ISSN 2605-2318

Eventos

«El año pasado me dijeron que había demasiada música contemporánea en el festival y este año me dirán que hay poca presencia» Antonio Moral

10/06/2022

Una entrevista de Gema Pajares para El Compositor Habla.



Hace dos años se quedó casi solo y montó un festival valiente con la pandemia en los talones. El año pasado, que se intuía más sencillo, el índice de contagios le puso a prueba y le dejó alguna noche de vigilia. Finalmente pudo levantar el telón con el aforo permitido.
Este año, el tercero con él a los mandos y el aforo completo el Festival Internacional de Música y Danza de Granada, que arranca el 13 de junio en la Plaza de los Aljibes de la Alhambra, guiña un ojo a 1922, se pone flamenco y homenajea, dice, como Dios manda, a una importante efeméride, a la celebración del Concurso Internacional de Cante Jondo; sin embargo, se lamenta de que “como antes de la pandemia ya no va a haber nada”.
Prevé superar el 85 por ciento de ocupación, y aunque reconoce que el público extranjero hoy no se mueve como en 2019, este año hay movimiento de público de Madrid, Barcelona, Oviedo, Bilbao y de otras regiones españolas sin contar el de Granada, “que ese nunca nos ha fallado”: “La gente está remisa y no se nota la alegría de antes”, comenta. Han vendido más de 27.000 entradas y quedan menos de 11.000 por despachar (sin contar el protocolo): “Han sido los dos años más complicados de mi vida, llenos de estrés e incertidumbre”, confiesa Antonio Moral.

 


1. Gema Pajares: Lo que pasó en 1922, ¿cree que podría darse hoy o no existen figuras contemporáneas de la talla intelectual de Falla, Lorca, Manuel Ángeles Ortiz o Zuloaga?

Antonio Moral: Hoy se podría dar perfectamente si los intelectuales fueran capaces de ponerse de acuerdo. Falta un Falla con su personalidad, un aglutinante. Desde luego, lo que sucedió hace ahora cien años en Granada no fue normal. Y eso que tuvo que vencer grandes dificultades para ponerse en marcha. Ravel y Stravinski, por ejemplo, estaban invitados a Granada, pero finalmente no pudieron desplazarse porque el Ayuntamiento de la ciudad no podía pagar los gastos de desplazamiento.

2. G.P..: En ese sentido hemos avanzado más bien poco…

Antonio Moral: Las instituciones estaban sin un duro hace un siglo y hoy corren una suerte similar. Vuelvo a decir que haría falta un Manuel de Falla. Él venía de un ambiente artístico que bullía, de una ciudad como París, que era la capital de la cultura en aquellos años. Aprendió de ellos e influyó en sus colegas. Lo que hemos hecho con este homenaje es hacer un guiño desde 2022 y no únicamente circunscribirnos al flamenco, que como decía el compositor había que sacar de las cuevas del Sacromonte. Vamos a reivindicar el flamenco más puro junto al más actual contextualizándolo en ese escenario parisino de la segunda década del siglo XX. Danza, ballet, el estreno absoluto de una obra de Mauricio Sotelo, encargada ex profeso. El año pasado hubo hasta cuatro encargos con el CNDM porque se cumplía el 70 aniversario del Festival, hubo una importante presencia de la música contemporánea. Este año celebramos esta importante efeméride y es el flamenco y lo jondo lo que ocupa el grueso.

3. G.P..: Hablando de Sotelo habrá quien diga que la presencia de la música contemporánea es escasa en esta edición, comparada, como dice usted, con la del año pasado…

Antonio Moral: Bueno, ahí está, como te decía, Sotelo, gran conocedor del flamenco, con una obra sinfónica nueva, buscando esa mirada al año 22 y que, además, va a impartir un taller sobre música actual. Hemos buscado esa mirada de la música contemporánea a la efeméride. Siempre en toda programación, hay algo que falta. Fíjate que el año pasado ya me dijeron que habíamos programado demasiada música contemporánea, me criticaron que había mucha. Nunca llueve a gusto de todos y hay una realidad clara que es así, y es que no va a haber quejas si hay poca. Además, es que no es así. Haberla, hayla. Y la cuidamos.

 
«La música contemporánea y de siglo XX está presente y tiene una mirada al año 1922»





4. G.P..: Enumere los casos.

Antonio Moral: Mira, ahí están en el programa que interpretarán Elena Gragera y Antón Cardó, que será el 21 de junio en el Centro García Lorca, Maurice Ohana, Paul Bowles y Ton de Leeuw, que son compositores muertos en los noventa. Y se van a escuchar tres cuartetos de Sotelo y otras obras suyas además del estreno. También habrá una nutrida presencia de algunos de los más grandes compositores del siglo XX. Puede faltar algo, claro que sí, pero sobrar no sobra nada. Creo que nadie se puede quejar ya que tenemos de todo y abordamos todos los palos.

5. G.P..: Los del flamenco, sobre todo.

Antonio Moral: Por la efeméride que se celebra, de ahí que hayamos adelantado la inauguración del Festival este año al 13 de junio, el mismo día que tuvo lugar en 1922. Los grandes nombres van a estar y los que están en el camino, también. Hay patriarcas del género con más de setenta años que van a tener su lugar, los emergentes que ya tienen algo que decir y que de hecho lo están diciendo ya.



6. G.P..: Hasta va a sacarle los colores a Bach…

Antonio Moral: Hay un ciclo muy interesante que se llama Bach Modern, que merece mucho la pena y que contará con la presencia de cuatro artistas internacionales que establecerán un diálogo entre el universo de Bach y las partituras contemporáneas de tres compositores capitales del siglo XX: Kurtág, Messiaen y Shostakóvich, a través de la organista Monica Melcova; el violonchelista Jean-Guihen Queyras, la violinista alemana Isabelle Faust y la pianista rusa Yulianna Avdeeva.

7. G.P..: ¿Le cuesta al público entrar en la música contemporánea?

Antonio Moral: Hay de todo. Si cuesta que entren, por ejemplo, en la música de cámara, en la contemporánea mucho más, porque además en gran medida, y por triste que resulte, la gente acude sólo si es gratuita. Cuando llegué al CNDM, una de mis primeras apuestas se centró en la música contemporánea que ofrecíamos en el Reina Sofía, le pusimos un precio simbólico de tres euros a las entradas. Te puedo asegurar que vendíamos poquísimas, lo que me parece muy lamentable.

8. G.P..: ¿Y qué se puede hacer?

Antonio Moral: Buscar fórmulas, seguir intentándolo, dar oportunidades y no programar con arreglo al gusto de uno. El ciclo Bach Modern puede ser un buen ejemplo.

8. G.P..: Por abrir ha abierto hasta un espacio nuevo también este año.

Antonio Moral: Así es. El claustro grande del Colegio Mayor de Santa Cruz la Real, donde nunca se había ofrecido un concierto, tiene capacidad para unas 800 personas. Está en pleno centro, se ha rehabilitado muy bien y actualmente es un colegio mayor. Ahí se van a poder escuchar “Las cuatro estaciones” de Vivaldi. Hace dos años abrimos al público del Festival el Teatro de La Chumbera, en el Sacromonte, y en 2021 el Patio de los Inocentes en el Hospital Real.

9. G.P..: Le pillan las elecciones a la Junta de Andalucía en pleno arranque del festival.

Antonio Moral: A mí me encantaría que vinieran más los políticos al festival, están todos invitados, aunque con la que tendrán encima, tan atareados con las elecciones andaluzas, no creo que puedan estar muy presentes.

 
«Los políticos se ocupan de la cultura lo justo y se preocupan lo necesario»





10. G.P..: Quizá una presencia testimonial el día de la inauguración para salir en la foto. De verdad, ¿se ocupan los políticos de la cultura?

Antonio Moral: Se preocupan lo justo y se ocupan lo necesario. No estaría mal que hubiera por su parte una mayor compromiso, aunque con todas las instituciones que están implicadas es complicado porque es un festival de todas y de ninguna, aunque he de decir que a mí me han apoyado. El festival llegó a tener un presupuesto de casi 5 millones de euro en los años dorados y este año estamos en los 3,3 millones, de los que un millón procede de la venta de entradas, medio millón procede de los patrocinios y el otro 50 por ciento, de las instituciones públicas.

11. G.P..: Comparada con el año pasado, esta edición ha debido ser para usted pan comido.

Antonio Moral: Pan comido, no. Yo esperaba que el Festival de Granada fuera más relajado que mi trabajo al frente del CNDM, pero se ha convertido en tremendamente problemático por todo lo que ha sucedido en estos dos años. Tengo la sensación de haber programado ya cinco festivales.

12. G.P..: Pero usted es un gestor con cintura.

Antonio Moral: La tengo, sí, pero a mis años ya no gozo de la misma flexibilidad. Los años no pasan en balde y acuso problemas lumbares.

13. G.P..: ¿Se atreve a enumerar unos cuantos imperdibles para esta edición?

Antonio Moral: Ya lo he dicho. El que quiera, encuentra. Va a haber de todo, aunque hay un concierto muy especial que es el que protagonizarán Martha Argerich y Charles Dutoit al frente de la Orquesta Filarmónica de Montecarlo con un programa en el que se va a escuchar el Concierto para piano en sol mayor, de Ravel, que va a retransmitirse en directo a toda Europa a través de la UER (como otros 10 conciertos) y me hace especial ilusión y puede ser un encuentro histórico. Los dos que ofrecerá la Orquesta Sinfónica de Londres con Gardiner y Pires tocando su repertorio, Beethoven y Mozart. El encuentro del barítono Andrè Schuen con su pianista Daniel Heide en el Patio de los Mármoles, la posibilidad de poder escuchar a la adolescente de 14 años, Alexandra Dovgan, de la que me ha hablado entusiasmado el gran Sokolov, y el ciclo Bach Modern, que es una apuesta nueva muy interesante para descubrir la música del siglo XX en diálogo con la de Bach.

 
«El concierto de Martha Argerich y Charles Dutoit va a ser histórico»




14. G.P..: Conociéndole ya tendrá cerrado algo de la programación de 2023.

Antonio Moral: Ya no se puede correr como hacíamos antes, las giras no se plantean con el adelanto de tiempo atrás. Ahora hay que ir partido a partido. Por el momento estamos centrados en esta edición, ver su evolución y esperemos que todo salga como hemos previsto, incluida la taquilla.


Las fotos de Antonio son de Miguel Balbuena y Gonzalo Pérez.

Más información en la web del Festival de Granada





Gema Pajares Jiménez
Nacida en Madrid en 1965, es licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense. En julio de 1990 empezó su andadura profesional como becaria en la sección de Cultura del diario ABC. Meses después pasó a trabajar en el suplemento semanal ABC de las Artes y de ahí al semanario ABC Cultural hasta el verano de 1998. En noviembre de ese mismo año es nombrada jefa de sección de Espectáculos del recién creado periódico La Razón, que funda Luis María Anson. Años más tarde desempeña el cargo de jefa de sección de Cultura del diario, donde ha trabajado 22 años hasta enero de 2020. Actualmente colabora en distintos medios
 




 

Biblioteca

Destacamos ...

 
Nueva Sección Sub35
dedicada a la promoción de jóvenes compositores y compositoras 

 
Nueva Sección Directorio
dedicada a la promoción de compositores, intérpretes, instituciones y editoriales.