Noticias

Iker Güemes Cabrejas estrena ‘Grammar” en el Ciclo Música y Arte, correspondencias sonoras


15/06/2015

Entrevista. Hemos hablado con Iker Güemes Cabrejas a pocos días de su próximo estreno, el día 16 de Junio, de su obra ‘Grammar' que ha compuesto para el Ciclo Música y Arte, correspondencias sonoras.

1. Ruth Prieto: El próximo día 16 de Junio estrena usted la obra ‘Grammar' que ha compuesto para el Ciclo Música y Arte, correspondencias sonoras ¿qué nos puede comentar de esta obra?

Iker Güemes Cabrejas: La obra nace del encuentro con el percusionista Diego Ventoso hace casi ya dos años; pronto surgió el compromiso de escribir algo para él y el resultado es Grammar. Se trata de una pieza para set de percusión (vibráfono, tom-toms, platos, tam-tam, temple blocks y una viga de hierro), aunque el acento, más que en el conjunto de instrumentos escogidos, está en los utensilios y la forma en que éstos son utilizados para hacerlos sonar. Esto último, de hecho, ha sido el mayor quebradero de cabeza, pues ha habido que cambiar muchas cuestiones técnicas: modos de ataque, dinámicas, utensilios, etc.; cosas que siempre desorganizan cuestiones estructurales fundamentales.
 
"Así que unas veces ha habido que negociar con el intérprete los cambios y otras me he anticipado al surgimiento del problema y he transformado, después de crearla, toda la gramática compositiva (el título casi es una reivindicación). A veces tenía la sensación de que tendría que reescribir la obra por completo."
Finalmente la obra está ahí, programada en este estupendo ciclo del CGAC, gracias, sobre todo, al esfuerzo, buen hacer y la paciencia de Diego Ventoso. La dedicatoria en este caso está más que justificada.

2. R.P.: ¿Qué le parece este tipo de programación que nos propone este Festival de Música y Arte donde tienen cabida las expresiones creativas más actuales?

Iker Güemes Cabrejas: Desde luego abogo por más propuestas como esta. En un mundo cada vez más polarizado, donde las actividades (no sólo laborales) no cesan de diversificarse, condenando al ser humano a una suerte de meta-especialización, apostar por la idea de aglutinar diferentes disciplinas es una bendición. Lo deseable además sería poder establecer binomios más allá de lo artístico. Está bien crear un área de encuentro entre diferentes disciplinas artísticas, pero estaría aún mejor relacionar y propiciar encuentros entre esas disciplinas artísticas y otras actividades humanas. Me gustaría, además, que el marco no se ciñera exclusivamente a un museo, un festival especializado o una sala de conciertos, sino que trascendiera estos espacios y saliera al encuentro del ciudadano allá donde este se encuentre: una plaza, un bar, una juguetería, una fábrica, una cárcel, etc. Por desgracia, esto no es todavía normativo, aunque es cierto que cada vez se va ganando terreno en este sentido.

3. R.P.: ¿En qué momento, como compositor, se encuentra?

Iker Güemes Cabrejas: Siempre es difícil contestar a esto. Los compositores deberíamos trabajar siempre bajo la atenta mirada de la autorreflexión y la autocrítica, es cierto, pero ello conlleva un uso del tiempo, específico, tiempo del que por desgracia carecemos o se nos obliga a gastar en otras cosas. Además siempre me ha resultado un tanto artificial trascenderme y observarme desde un ángulo exógeno, así que lo que suelo utilizar como unidad de medida es la última obra compuesta. Sé que ahora ya no circulo en la misma dirección que lo hacía cuando compuse Grammar. Hasta entonces, cada obra nacía de una experiencia y la finalidad era mostrarla. Ahora, quizás espoleado por los tiempos que nos está tocando vivir, siento que además, cada obra, independientemente de los lugares de donde surja el material, tiene que aportar un extra, una opción para que el espectador la vincule con el momento histórico que está viviendo, y procurando siempre que esto no sea evidente. No es bueno dar al espectador todo el trabajo hecho, en cierta manera, hay que obligarle a que se esfuerce por encontrar. También necesitamos de oyentes autocríticos que se desperecen de su letargo y que reaccionen.
 
"No compongo música para que los sentidos se embelesen, escribo para que el público se cuestione cosas y reaccione. Se llama arte, precisamente porque ocultamos tras sonidos o imágenes nuestros fines; si quisiera ser explícito, me dedicaría a la política, o al periodismo, por ejemplo."
4. R.P.: ¿Cómo es su proceso creativo?

Iker Güemes Cabrejas: Componer para mí es estar en el mundo. El trabajo no es estar solamente en el estudio, escribiendo o probando cosas, es también leer, ver, comer, tratar con la gente, entrar en contacto con la naturaleza, conocer la historia, la actualidad de los acontecimientos, etc. Todo es vinculante. He decidido que la manera de dar a conocer mi interpretación de las cosas a desconocidos sea a través de la música, así que crear música es establecer puentes entre las vivencias personales y las técnicas compositivas; en una palabra: aglutinar (por volver un poco al principio de esta conversación).

5. R.P.: ¿Cuáles son sus próximos proyectos?

Iker Güemes Cabrejas: Bueno, en la fase final (trabajo en el estudio) se encuentra una obra para Alter Face Piano Ensemble. En la fase de “aglutinamiento” se encuentra una pieza para saxofón soprano y electrónica que estrenará Vicent Minguet, y esperando una fecha para su estreno una obra para clarinete bajo que escribí para David Romero Pascual en 2014. Sigo leyendo vorazmente y escandalizado por lo que veo que sigue ocurriendo en el mundo.

Destacamos ...