo entrara en la primera parte del bloqueo pandémico. Me encanta que una pieza tan extraña como esta tenga representaciones en lugares tan diversos pese a todas las dificultades actuales, que a veces acaban imponiéndose. «Extinction Events… está concebida para compartir espacio con el público porque su significado, especialmente al final, incide en que es la presencia y la atención de los oyentes la que co-crea la música.»

9. I.G.C.: ¿Tiene algún otro proyecto discográfico en el futuro próximo?

Liza Lim: ¡Sí! Estoy muy emocionada de que a mediados de octubre salga un conjunto de tres discos con algunas de mis óperas y composiciones para voz en el sello Huddersfield Contemporary Records (parte de NMC Recordings). El set es realizado y producido por mis colaboradores más cercanos, el ELISION Ensemble e incluye las óperas The Oresteia (1991-93) y The Navigator (2008), así como la escena 6 de Moon Spirit Feasting (2000) y el ciclo vocal Lengua materna (2005).

 
                                                Ismael G. Cabral
Agosto 2021
 
La foto de Liza ha sido facilitada por la compositora

Más información en la web de la compositora Liza Lim

Más información en el perfil en nuestra web de la compositora ECH-Liza Lim
 

Biblioteca

Destacamos ...

 
Nueva Sección Sub35
dedicada a la promoción de jóvenes compositores y compositoras 

 
Nueva Sección Directorio
dedicada a la promoción de compositores, intérpretes, instituciones y editoriales.