Artistas

Alfredo Aracil (Compositor) 

Alfredo Aracil | Casi siempre en tránsito

24/12/2011

Nos pusimos en contacto con Alfredo Aracil “vía facebook”, y después por e-mail y teléfono. En seguida fue muy fácil y distendida la comunicación, porque a la vez que te atiende con paciencia, te da mil ideas entre frase y frase. 
Sus amigos dicen de él que tiene una gran capacidad diplomática y una memoria prodigiosa, excepto para los disgustos, que le duran poco. Le gusta mucho su profesión, ¿o deberíamos decir sus profesiones? Es una de esas personas con las que se puede hablar de todo y que no suele perder la calma. Dice de su carácter que es “un vaivén entre la sonrisa y la melancolía” pero nosotros diremos que es idealista apasionado, hecho a estar casi siempre en tránsito.

Ruth Prieto, para El Compositor Habla, entrevista al compositor y gestor Alfredo Aracil
 
Madrid, Diciembre del 2011

Casi siempre en tránsito



1. Ruth Prieto:
Para empezar: ¿De qué hablan los compositores?

Alfredo Aracil: Cuando hablamos como colegas, pues de cómo nos va, de qué proyectos tenemos entre manos, de qué nos gusta más y menos, qué hemos descubierto…, pero cuando no hablas con el colega como tal sino con el conocido o el amigo, ahí ya el abanico se abre a todo lo que cualquiera imagine.

2. Ruth Prieto: ¿Cuál es el principal rasgo de su carácter?

Alfredo Aracil: Diría que un vaivén entre la sonrisa y la melancolía

3. Ruth Prieto: ¿Qué tiene de oficio componer?

Alfredo Aracil: Para algunos es sólo un oficio… y se nota; para otros es pasión (y se nota), para otros un sueño. El límite entre profesión y vocación no está claro y, la verdad, no sé si hace mucha falta, pero yo me quedo con los apasionados y los soñadores.

4. Ruth Prieto: ¿Y hace falta "oficio"?

Alfredo Aracil: Mucho; es necesario, por ejemplo, para que no se te caiga la estructura al suelo… pero no es suficiente.

5. Ruth Prieto: ¿Qué más hace falta?

Alfredo Aracil: La imaginación; para mi gusto, tanto o más que el oficio.

6. Ruth Prieto: ¿Qué cualidades tiene que tener un compositor?

Alfredo Aracil: Los que a mí me gustan, imaginación, pasión, oficio y, si puedo pedir más, amplitud de miras y generosidad (pero creo que aquí me estoy yendo del compositor al artista y, un poco más allá, a la persona).

7. Ruth Prieto: ¿Y…defectos?

Alfredo Aracil: Estos no son necesarios, al menos ninguno en concreto; menos mal.

8. Ruth Prieto: ¿Cuál ha sido la última alegría que le ha dado la música?

Alfredo Aracil: La complicidad con algunos intérpretes trabajando codo con codo en un ensayo bien aprovechado, o comprobar que una apuesta arriesgada sobre el papel, cuando escribí la partitura, suena tan bien o mejor de lo que esperaba… No recuerdo la última, pero las más recientes van por ahí.

9. Ruth Prieto: ¿Y el último disgusto?

Alfredo Aracil: Pues no lo recuerdo; los disgustos de ese tipo me suelen durar poco. A lo mejor este es otro de esos rasgos de mi carácter por los que me preguntabas al principio y, ahora que lo pienso, este es de los que sientan bien a quienes lo tienen.

10. Ruth Prieto: Con todo esto de la crisis, ¿Qué es componer hoy en día?

Alfredo Aracil: Los que tenemos ya unos años de carrera hemos compuesto ya en varias crisis, y no me refiero a crisis sólo económicas: crisis de libertades, de recursos y posibilidades artísticas, de consideración social o intelectual de la música…
Componer hoy es, para mí, como casi siempre: descubrir que hay algo que me gustaría oír pero aún nadie ha compuesto, ponerme a ello y tratar de compartirlo.

11. Ruth Prieto: ¿Si no fuera compositor qué le hubiera gustado ser?

Alfredo Aracil: Espectador, y lector, y escritor, y profesor, y gestor de proyectos culturales… y por suerte lo soy también o lo he sido en algún momento.

12. Ruth Prieto: ¿Cuál ha sido su mayor extravagancia?

Alfredo Aracil: Como compositor, tal vez haber escrito una obra serial con una serie de sólo dos notas: Giardino-notte, para la Sinfónica de Madrid. Y parece que funciona; ya hay dos versiones publicadas en CD.

13. Ruth Prieto: ¿Qué le da miedo?

Alfredo Aracil: No estoy seguro. A estas alturas, quizá perder lo que tengo, quizá no conseguir lo que me gustaría… Pero creo que más que miedo sería pena.

14. Ruth Prieto: ¿Perdió algo por el camino?

Alfredo Aracil: He perdido y ganado mucho por el camino. He arriesgado muchas veces, y sé que me he equivocado en ocasiones y que he tenido en otras la suerte de acertar. Desde luego, tengo cicatrices.

15. Ruth Prieto: ¿Qué es el silencio?

Alfredo Aracil: Puede ser muchas cosas: espacio, tiempo, vacío, duración, una atmósfera donde pensar o desvanecerse… Todas me gustan.

16. Ruth Prieto: Liberté, egalité, fraternité ... ¿Añadiría algo?

Alfredo Aracil: Si acaso "humildad"; las consignas, incluso las buenas como esa, para mí pecan de exceso de seguridad.

17. Ruth Prieto: Tiene una idea de lo que puede ser la felicidad «musical»

Alfredo Aracil: No, pero sé que la he sentido instantáneamente más de una vez.

18. Ruth Prieto: ¿A quién rescataría del pasado?

Alfredo Aracil: Si tuviera esa posibilidad, la utilizaría para aquellos que desaparecieron antes de tiempo, demasiado pronto.

19. Ruth Prieto: ¿Qué tiene el presente de interesante?

Alfredo Aracil: Que vivimos en él, pero creo que sería un error quedarse a vivir sólo en él: el pasado -los recuerdos- y el futuro -los proyectos- son también valiosos.

20. Ruth Prieto: ¿Qué espera del futuro?

Alfredo Aracil: Nada concreto; es mejor así.

21. Ruth Prieto: Podría definir ¿contemporáneo?

Alfredo Aracil: Puede ser simplemente lo que sucede ahora o puede ser también una actitud.

22. Ruth Prieto: ¿Podría decirme cómo es su música?

Alfredo Aracil: Con una palabra, quizá "delicada"; con dos, "delicada y lenta"; con tres, "delicada, lenta y desinhibida"…

23. Ruth Prieto: Esto de ser compositor y asesor cultural a la vez se lleva bien o es un poco Jekill and Hyde?

Alfredo Aracil: Se lleva muy bien. Es tan compatible y gratificante como ser compositor e intérprete o investigador y profesor.

24. Ruth Prieto: ¿Qué le hace reír?

Alfredo Aracil: Normalmente el ingenio… aunque a veces el ingenio lo pones tú mismo. Disfruto riendo.

25. Ruth Prieto: ¿Qué le hace llorar?

Alfredo Aracil: La pena a veces y las emociones hondas… tristes, alegres, éticas, estéticas. No sé si diría aquí también que disfruto siempre con ello, pero desde luego no quiero evitarlo.

26. Ruth Prieto: ¿A qué compositor invitaría a comer a casa?

Alfredo Aracil: A comer a casa invito a amigos y entre ellos hay compositores, pero no vienen por su profesión sino por la amistad.

27. Ruth Prieto: ¿Con cuál se sentaría a charlar horas y horas?

Alfredo Aracil: Ya lo hago con los que siento más cercanos, intelectual o sentimentalmente. Ahora bien, si la pregunta la tomamos en un sentido muy amplio, incluyendo los imposibles, creo que con Monteverdi.

28. Ruth Prieto: ¿Tiene usted “compositor de cabecera”?

Alfredo Aracil: No, pero si tuviera que quedarme con uno solo para imaginar, aunque fuera sólo aproximadamente, lo que ha sido y puede ser la música creo que elegiría a Beethoven.

29. Ruth Prieto: Alguna manía a la hora de componer….

Alfredo Aracil: El silencio, pero esto no sé si es manía o necesidad. También, sin que llegue a ser manía, un buen lápiz, agradable de coger, una goma de borrar y, bueno, puestos a estar a gusto, una taza de té o, si en ese momento estoy, más que componiendo, repasando, un gin-tonic… En fin, más que manías esto yo creo que son mimos.

30. Ruth Prieto: Un libro indispensable…

Alfredo Aracil: Indispensable cuando empiezas quizá una buena enciclopedia, pero en este momento y para mí, si tuviera que quedarme con sólo uno de entre todos los que he leído, Las ciudades invisibles de Italo Calvino. No es indispensable pero me parece extraordinario.

31. Ruth Prieto: Una película…

Alfredo Aracil: Ninguna.

32. Ruth Prieto: Una canción que le arregle un mal día…

Alfredo Aracil: Para sacarme una sonrisa, seguro que el dúo de Papageno y Papagena, cuando por fin se encuentran, casi al final de La flauta mágica. Qué maestría la de Mozart para hacer algo tan sencillo como eficaz, alegre y tierno.

33. Ruth Prieto: Un personaje de ópera imprescindible…

Alfredo Aracil: Papageno podría ser uno de ellos; otro, San Francisco de Asís.

34. Ruth Prieto: ¿Tiene algún sueño recurrente?

Alfredo Aracil: No, que yo sepa. Suelo olvidar los sueños antes de despertar y no sé si es bueno o malo.

35. Ruth Prieto: Tres obras maestras de la historia de la música

Alfredo Aracil: Hay tantas… pero puestos a resumir y renunciar: un madrigal del libro séptimo u octavo Monteverdi, una de las cuatro últimas sonatas para piano de Beethoven y, vamos a ver, Le marteau sans maître, de Boulez (que elijo por sí misma y porque ahí está también contenido Debussy, otra de mis debilidades).

36. Ruth Prieto: ¿Qué le queda por hacer en música, que no haya hecho todavía?

Alfredo Aracil: No soy de grandes planes. De momento, con lo que estoy y no me había puesto antes nunca es con una obra de gran envergadura para piano. 

37. Ruth Prieto: ¿Cuál es su pasatiempo favorito?

Alfredo Aracil: Pasear por los sitios más dispares con los ojos y oídos bien abiertos.

38. Ruth Prieto: ¿Cuál considera que es su estado actual de ánimo?

Alfredo Aracil: En tránsito, casi siempre en tránsito.

39. Ruth Prieto: ¿Tiene usted algún lema?

Alfredo Aracil: No; si acaso, haz con los demás lo que te gustaría que hicieran contigo.

40. Ruth Prieto: ¿Qué diría Alfredo Aracil de Alfredo Aracil?

Alfredo Aracil: Bueno, todo lo que he dicho en esta entrevista, que no es poco.

                                                                                      Alfredo Aracil. Madrid, Diciembre del 2011


Sistema RSS
© 2020 ElCompositorHabla.com
Todos los derechos reservados
Aviso legal y política de privacidad
Créditos