Noticias

Joan Magrané. Premio Reina Sofía de Composición Musical


02/03/2014

Entrevista. El 1 de Marzo de 2014 se reunió en Barcelona el Jurado del XXXI Premio Reina Sofía de Composición Musical, compuesto por Ricardo Llorca, Eunho Chang, Aureliano Cattaneo, Jesús Rueda y presidido por Ramón Lazkano. Después de haber analizado detalladamente todas las partituras presentadas al Concurso, se acordó por mayoría otorgar el Premio Reina Sofía de Composición Musical 2013 a la obra titulada “… secreta desolación…” para orquesta, del compositor catalán Joan Magrané Figuera. La obra galardonada será estrenada e interpretada por la Orquesta Sinfónica de Radiotelevisión Española, el próximo mes de Octubre,en el Teatro Monumental de Madrid.



(foto Carles Fargas)

Tiene 25 años y acaba de ganar uno de los premios de composición más importantes del panorama nacional: Premio Reina Sofía de Composición Musical. Joan Magrané, nacido en Reus, es uno de los compositores más prometedores de nuestro país y eso que contamos con una generación de excelentes jóvenes compositores. Ahora está en Paris donde estudia un Máster de Composición en CNSMDP y sigue trabajando en sus obras, componiendo. Nos ha atendido y contestado a nuestras preguntas con esa simpatía y sencillez de la que siempre hace gala.

Entrevista:
 
1.: Ruth Prieto: ¿Qué significa este Premio para ti?

Joan Magrané: Ante todo una gran alegría! Sobre todo porque es un premio a una obra que hice hace ya casi dos años y que sin ésta oportunidad hubiese sido muy difícil ver estrenada. También evidentemente el premio en metálico llega en un momento idóneo, pues me permitirá seguir viviendo en París, dónde ahora mismo curso el máster en el CNSMDP, unos años más pudiéndome dedicar el tiempo necesario a mi trabajo compositivo personal.

Una ilusión y satisfacción especialmente grande pues es mi primera obra de orquesta y recuerdo su escritura como un momento de gran intensidad y esfuerzo. Por eso mismo, al ser el mayor trabajo que he hecho hasta el momento, me gustaría que constara que está dedicada a quiénes han sido mis maestros y a quién debo gran parte del premio: a Ramon Humet, quién me inició y me alentó para seguir en éste camino dándome unos cimientos sólidos e importantísimos; a Agustí Charles, por la entrega y el amor al oficio y al rigor y a la tan necesaria e indispensable pasión por la composición, y a Mauricio Sotelo, por haberme abierto tantas y tantas puertas hacia influencias que tan decisivas han sido y son en mi proceso creativo.

Por todo esto, y viendo la lista de premiados de ediciones anteriores y por el jurado de tan alto nivel de éste año, es un honor enorme!

2.: R.P.: Háblanos de la obra con la que has obtenido el premio

Joan Magrané:  "...secreta desolación..." es un fragmento del primer poema, Serán ceniza, del primer libro, A modo de esperanza, de José Ángel Valente (1929-2000): “Cruzo un desierto y su secreta desolación sin nombre (...)”. Éstas primeras palabras sugieren una línea recta, un límite infinito, un horizonte desértico y secreto, también un espacio inmenso y plano, árido y duro. La imagen del desierto, como antigua alegoría ligada al misticismo, siempre ha tenido un gran impacto sobre mí.

La obra se articula en tres partes o movimientos enlazados. El primero, Lento e fluido, mistico, es una reelaboración de la primera sección del preludio del Parsifal wagneriano, cuyo timbre y organicidad me atraen sobremanera (soy un acérrimo wagneriano!). Así pues, desde un “la bemol” inicial, se va perfilando un discurso melódico y armónico donde la organicidad y la riqueza tímbrica son los principales elementos de referencia. El segundo, Esaltato, eminentemente contrastante, está dominado por la exuberancia, pero también por un cierto grado de inestabilidad y dureza. Resuelve en una sección donde olas de armónicos de las cuerdas y notas en crescendo en el registro grave de los instrumentos de metal estallan sin control. De su resonancia aparece la última parte, Magico, fluido, donde reaparece el “la bemol” inicial a modo de constante horizonte. Finalmente, Quasi senza tempo, la orquestra se ve reducida a los primeros atriles de la cuerda y a algunos instrumentos de viento madera y percusión para disolverse y sublimarse en la lejanía en contraposición a un In estasi encarnado por la potente luz cegadora de los acordes de los crótalos con tutta forza.

La pieza está escrita para una orquesta formada por flauta, flauta alto, oboe, corno inglés, clarinete, clarinete bajo, fagot, contrafagot, 4 trompas, 2 trompetas, 2 trombones, tuba, timbales, 3 percusionistas y cuerda. Tiene una duración de unos 12 minutos.

3.: R.P.: ¿En qué momento, como compositor, te encuentras?

Joan Magrané: Pues siento que estoy en un buen momento. Evidentemente es un momento de búsqueda ¿pero qué es la composición sino una búsqueda constante, un camino? Éste año me estoy dedicando sobre todo a la música para pequeñas agrupaciones de cámara, un terreno en el cual me siento muy cómodo y donde hay que forzarse a limar todos los aspectos técnicos y poéticos (de contenido), cosa que hace avanzar el pensamiento a grandes pasos y eso siempre es muy grato. También es un momento en el que estoy empezando a afianzar mis influencias y su impacto sobre mi proceso creativo.

4.: R.P.: ¿Cómo es tu proceso creativo?

Joan Magrané: Más o menos es el mismo para todas las obras. El impulso inicial siempre viene dado por algún estímulo externo a mi trabajo, ya sea otra música (Josquin, Lassus, Monteverdi, Schubert, Wagner...) o, sobre todo, la poesía (Gimferrer y Valente, pero también Dino Campana, Paul Valéry o Eliot); también la pintura (Barceló, Piero della Francesa, Duccio, Dürer...) o la escultura (Michelangelo y Juan Muñoz son los primeros que me vienen a la mente). Bebo de distintas fuentes para poder encender la llama de las ideas musicales.

El segundo paso es mucho más técnico. Se trata de intentar buscar vínculos entre el material recogido y también, a través de estos, con el material sónico que utilizaré. En paralelo acostumbro a diseñar un espació estructural (como una arquitectura, como un jardín) que para mi es altamente útil y necesario, para situar los elementos en el espacio. Utilizo para este fin distintas proporciones y diversos recursos para poder acentuar “el mensaje” de la pieza también a partir de la estructura.

Después empieza el momento de escribir. Empiezo por esbozos muy generales pero ya teniendo en mente todo lo demás y poco a poco voy perfilando, siempre sobre papel y a lápiz (pues para mí el contacto íntimo con la escritura y cada una de las notas es indispensable). Cunado la obra está “terminada”, al tener ya una visión total de ella, acostumbro a dar los retoques, normalmente bastante grandes (añadidos o desarrollos de secciones sobretodo, pero también cambios de orden o acentuando el carácter expresivo de los gestos.

Cuando ya todo está en su sitio es el momento de hacer la copia a limpio en el ordenador (yo voto al partido del Finale, cosa que seguramente tiene relación con mi proximidad con el trabajo manual y con la misma tradición).

5.: R.P.: Cuáles son tus próximos proyectos?

Joan Magrané: He terminado recientemente una obra para flauta, violín y violoncello que será estrenada en mayo por alumnos de doctorado del Conservatorio de París. Es una pieza basada en el Traité du funambulisme del gran Philippe Petit (al contrario de lo que su apellido podría insinuarnos...). Así pues la obra se articula en distintos movimientos enlazados que hacen referencia (nunca de manera descriptiva explícitamente) a capítulos del tratado (los primeros pasos, la inmovilidad, el saludo, la marcha a ciegas y el final). La pieza se titula "sourd-muet-aveugle" y subtitulada "extase intérieur, conquête de l´Inutile (hommage à Philippe Petit)".

Ahora mismo estoy trabajando en una pieza para trío de cuerda para el Manifeste de éste año. Será interpretada por solistas del Ensemble Intercontemporain en el Ircam. Lleva por título Un triptyque voilé y sus tres partes son las siguientes: I. Déploration (mit Albrecht Dürer), II. Miroir (quasi come Piero della Francesca) y III. Rêverie (Duccio nella mente). En ella también estoy ahondando en la técnica escultórica del velado y en la pictórica del sfumatto, que siento muy próximas a mi pensamiento musical.

En el horizonte, para el año que viene, tengo otro trío (ésta vez para saxo, percusión y piano, también para estrenarse aquí en París), una pieza para cornetto y arpa doppia para un proyecto teatral, un quinteto para el Intercontemporain otra vez (gracias a su estrecha colaboración con mi conservatorio) y la pieza final de máster, para gran ensemble y larga duración, que versará sobre cuadros de Miquel Barceló. Y alguna cosa más aún por concretar y ordenar en el tiempo (la agenda...).

Y sobre todo me encuentro, como siempre, apuntando enormes cantidades de poemas, frases, ideas, referencias... que voy encontrando y que me mueven a empezar a pensar en numerosas obras para el futuro!

Más información sobre el compositor en:

http://www.elcompositorhabla.com/?url=81

y

http://www.joanmagrane.com/

Destacamos ...