Noticias

«Perdidos en el laberinto de La lontananza...»


28/12/2020

Una crítica de Ismael G. Cabral para El Compositor Habla.


Perdidos en el laberinto de La lontananza...
LUIGI NONO
La lontananza nostalgica utopica futura.
Marco Fusi, violín. Pierluigi Billone, dirección de sonido.
KAIROS 0015086KAI



¿Puede ser La lontananza nostalgica utopica futura, de Luigi Nono (1924-1990), la obra más grabada de la música contemporánea? No tenemos la respuesta fehaciente al dato, pero todo parece indicar que, desde luego, estaría en una de las posiciones más altas en cuanto al número de registros. El mismo sello Kairos que ahora vuelve sobre ella publicó en 2003 una versión a cargo de la violinista Melise Mellinger y con Salvatore Sciarrino en la dirección de sonido.

La fonografía cuenta con interpretaciones, en ningún orden particular, de Miranda Cuckson y Christopher Burns (Urlicht), Gidon Kremer (dedicatario de la obra) y Sofia Gubaidulina (Deutsche Grammophon), Irvine Arditti y André Richard (Auvidis / Naïve), Clemens Merkel y Wolfgang Heinigir (Wandelweiser Records) y Tiziana Pintus y Hans van Eck (Sub Rosa). En YouTube pueden atenderse también las grabaciones de Peter Sheppard Skaerved y Tom Mudd, así como la de Daniele Colombo y Agostino di Scipio. Y el próximo mes de julio Patricia Kopatchinskaja y Andre Richard la ofrecerán en el Festival de Salzburgo.

El label Kairos ha vuelto a confiar su segunda referencia dedicada a la partitura en un binomio intérprete / compositor; tomando Fusi el relevo a Mellinger y Pierluigi Billone responsabilizándose ahora de la ordenación de las cintas magnéticas en una aproximación que queda lejana en intencionalidad estética de la que en su momento hiciera Salvatore Sciarrino. Todo este vaivén de acercamientos prueba que la obra, una de las últimas que concibió Nono, sigue subyugando por las infinitas posibilidades que propicia una composición abierta en la que el componente electroacústico se ofrece casi como un puzzle con múltiples configuraciones posibles. Una polifonía para dúo esta Lontananza cosida mediante dos realidades (la acústica y la electrónica) que emprenden ese camino incierto que apuntala Nono en el subtítulo de su partitura: Madrigale pe più "caminantes" con Gidon Kremer, violino solo, 8 nastri magnetici, da 8 a 10 leggii.
               
Fusi, uno de los grandes nombres del violín contemporáneo (como testimonian sus grabaciones monográficas dedicadas a Cage, Billone, Scelsi y Sciarrino), opta por un camino propio que lo haga destacar entre su insigne competencia; descarta así la versión escolástica y abiertamente violinística de Kremer, pero también se aleja de la cortante, hecha de jirones, lectura de Arditti; y de la meditativa interpretación de Merkel. Podría decirse que el italiano se sitúa en una suerte de liminalidad, como buscando sonoridades esquivas; asiéndose a los matices, gustándose en los intersticios, huyendo de cualquier convención virtuosística a la que con La lontananza pudiera sucumbirse. Hay episodios agrestes (Leggio IV) y estancias en las que la electrónica espejea con el violín y se juega a la confusión (Leggio VI) pero todas las fluctuaciones, muchas en el umbral de lo audible, ahondan en la significación modernista de una obra que mucho tiempo despues de su concepción (1988-89) sigue generando controversia en la interpretación y en la escucha.
 
 
Más información en la web de Kairos

Ismael G. Cabral
Diciembre de 2020


 

Destacamos ...