ISSN 2605-2318

Entrevistas

Buscador de entrevistas

Liza Lim | Open to Synchronicity

20/09/2012

Liza Lim is very excited about the new Akademie der Künst der Welt in Cologne with which she is involved. She told us that “it is an incredibly inspiring project”. As a composer Liza never stops. She supports the idea of “quotas to ensure representative access to structures of power and opportunity, rather than thinking about this in terms of ‘gender versus quality’”. She is ‘open to synchronicity’. Lim told us: “I’ve sometimes felt envious of church composers like Bach, Gabrieli, etc who had to produce work ‘on tap’ week after week for their employers”. She loves “working with the same musicians again and again, in the process finding out new things about their musicianship and developing into a more intimate knowledge of their performance practice”. So it would suit her if a composer had “Infinite patience; infinite stubbornness”.
She likes opera and mentions that “the last piece of music that really got obsessively ‘under my skin’ was Tristan und Isolde which had me in its thrall from 2004-8. I got over it by writing an opera called The Navigator.”
For Lim composition in this day and age is: “a way of articulating the sensual, the intellectual, the spiritual”. If she had not been a composer she would probably have liked to be an archaeologist –“ I’ve always been fascinated by the way the past radiates ‘lines of force’ into the present and future. I’m also interested in things like how memory is laid down, the psychological ‘pattern languages’ that inform who we are, the decisions that we make, our reactions, our gestures – many of these things completely unavailable to our waking or ordinary consciousness.”
She likes travelling, silence, authenticity; early influences include Yoko Ono, John Cage, Berio, Reich, Ferneyhough, Nono, Penderecki, Globokar, Webern, Bartok but she relishes the present because “it’s so diverse – many different worlds colliding and interacting in unpredictable ways.”
She is collaborating with Ensemble MusikFabrik, and with director Massimo Furlan and his theatre company Prod. 23 and ZKM for an opera based on Jonathan Safran Foer’s book Tree of Codes (for 2014). Her advice to young composers would be “Be yourself – that’s a big challenge, a life-long one! Try not to worry about what anyone else thinks about your work. Live your passion.” And her motto is “Say ‘yes’ more than ‘no’”.

Mercedes Zavala | Un difícil equilibrio

05/09/2012

Es una compositora, profesora comprometida y feminista atípica que ve las cuotas como “arma de doble filo”. Nos comenta que: “…Necesito la reflexión diaria como el respirar; necesito tiempo para estar conmigo misma y tener la sensación de que controlo mínimamente mis actos y mis decisiones. Para mí la libertad es sobre todo consciencia y después, si se puede, elección. Si no puedo practicar esto me siento apresada por la corriente de la vida.”
Zavala entiende el oficio como “parte inseparable del proceso creador”. Disfruta escuchando sus obras y nos dice que: “Cuando los intérpretes creen de verdad en la obra, tengo una sorprendente, al menos para mí, experiencia en el concierto en vivo: es como si la escuchase por primera vez, y me conmueve como si la hubiese escrito otra persona, a la vez que me emociona reconocerme en ella”.
No se siente extravagante pero si un poco osada y comenta con contundencia que: “La música enseña a escuchar, a comunicarse, armoniza cuerpo, mente y afectos, desarrolla la capacidad de trabajo en solitario y en grupo, la abstracción, la coordinación motora, la sensibilidad y la percepción... y además salva vidas y cura dolencias. ¿Cómo se puede concebir la educación sin música?..”
Detesta a la gente que se alimenta del odio y nos habla de la docencia con una mezcla agridulce de pasión y desencanto. Se ríe con la fina ironía y se confiesa un poco llorona…y una apasionada de Kurosawa.
El silencio: un ideal; rescataría del pasado a su madre, no espera nada del futuro y el presente lo encuentra acuciante….una mujer de su tiempo a la que le importa “más la calidad y honestidad de su obra que si obtiene éxito o no. El éxito pasa y la obra queda”.
Reivindica la política, ahora que está tan denostada. Lo que más le gusta es “percibir el transcurrir del tiempo segundo a segundo, escuchar mi propio silencio sobre el entorno y mirar el cambio de las nubes por la ventana. Después prolongar esta situación de alguna manera: pensando, leyendo meditando lo leído, haciendo planes, tomando un té, una copa de vino o haciendo alguna tontería manual, cocinando, paseando... Prolongar ese momento hasta donde se pueda, y después, ya está uno preparado para hacer –bien, cabalmente, con gusto y con sentido- todo lo demás.”
Es una romántica desconcertante y sorprendente.

El Compositor Habla

Agustí Charles | Componer es para mí, el mejor modo de aprender

08/07/2012

“Cuando decides hacer una cosa en concreto, es porque descartas al resto…” así de tajante es Agustí Charles. Pero también es optimista, con mucho oficio, un gran trabajador, perseverante, autocrítico, con carácter.

Nos comenta que: “la ópera se ha convertido en su principal área creativa como compositor, en el centro de sus apetencias, deseos, y oportunidades”. También nos dice que “vivir la vida es algo realmente bestial” y con respecto a la crisis responde que: “La crisis empieza cuando no tienes nada que decir, porque no hay nada de tu alrededor que te pida la palabra. Eso si es crisis.”.
Le sigue pareciendo que intentar ser compositor es su mayor extravagancia. No le da miedo nada, y no se acuerda de los disgustos: “No pierdo más de un minuto en lo desagradable, no merece la pena y te puede hacer infeliz”, pero nos cuenta que: “intento alcanzar la felicidad, no sé si musical, en cada día de mi vida…”.
Del pasado le parece que “no estaría mal tener una conversación con Monteverdi, Beethoven, Wagner….”, del presente se queda con el futuro que le sigue y del futuro con “nada en concreto”.
De su música nos comenta que: “Prefiero que la emoción que puedan producir la definan los demás”. Para Charles “Componer representa aprender. Si no aprendiera cada día de lo que hago, no tendría sentido este oficio, y esto no lo puedo hacer con un solo compositor”
Manías: pocas; “Necesito tener calma y mi zona de trabajo despejada”.
Le gusta Platón, Orson Welles, Hamlet, J. S. Bach, Beethoven, Stravinsky, Mozart, Bartók, Wagner, y sigue, y sigue….
Piensa que todavía no ha hecho nada, (aunque tiene ya un catálogo extensísimo) y atención, su pasatiempo es “Seguir trabajando en la música, escribiendo, investigando sobre orquestación, sobre el análisis…., para ver si con ello consigo aprender algo de bueno.”

Carlos Cruz de Castro | El oficio es el cauce de la creatividad

24/06/2012

Llevábamos “persiguiéndole meses”, pero Carlos Cruz de Castro, uno de los compositores más veteranos del panorama español está siempre muy liado. Con un pie en España y otro en México, nos ha hablado de cultura, de su concepción de vida y de muchas otras cosas en una extensísima entrevista de 23 páginas nada más y nada menos. Nos comenta que: “no estoy muy seguro de saber exactamente cómo soy. Siempre es difícil una introspección cuya definición del carácter no sea subjetiva por muy objetivo que se quiera ser frente al exterior y hasta para uno mismo”
Lo tiene claro en música: “El oficio es el cauce de la creatividad…... Sin oficio la creatividad no se puede plasmar debidamente y sólo con oficio se cae en la copia”. Para Cruz de Castro la cualidad de un creador reside en su “capacidad de encontrar”. Nos dice que: “Las alegrías musicales me vienen casi siempre que finalizo una obra”, pero de los disgusto no se acuerda. Con respecto a crisis nos cuenta que a pesar de la reducción de actividades: “una cosa es esta disminución de actividad musical y otra el ejercicio del compositor con su obra que se tiene que imponer a las circunstancias de la política para no ser víctima de ella”. Nos lo imaginamos de astrónomo en su México lindo y querido, jugando al ajedrez y también en alguna extravagancia callejera en los 70. Matiza cada una de nuestras preguntas y las contesta todas con mucha dedicación sin escatimar explicaciones, anécdotas y detalles. Dice que le da miedo la propia existencia y que por salud mental lo fundamental es “no salir dañado por los recuerdos sino fortalecido por la asimilación de la historia personal”
Rescataría del pasado a Karl Marx y del futuro nos comenta que “Lo que el futuro me depare”. Le cuesta darnos una definición de silencio o de contemporáneo por lo que al final nos da varias tantas como matices tiene su imaginación al servicio de la música.
Y no se resiste a contarnos una pequeña (bueno no tan pequeña) historia de Rossini cuando le preguntamos: ¿A qué compositor invitaría a comer a casa? A la que nos contesta: “Esta pregunta contiene un alto ingrediente escénico. Fantaseando bastante para idealizar unos deseos irrealizables tengo que decir que …….” (¡esto hay que leerlo!!!)
Nos comenta que es poco maniático y nos explica todas y cada una de las preguntas….Dice que le queda por hacer: “Muchísimo!!!”  Y no nos cabe duda.

Jacobo Durán-Loriga | La percepción del tiempo a través de la sensibilidad

30/05/2012

Jacobo Durán-Loriga, nos comenta que: ”se habla más fácilmente de música con los no músicos que con los de la profesión”. Se ve a sí mismo tímido, radical y bonachón, a partes iguales. Nos cuenta también que componer es tan artesanal como intelectual, que requiere tiempo, estudio, conocimiento de técnicas generales y creación de procedimientos personales: oficio y dedicación. Comenta que como compositor hay que ser persistente, autocrítico y con algo de fe en uno mismo. Se alegra cada vez que: “descubro una obra que me interesa y que no conocía”. Y no le gusta nada Piazzola. Es tajante cuando nos dice que: “Componer no cambia con o sin crisis. Otra cosa es sobrevivir con la composición, o hacer el marketing de uno mismo. Eso se ha podido poner más difícil, pero componer es o debiera ser igual”. 

Si no hubiera sido compositor, le encontraríamos en el teatro. Y también nos dice que la música aporta todo a la educación: “es difícil encontrar algo tan transversal, tan adecuado para desarrollar facultades cognitivas, sociales, de aprendizaje intelectual, coordinación corporal, de respiración y voz. Otros aprendizajes escolares caen en el olvido, el lenguaje y la música nos acompañan toda la vida”.
Miedo le dan los barcos y el silencio para Durán-Loriga es un ideal. Rescataría del pasado a Purcell “a quien le quedó mucho por decir”.
Nos habla de su música, en cuyo centro están la percepción, el tiempo y la memoria; de los que le hace reír: “El humor británico, los hermanos Marx…”; de los que le hace llorar: “El cabrón de Puccini cuando mata a alguna de sus heroínas…..”. Le gusta la gente con sentido del humor, charlar horas y horas con Luis de Pablo, Machaut, Bach, Haydn, Schubert, Debussy, Stravinsky, Ives, Messiaen, Ligeti, Carter…tener mucho tiempo por delante para componer, Camus, Fellini…y le encantaría escribir un ballet o hacer la banda sonora de una película épica. Todos los excesos, pero con moderación.

Benet Casablancas | Lo único que cuenta al final es la obra bien hecha

30/04/2012

“Un poco de todo. Pero pocas veces de música y –demasiadas- de todo aquello que la rodea y que muchas veces la desvirtúa. Hay mucho ruido en los medios musicales”.
Así comienza la entrevista del compositor Benet Casablancas, un hombre a quien le gusta conversar con personas de otros ámbitos. Apasionado, tenaz, entusiasta y un curioso nato, es además un hombre muy culto. Sus respuestas están jalonadas de citas de todo tipo: le encanta leer, pero también le encanta escuchar, y eso se nota cuando cruzas dos frases con él, ...por como escucha, ...por como atiende.
Nos habla del oficio de componer, y aunque dice que el oficio es todo, también dice que con ello no basta…lo que Casablancas quiere es “es intentar apresar, o por lo menos rozar, el misterio”.
“Profesionalidad, ilusión, capacidad de trabajo, honestidad para con uno mismo y con los demás, cierto grado de convicción respecto a lo que uno hace y una actitud abierta y receptiva que nos impulse hacia la búsqueda constante”, todo esto es lo que tiene que tener un compositor según él, porque Benet siempre se pone el listón muy alto.
También es impaciente y muy perfeccionista, y considera que componer hoy en día es: “Quizás el último reducto de libertad personal”.

Mostrando los resultados del 541 al 550 ( de un total de 580 )

Primero  << Anterior ... 49  50  51  52  53  54  55  56  57  58  Siguiente >>  Último

Biblioteca

Destacamos ...

 
Nueva Sección Sub35
dedicada a la promoción de jóvenes compositores y compositoras 

 
Nueva Sección Directorio
dedicada a la promoción de compositores, intérpretes, instituciones y editoriales.

Este trabajo tiene la licencia CC BY-NC-SA 4.0