Entrevistas

««ARGANA» es un riesgo-gustillo que me apetecía asumir y sentir»


30/07/2020

El próximo 31 de julio de 2020 a las 20,00 horas en el Auditorio municipal de Salceda de Caselas, el percusionista Roberto Oliveira presenta su último trabajo discográfico. Una oportunidad para encontrarse con un músico en constante evolución, que se reinventa a cada paso.


 

























1. Ruth Prieto. Venimos de una situación de confinamiento muy larga y complicada debido a la pandemia, ¿cómo ha vivido usted toda esta situación?

Roberto Oliveira: Obviamente no ha sido un momento bueno para nadie. En mi caso, debido a mi personalidad, he conseguido sentarme a trabajar para generar nuevos proyectos de futuro con una capacidad de concentración bastante alta. Sí que es cierto, que a medida que llegaba el momento de desconfinarse y sobre todo al acercarse la hora de poder volver a ver a nuestras familias, esa concentración se ha visto mermada considerablemente.
"Dentro de la gravedad de la situación, ha sido una etapa de nuestras vidas muy enriquecedora,  donde hemos podido reflexionar y sobre todo re-organizar nuestras prioridades de vida".
 








2. R.P.: Hemos pasado una situación de desescalada y ahora ya en lo que se ha venido a llamar la nueva normalidad ¿pero en qué momento se encuentra usted ahora como artista? 

Roberto Oliveira: La situación es dura y compleja, pero sobre todo da mucho coraje ver cómo en tiempos de confinamiento todo el mundo de repente se agarró a la cultura y como al final de todo esta situación, estamos volviendo a lo de siempre. No vamos a obviar que cualquier persona del sector que podamos imaginar, esta en unas condiciones muy difíciles, pero es que la realidad es la siguiente. El mundo de la cultura somos los últimos, queremos trabajar, como están trabajando otro tipo de compañías, y no podemos.
"Entendemos la magnitud de la situación pero, están llenando hasta la bandera un avión y nosotros tenemos que reducir el aforo de un teatro. Lo siento, no lo consigo entender."








En mi caso la situación es compleja como muchos otros compañeros y compañeras, y la crisis sanitaria que estamos viviendo es la que es, pero el mundo de la cultura tiene que parar y posicionarse firmemente. Es el momento perfecto para cambiar y mejorar las condiciones de nuestro sector, pero debemos cambiarlas nosotros. Ya ha quedado más que claro que nuestra administración no lo va hacer.
 
3. R.P.: Estrena usted el 30 de julio su tercer trabajo discográfico «ARGANA estruturarítmicoespiñal», ¿qué puede decirnos de este es un trabajo?

Roberto Oliveira: ARGANA, es un trabajo de música electroacústica con una estética totalmente minimalista. Es un disco para percusión y diferentes manipulaciones electrónicas, con fuertes rasgos rítmicos e incluso tribales, en donde e querido jugar al máximo con la construcción y deconstrucción métrica. Plasmar en formato cd, este juego métrico, mayoritariamente con instrumentos de percusión de sonido indeterminado es un riesgo-gustillo que me apetecía asumir y sentir.
 
4. R.P.: Argana es "un trabajo de música electroacústica, de estética minimalista, para percusión y electrónicas", ¿cuáles son las señas de identidad musicales y personales de este CD?

Roberto Oliveira: El riesgo, este disco es un trabajo con un factor de riesgo muy elevado en el aspecto sonoro. Estamos hablando de un disco de 50 minutos de duración en el que escasos 5 minutos utilizo instrumentos de sonido determinado como el vibráfono. Con el añadido de que la morfología de las obras están basadas en construcciones y deconstrucciones métricas. Momentos en que las sonoridades se entremezclan formando complejas transiciones para llegar a la construcción de la nueva célula sonora, métrica y rítmica. Sin duda ha sido un proceso de investigación métrico-sonoro muy enriquecedor.
 
5. R.P.: En Argana es usted compositor e intérprete, ¿se combinan bien estos dos roles?, ¿se siente más compositor o intérprete?

Roberto Oliveira: Si, la verdad que sí es una buena combinación. Escribir con el set-up de instrumentos delante de uno, es una experiencia muy divertida, y más cuando técnicamente se cuenta con medios, para incluir en el set de trabajo material, para poder grabarse y escuchar lo que uno escribe casi en tiempo real.
Es cierto que en “Argana” e decidido grabar tres obras mías, pero ya en mi anterior trabajo Diáspora incluí una obra de mí creación y un porcentaje muy alto de colaboración compositiva con los compositores grabados. Aún así para nada me siento compositor, es cierto que uno cuenta con años de experiencia y una paleta enorme de bagaje musical, pero dista de la formación y experiencia del trabajo diario que puede tener hoy en día un compositor. Yo soy interprete/investigador sonoro, es en lo que yo estoy formado.
 
6. R.P.: Su último proyecto ELEKTRONIK KONTAINER un proyecto educativo de “música electroacústica con medios visuales dirigido a jóvenes", tenía un componente eminentemente didáctico, ¿continúa Argana en esa línea?

Roberto Oliveira: Argana si va a derivar en un proyecto educativo dirigido a jóvenes, es una idea ya plasmada en papel desde que empezamos a diseñar este disco, simplemente necesita su tiempo de madurez. Desafortunadamente ahora con todo lo que está ocurriendo  debido a la Covid-19, hay puntos de este proyecto educativo que, o han de ser re-estructurados o tendremos que esperar a poder tener artista-público un poco más de cercanía y contacto, ya que uno de los puntos más interesantes del proyecto es el de interactuar con los alumnos y alimnas, generando células métricas juntos en escena.
 
7. R.P.: ¿Hay que hacer mucha pedagogía con la música contemporánea? ¿Qué le falta hoy en día a la difusión de la música de los siglos XX y XXI, está suficientemente difundida?

Roberto Oliveira: No lo suficientemente, aunque no creo que solo sea una problemática de programar más o menos música contemporánea y música actual. Creo que existe una deuda pendiente en la pedagogía musical con la didáctica de la música contemporánea. Tenemos que atajar este problema desde la raíz, en las aulas. Necesitamos desarrollar un currículum fundamentalmente nuevo, que sea accesible a todo el alumnado, que desarrolle su sensibilidad, expresividad y creatividad, no dependiente de un aprendizaje previo y basado en la práctica musical. Para ello tenemos que utilizar la música contemporánea en el aula. La música contemporánea tiene menor presencia que otros estilos coetáneos y que la música clásica anterior al siglo XX.
Hay que promover que los alumnos/as participen activamente de la clase, en un modelo en el cual se acepten los riesgos derivados de la creatividad, de la autonomía y apertura de pensamiento. La música refuerza la atención y la concentración, incrementa la memoria y la creatividad, desarrolla habilidades motoras y rítmicas, incrementa la seguridad en uno mismo y facilidad para socializar…

La enseñanza de la música no debería encasillarse sólo en la música que normalmente denominamos clásica; la música popular contemporánea está llena de gran riqueza melódica, armónica, rítmica, etc.

Debemos aprovechar esta posibilidad, que resulta muy atractiva y cercana al interés de los alumnos/as, a la vez que seducirles y motivarles a abordar las obras de los clásicos, poseedores desde luego de un gran valor musical y pedagógico.
 
8. R.P.: ¿Por qué se infravalora tantas veces la cultura, el trabajo del artista…?

Roberto Oliveira: El problema lo tenemos en casa, el problema no son las instituciones. Tenemos un problema laboral, un problema de sector. Deberíamos hacer un ejercicio de reflexión, ponernos ya de acuerdo entre nosotros los artistas, y decidir qué condiciones laborales no vamos a tolerar.
Somos muchos los que queremos vivir dignamente de nuestra profesión, y hay cabida para todos, pero siempre desde la buena praxis laboral. ¿Cómo podemos poner en valor un sector que no es sector?, es un trabajo arduo defender económicamente un proyecto, cuando otros se realizan en condiciones laborales precarias. Para el artista autónomo es muy difícil combatir esta sub-actividad cultural, que lo único que nos lleva es al cierre de empresas del sector y al trabajo en peores condiciones.
"Si nosotros mismos no ponemos en valor nuestro sector, ¿Cómo el público va a valorar nuestro trabajo?."






 
9. R.P.: ¿Cómo ve la panorámica de la creación contemporánea actual?

Roberto Oliveira: La música actual en España esta en un momento envidiable. Cada vez más podemos disfrutar de nuevos compositores e intérpretes de unos niveles excepcionales. Pero no solo debemos mencionar la nueva creación. Hemos tenido los mejores precursores que merecen ser mencionados, estamos hablando de toda esa generación del 51, Hidalgo, García Abril, Marco, Bernaola y generaciones posteriores que han contribuido con materiales y sobre todo con conocimientos magníficos.
En mi campo el mundo de la percusión, tenemos, digo tenemos, por que es admirable que con tan abrumadoras carreras profesionales sigan día a día trabajando al ritmo que llevan, en beneficio de nuestro repertorio, personalidades a las que tenemos mucho que agradecer como lo son Bernat y Guillem.



10. R.P.: ¿Qué espacio tiene la música de vanguardia en la nueva normalidad, en los futuros conciertos?

Roberto Oliveira: Pienso que va a ser un momento bueno, ya que la nueva normalidad se basa en programar conciertos de pequeño formato, tanto en el aspecto de la realización, como de aforo. Serán tiempos enriquecedores ya que normalmente los artistas con proyectos para un público minoritario suelen realizar productos de altísima calidad, y de un grado de riesgo artístico mayúsculo, aspecto muy enriquecedor que ya de entrada a mí me llena de admiración.
En el aspecto del aforo la nueva normalidad que para nosotros es vieja, ya que el público asistente a conciertos de nuevas músicas siempre ha sido escaso en nuestro país, el problema lo vamos a tener con las producciones más grandes. Las producciones sinfónicas son las que más van a sufrir.
Entiendo perfectamente que vivimos tiempos en los que hay que reinventarse, pero no artísticamente como ya veníamos haciéndolo los artistas actuales, reinventarse en el aspecto de la realización de un concierto, hasta que volvamos a la antigua normalidad. El mundo de la cultura necesita volver a los aforos de antes, con mas medidas de prevención, pero necesitamos trabajar y recibir a nuestro público. Esta nueva normalidad en términos económicos está haciendo mucho daño, es inviable ya a medio plazo. Volvamos al avión que mencionaba antes.
"El dueño de una compañía aérea, ¿cuánto tiempo podría subsistir realizando vuelos al 50% de su ocupación?".









La foto de Roberto es de Gewis

El diseño de la portada del CD es de TheWhiteRoomLab

Más información en la web del percusionista Roberto Oliveira


 
 
Sistema RSS
© 2020 ElCompositorHabla.com
Todos los derechos reservados
Aviso legal y política de privacidad
Créditos