Noticias

«Vivimos en una realidad que no debemos obviar y el arte debe ser una manifestación de ella»


09/07/2020

Cuarta entrevista de la serie «Nuevos tiempos, nuevas músicas» con la compositora Inés Badalo. Hemos hablado con ella y esto es lo que nos ha contado.



1. R.P.: ¿Dónde estaba y qué estaba haciendo justo antes del confinamiento? 

Inés Badalo: Los días previos al confinamiento estaba pensando si debía coger un vuelo a París, pues el día 15 de marzo iba a ser interpretada mi obra Sorriso audível das folhas, en Montreuil, por el Ensemble vocal Soli-Tutti y el Ensemble instrumental DensitéS dirigidos por Denis Gautheyrie y Zahia Ziouani.
Viendo como estaba la situación los días previos no tenía claro si era prudente viajar a otro país, finalmente no lo hice, y el día 14 se declaró el estado de alarma, al mismo tiempo que en Francia se canceló el concierto por razones sanitarias.
 
2. R.P.: Venimos de una situación de confinamiento muy larga y complicada, ¿cómo ha vivido usted toda esta situación? 

Inés Badalo: He vivido esta situación con incertidumbre, preocupación y tristeza. Pero me considero afortunada por no haberlo sufrido de cerca, como lamentablemente otras personas han sufrido, lo peor de esta pandemia. 
Algunos aspectos de mi vida se mantuvieron intactos, como las muchas horas que habitualmente paso en mi estudio. A otros, como el nuevo sistema online de impartir clases, hubo que adaptarse, para que los alumnos se vieran lo menos perjudicados posible ante la situación.
Lo más difícil fue recibir noticias de cancelación de conciertos y otras actividades, por esas fechas estaba invitada como profesora de composición al encuentro de la JONDE, para trabajar junto a la orquesta mi obra Entropía; a continuación hubiese viajado a Barcelona para el estreno de Vortex, encargo del Festival Mixtur que iba a interpretar Ellen Nisbeth en L’Auditori, junto a otros conciertos, algunos cancelados, otros pospuestos y pendientes de la evolución de la situación.
 
3. R.P.: Hemos pasado una situación de desescalada, de una cierta incertidumbre, y ahora ya estamos en lo que se ha venido a llamar la nueva normalidad ¿pero en qué momento se encuentra usted ahora?  

Inés Badalo: Prefiero utilizar la expresión “nueva realidad” a “nueva normalidad”, la situación no es la normal, es extraña, no salimos a la calle con la misma sensación que hace unos meses, vivimos en una incertidumbre constante, no sabemos como va a evolucionar todo esto, si de aquí a un mes estaremos confinados de nuevo o no, si se cancelarán los conciertos o proyectos de finales de este año, o incluso del próximo. 
 
4. R.P.: ¿Cómo ve el futuro de la cultura en general y en concreto de las artes escénicas presenciales? 

Inés Badalo: Es difícil, durante la reflexión, que no asome cierto atisbo de escepticismo al respecto, en demasiadas ocasiones se hace un uso interesado y demagógico de lo cultural, poco práctico para el interés general y muy alejado del debido respeto que el arte y la ciudadanía merecen.
"Aunque, siendo optimista, espero que las artes escénicas sean respetadas y cuidadas con cariño".
       





5. R.P.: Se habla mucho de ‘volver’ a la normalidad, pero antes, ¿estaba todo tan bien?, ¿deberíamos volver a como estábamos? ¿reinventarnos? ¿cómo? 

Inés Badalo: No estaba bien, hacen falta muchos más apoyos al sector cultural, más inversión en cultura, en conocimiento, en educación, sin ello una sociedad no progresa, inversión que se realice con criterio, con parámetros claros de igualdad, calidad y transparencia.
Durante mucho tiempo se nos ha lanzado el mensaje de que solo puede mejorar la economía con austeridad, con recortes del gasto público, de nuestros derechos.
En mi opinión esto solo ha generado precariedad laboral, sanitaria, cultural, llevamos años sufriendo las consecuencias de una larga crisis, ocasionada en gran parte por la mala gestión y el expolio de algunos. Invertir en cultura es dinamizar una parte importante de la economía de un país, pero, sobre todo es invertir en una sociedad educada, justa, responsable, inteligente, sensible y crítica. 
Deberíamos ir hacia una sociedad donde la cultura ocupe el lugar que le corresponde, donde no prime lo inmediato, se valore el pensamiento y el arte, y sean accesibles a todos por igual, luego cada cual que elija lo que más le guste, pero, en mi opinión, una sociedad sin cultura, sin conocimientos, es una sociedad sin futuro. ¿Cómo?, con educación, la educación es fundamental.
 
6. R.P.: ¿Qué eliminaría usted de cómo estaban las cosas antes y qué añadiría usted?       

Inés Badalo: Eliminaría la mediocridad, los intereses, la falta de criterio objetivo o de igualdad de oportunidades. Añadiría honestidad, educación, justicia.
 
7. R.P.: En concreto en el mundo de la música, de los conciertos: ¿cómo ha cambiado su visión como creador?, ¿cómo piensas que esta pandemia va a cambiar la realidad de los compositores e intérpretes? 

Inés Badalo: Durante el confinamiento, la percepción de que inmersos en una pausa el tiempo se ralentizaba, se detenía, me fue propicia a encontrar más tiempo para la reflexión. En mi caso, el proceso creativo no se ha visto afectado cuando es íntimo e individual, pero sí en los trabajos multidisciplinares en los que es necesario colaborar con artistas de otras áreas.
Fue precisamente durante el confinamiento y debido a la situación por la que estábamos pasando, que surgió un nuevo proyecto propuesto desde la Bienal Internacional de Arte de Cerveira, en Portugal, en el que estoy teniendo el placer de participar. Consiste en poner en diálogo a creadores (escritores, pintores y compositores) en tiempos de pandemia, trabajamos conjuntamente sin podernos encontrar, pero sí comunicar. De la misma manera se ha realizado la grabación de la obra para este proyecto, trabajada y grabada individualmente a distancia, de ello se han encargado los contrabajistas José Pascual Pastor, junto a sus alumnos, y Ximo Clemente de la Netherlands Chamber Orchestra. Es una manera distinta de trabajar, pero que demuestra que el arte siempre está ahí, la necesidad de crear, de comunicar y ser capaces de adaptarnos y reaccionar en tiempos difíciles, vivimos en una realidad que no debemos obviar, y el arte debe ser una manifestación de ella.
 
8. R.P.: Parece mentira que a estas altura tengamos que estar hablando de esto pero, ¿por qué la música y la cultura es importante para la sociedad?
 
Inés Badalo: Decía Fernando Pessoa que: “la cultura es el perfeccionamiento subjetivo de la vida”. La cultura es un ente dinámico, un patrimonio exclusivo del ser humano, que afecta a nuestra percepción y que se refleja en nuestros patrones de conducta. Conocer, comprender, nos enriquece, estructura nuestro pensamiento, nos hace más críticos y, por tanto, más libres como individuos. Sin cultura no somos nada.
 
9. R.P.: ¿Por qué se infravalora tantas veces la cultura, el trabajo del artista…?
   
Inés Badalo: Porque nos hace más críticos… y menos dóciles.
 
10. R.P.: ¿Qué papel van a jugar las plataformas digitales, el streaming, la tecnología ahora mismo tras el confinamiento? ¿tendrán utilidad estas herramientas tecnológicas en el futuro cercano y cuando la pandemia acabe?
 
Inés Badalo: Plataformas digitales y conciertos retransmitidos en directo ya los había antes del confinamiento y los seguirá habiendo, es innegable que durante el confinamiento se han multiplicado significativamente y han sido una herramienta fundamental para la difusión musical. Aunque la experiencia de vivir la música en el mismo espacio donde es interpretada es insustituible, estas herramientas han venido para quedarse e incluso se introducirán mejoras fruto de esta experiencia que nos ha acercado aún más a la tecnología .
Sin ir más lejos, mi obra Ma, será estrenada utilizando estos medios el próximo día 23, por el gran percusionista Juanjo Guillem.
 
11. R.P.: ¿Saldremos de todo esto mejores?, ¿qué ha aprendido usted en todo esto?
 
Inés Badalo: ¿Mejores? Eso depende de cada uno. He aprendido que hay que cuidar muchos aspectos que estaban descuidados para que este tipo de situaciones no se repitan, o si se repiten, que estemos preparados. Que todo, en el momento más inesperado puede cambiar, ver calles de grandes ciudades completamente vacías, daba vértigo, nunca pensé que viviría algo así, que de repente todo daría un giro por una pandemia. De cómo mi manera de vivir, de dar clases, podría transformarse en tan pocos días. Por otro lado, la sensación de que el tiempo se detiene, cancelar viajes de trabajo, me ha obligado a “parar” en seco la dinámica que llevaba, detener esa inercia me ha dado más tiempo para la reflexión, para plantearme muchas cuestiones y hacer cosas que tenía pendientes desde hace mucho, por falta de tiempo.
 
12. R.P.: Avances tecnológicos, comunicación… ¿cómo se imagina los conciertos del futuro?, ¿habrá cambios en la experiencia artística?, ¿en los conciertos?…
 
Inés Badalo: Las plataformas digitales se seguirán utilizando, también se realizarán los conciertos en streaming, necesarios para que la música pueda llegar en directo a un público más amplio y en cualquier lugar del mundo, esto sin duda es necesario. No obstante, desde mi punto de vista, no podrá sustituir nunca a la experiencia de un concierto en vivo, presencial, la conexión público-intérprete es distinta, también las sensaciones que percibimos no son las mismas a través de una pantalla que cerca de un escenario, del intérprete, además de la calidad del sonido o la acústica de la sala, imposibles de recrear en nuestras casas.
 
13. R.P.: ¿Qué espacio tiene la música de vanguardia en la nueva normalidad, en los futuros conciertos?
 
Inés Badalo: La música de vanguardia es un universo de infinitas posibilidades, el límite está en la imaginación de cada uno y, aunque en menor medida, también en el presupuesto de cada proyecto. Por tanto, programadores culturales, festivales, administraciones, entidades, deben seguir apostando con fuerza por la música de vanguardia.
 
14. R.P.: ¿Cuál es el futuro de las artes presenciales?
 
Inés Badalo: Es difícil de predecir, imagino que en principio pasaremos esta etapa en la que es fundamental guardar la distancia de seguridad, en la que nuestros gobernantes deben cuidar especialmente todo el entramado cultural, pues debido al menor aforo las recaudaciones en taquilla serán menores, etc.
Espero que no tengamos que volver a confinarnos pues la situación ya es suficientemente compleja. Supongo que hasta que no haya una vacuna y ésta nos llegue a todos, será difícil que vuelva todo a ser tal y como estamos acostumbrados.
"Mientras tanto, no queda otra que adaptarnos, reinventarnos y reivindicarnos".
 




15. R.P.:  Un pensamiento sugerencia para la situación actual ….

Inés Badalo: Un pensamiento, una certeza, que durante el confinamiento me visitó en más de una ocasión… Los actos, los malos actos que en otro contexto sanitario y social, podían incluso ser vistos por algunos como algo común, poco importante; en tiempos de pandemia magnifican la mediocridad de sus nefastos causantes y las consecuencias terminan por caer sobre quienes no tuvieron culpa alguna. Necesitamos sensatez, sabiduría, bondad, honestidad y justicia.
También, creo que se debería reflexionar sobre la situación del arte y su futuro, independientemente de la pandemia. Los creadores tenemos la necesidad de hacerlo, a lo largo de toda la historia de la humanidad se han conseguido momentos sublimes, quizá la reflexión sería cuál es el lugar que le vamos a dar en el mundo en el que vivimos.


La fotografía de Inés es de José Pascual Pastor

Más información en el perfil de Joan en nuestra web ECH-Inés Badalo

 

Destacamos ...



Sistema RSS
© 2020 ElCompositorHabla.com
Todos los derechos reservados
Aviso legal y política de privacidad
Créditos